Pa­pá en el par­to

Ser Padres - - EN PORTADA ABRIL -

Son chó­fe­res cuan­do lle­ga la ho­ra de ir al hos­pi­tal. Se en­car­gan de lla­mar a la fa­mi­lia pa­ra dar la bue­na no­ti­cia. Ha­cen ta­reas ad­mi­nis­tra­ti­vas co­mo re­lle­nar los pa­pe­les del hos­pi­tal o ins­cri­bir a sus hi­jos en el Re­gis­tro Ci­vil. Sin em­bar­go, su discreto pa­pel en se­gun­da lí­nea del acon­te­ci­mien­to ca­si siem­pre los de­ja en el ol­vi­do. Por­que en uno de los días más im­por­tan­tes de su vi­da, los pro­ta­go­nis­tas son otros: el re­cién na­ci­do y su ma­dre. Y eso a pe­sar de que ca­da vez en­tran más al pa­ri­to­rio pa­ra ser los pri­me­ros en ver la ca­ra de sus hi­jos cuan­do lle­gan al mun­do. ¿Có­mo vi­ven ellos su rol de fi­gu­ran­tes? Cé­sar, Eduar­do y An­to­nio cuen­tan su ex­pe­rien­cia.

Has­ta que pa­sa la ten­sión unos mi­nu­tos des­pués del na­ci­mien­to, no te das cuen­ta de ver­dad de que ya eres pa­dre

An­to­nio Gon­zá­lez, pa­dre de Iria, de 3 me­ses.

Des­de que An­to­nio su­po que iba a ser pa­dre hi­zo to­do lo que es­tu­vo en su mano pa­ra que cuan­do lle­ga­ra el día es­tu­vie­ra a la al­tu­ra: ha­bía em­pe­za­do a leer tex­tos re­la­cio­na­dos con el mun­do del be­bé, jun­to a su mu­jer ha­bía pre­pa­ra­do con ca­ri­ño la ha­bi­ta­ción de la pe­que­ña Iria, no se ha­bía per­di­do nin­gu­na ci­ta con el mé­di­co pa­ra ase­gu­rar­se de que to­do mar­cha­ba bien... Sa­bía que su pa­ter­ni­dad le cam­bia­ría la vi­da, y ase­gu­ra que le en­can­ta­ba la idea. Pe­ro en­trar un buen día en el hos­pi­tal co­mo fu­tu­ro pa­dre y sa­lir de él co­mo pa­dre, en pre­sen­te, es al­go muy dis­tin­to. «Aun­que lle­ves nue­ve me­ses pre­pa­rán­do­te pa­ra ello, no te ha­ces a la idea de ver­dad has­ta que tie­nes a tu hi­ja por pri­me­ra vez en bra­zos», co­men­ta.

Ese día lle­gó un 6 de sep­tiem­bre, cuan­do des­pués de unas ho­ras en el hos­pi­tal, el gi­ne­có­lo­go les in­for­mó de que ha­ría una ce­sá­rea. «Yo que­ría en­trar al par­to por­que creo que es una ex­pe­rien­cia úni­ca que hay que vi­vir por lo me­nos una vez en la vi­da. Y la suer­te que tu­ve es que, a pe­sar de ser una ce­sá­rea, el mé­di­co me de­jó en­trar», re­cuer­da. Es­tu­vo jun­to a su mu­jer to­do el tiem­po, sal­vo diez mi­nu­tos que se le hi­cie­ron eter­nos. «Ese es el mo­men­to en que es­tás más in­tran­qui­lo, cuan­do ba­jan a tu mu­jer al qui­ró­fano pa­ra pre­pa­rar­la y a ti te de­jan so­lo en la sa­la de al la­do. Sa­bes que es­tá so­lo a unos me­tros, pe­ro pa­ra mí fue el peor mo­men­to», di­ce. Des­pués, al­guien le di­jo que ya po­día pa­sar y An­to­nio se pu­so en la ca­be­ce­ra de la ca­ma jun­to a su mu­jer, su­je­tán­do­le la mano.

«Te tran­qui­li­za mu­cho ver que to­do el per­so­nal mé­di­co que es­tá allí ha­bla de otras co­sas con la ma­yor na­tu­ra­li­dad del mun­do, co­mo cual­quie­ra en su tra­ba­jo dia­rio. Re­cuer­do que es­tu­vi­mos ha- blan­do so­bre Ga­li­cia por­que el anes­te­sis­ta era de allí. Y en­ton­ces, ca­si sin que te des cuen­ta, oyes que el gi­ne­có­lo­go di­ce: «Ya sa­le», y en po­cos se­gun­dos Iria ya ha­bía na­ci­do. Fue to­do mu­cho más rá­pi­do y me­nos ten­so de lo que yo ha­bía ima­gi­na­do», ex­pli­ca. En­ton­ces, la ma­tro­na acer­có a Iria a sus pa­dres y An­to­nio pu­do dar­le su pri­mer be­so. «Es una sen­sa­ción muy ex­tra­ña, no se pa­re­ce a na­da que ha­yas ex­pe­ri­men­ta­do an­tes. Pri­me­ro por­que to­da­vía es­tás que no te lo crees, y lue­go por­que es tan rá­pi­do que ape­nas te da tiem­po a asi­mi­lar­lo. Yo re­cuer­do es­tar ca­si más pen­dien­te de Car­men y de que to­do fue­ra bien que de Iria. No es has­ta unos mi­nu­tos des­pués, cuan­do ya pa­sa la ten­