Seis emo­cio­nes bá­si­cas

Ser Padres - - DOS AÑO - Can­de­la Fer­nán­dez ● Ase­so­ra: Begoña Ibarrola, psi­có­lo­ga y te­ra­peu­ta in­fan­til, au­to­ra de Cuen­tos pa­ra sen­tir y Cuen­tos pa­ra edu­car ni­ños fe­li­ces (SM).

Los ni­ños no sa­ben po­ner nom­bre ni regular sus sen­ti­mien­tos. Ese apren­di­za­je co­rre de nues­tra cuen­ta: si les en­se­ña­mos a tra­tar lo que les pa­sa, les es­ta­mos dan­do el me­jor re­ga­lo: ayu­dar­les a ser fe­li­ces.

Pablo, de dos años y me­dio, es­tá en el par­que re­co­gien­do pie­dras cuan­do ve un pe­rro ne­gro mi­rán­do­le. Su reac­ción no se ha­ce es­pe­rar: co­rre ha­cia su ma­dre y se es­con­de de­trás de sus pier­nas. Va­ya, ha ac­tua­do co­mo lo ha­ría cual­quier adul­to an­te la per­cep­ción de un pe­li­gro. ¿Por qué ex­pli­car­le que eso que ha sen­ti­do es mie­do, si su reac­ción pro­ba­ble­men­te no cam­bia­rá? Por un mon­tón de ra­zo­nes:

Por­que se sen­ti­rá com­pren­di­do si ma­má le ex­pli­ca que tam­bién tie­ne mie­do cuan­do, por ejem­plo, se sube a al­go muy al­to. Pe­ro si ade­más le di­ce que se ha da­do cuen­ta de que ese pe­rro le pro­du­ce te­mor pe­ro no to­dos los pe­rros son pe­li­gro­sos, le ayu­da­rá a no desa­rro­llar fo­bias re­la­cio­na­das con ani­ma­les.

Aun­que lo más im­por­tan­te es que al ha­blar de sus emo­cio­nes le ayu­da­mos a ges­tio­nar­las, lo que se tra­du­ce en una lar­ga lis­ta de be­ne­fi­cios. A sa­ber: evi­ta que las re­pri­ma por com­ple­to o que las nie­gue, lo que a su vez pre­vie­ne que las so­ma­ti­ce. Ade­más, ayu­da en el apren­di­za­je por­que to­do lo que se in­te­rio­ri­za con emo­ción per­du­ra pa­ra siem­pre. Tam­bién ayu­da a to­mar de­ci­sio­nes, ya que las emo­cio­nes nos dan in­for­ma­ción... De he­cho, la fe­li­ci­dad co­mo es­ta­do de bie­nes­tar tie­ne mu­cho que ver con có­mo ges­tio­na­mos nues­tras emo­cio­nes. Así de sen­ci­llo, así de com­pli­ca­do.

Ale­gría

Apa­re­ce ca­da vez que con­si­gue un ob­je­ti­vo o se sien­te que­ri­do. Por eso, cuan­do vie­nen sus pri­mos, a los que so­lo ve de verano en verano, Juan can­ta, sal­ta, chi­lla y has­ta se po­ne ner­vio­so. Son las for­mas más co­mu­nes de ex­pre­sión de la ale­gría jun­to a la son­ri­sa, la car­ca­ja­da o el abra­zo. Y al ser una emo­ción ex­tro­ver­ti­da, es una de las que más le ayu­dan a re­la­cio­nar­se con los de­más. Ex­pli­cán­do­le con ejem­plos que eso que sien­te en si­tua­cio­nes de­ter­mi­na­das es es­tar con­ten­to, se­rá ca­paz de po­ner nom­bre a esa emo­ción que le pro­du­ce tan­to bie­nes­tar.

En­fa­do

To­das las emo­cio­nes son ne­ce­sa­rias por­que tie­nen una uti­li­dad. Por eso no hay que ne­gar­las. Ni si­quie­ra las que, a pri­me­ra vis­ta, tie­nen con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas, co­mo el en­fa­do. En reali­dad, el en­fa­do es una reac­ción a la frus­tra­ción, a sen­tir­se ata­ca­do o no res­pe­ta­do, pe­ro si se ges­tio­na bien no tie­ne por qué ser vio­len­ta. Se pue­de con­se­guir evi­tar la agre­si­vi­dad ex­pli­cán­do­les que aun­que nos pa­rez­ca bien que se en­fa­den por­que su ami­go le ha­ya qui­ta­do un ju­gue­te, eso no sig­ni­fi­ca que ten­gan que rom­per co­sas o pa­ta­lear. Sin em­bar­go, es bueno de­jar que se en­fa­den. De lo con­tra­rio, es po­si­ble que se vuel­van más vul­ne­ra­bles. Si los de­más no se dan cuen­ta de que al­go les ha mo­les­ta­do, se­gui­rán re­pi­tién­do­lo.

Mie­do

Nor­mal­men­te se ex­pre­sa ale­ján­do­nos de lo que pro­du­ce te­mor. Pe­ro tam­bién po­de­mos sen­tir mie­do an­te cual­quier no­ve­dad, co­mo cam­biar de ciu­dad. ¿La par­te po­si­ti­va de es­ta emo­ción? Que nos avi­sa de un po­ten­cial pe­li­gro. Sin em­bar­go, si no se ges­tio­na pue­de aca­bar per­ju­di­can­do al ni­ño. Por eso es bue­na idea que nos di­ga lo que le da mie­do, ex­pli­car­le que tam­bién lo sen­ti­mos a ve­ces y que va­mos a es­tar ahí pa­ra que pue­da aga­rrar­nos fuer­te la mano cuan­do lo ten­ga.

Tris­te­za

Apa­re­ce co­mo res­pues­ta a una pér­di­da, ya sea de una per­so­na (aun­que sea una pér­di­da mo­men­tá­nea, co­mo cuan­do ma­má se va a tra­ba­jar) o de una ex­pec­ta­ti­va, co­mo cuan­do la tar­de en el par­que se can­ce­la por la llu­via. Sin em­bar­go, hay ni­ños que se nie­gan a sen­tir­la, y lo que ge­ne­ran es ten­sión. Juan se ha que­da­do a dor­mir en ca­sa de los abue­los y por la no­che se sien­te tris­te por­que echa de me­nos a su ma­dre. A la abue­la le da pe­na e in­ten­ta en­tre­te­ner­le: le po­ne la te­le, le da una ga­lle­ta... A Juan no se le es­tá per­mi­tien­do ex­pre­sar esa tris­te­za, es­tá in­ten­tan­do ocul­tar­la. Pe­ro es­tá ahí. Por esa ra­zón es bueno que cuan­do sien­tan tris­te­za, la ex­pre­sen e in­clu­so que la com­par­tan, pa­ra que así pue­dan re­gu­lar­la. Una bue­na for­ma de ha­cer­lo es pre­gun­tar­les có­mo se sien­ten pa­ra po­der es­cu­char­les, con­so­lar­les y pro­te­ger­les.

Sor­pre­sa

Es una de las emo­cio­nes que más ex­pe­ri­men­tan a es­ta edad, cuan­do ca­da día ha­cen un nue­vo des­cu­bri­mien­to. Ellos la sien­ten cuan­do apren­den a sal­tar a la pa­ta co­ja, a su­bir­se a un ár­bol, cuan­do se mon­tan por pri­me­ra vez en un tri­ci­clo... Que les ex­pli­que­mos que eso que sien­ten es sor­pre­sa y que con ca­da co­sa que des­cu­bran vol­ve­rán a te­ner la mis­ma sen­sa­ción, les ayu­da­rá en el apren­di­za­je. To­do lo que apren­den con emo­ción que­da gra­ba­do con más in­ten­si­dad en su ce­re­bro.

As­co

Cuan­do Ana hue­le el pu­ré de verduras que su ma­dre es­tá ca­len­tan­do, lo que sien­te es as­co. Es una de las emo­cio­nes más di­fí­ci­les de con­tro­lar, in­clu­so cuan­do lo que nos da as­co no es una co­mi­da, sino una per­so­na o un com­por­ta­mien­to. Sin em­bar­go, ver­ba­li­zar­lo ayu­da a ges­tio­nar­lo. Aun­que no de­ja­rán de sen­tir as­co, al me­nos la reac­ción se­rá me­nos vio­len­ta.

Ya pue­den sen­tir ce­los, que en reali­dad es una mez­cla de otras dos emo­cio­nes: el mie­do y el amor, o el mie­do a per­der el amor a una per­so­na que ado­ran.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.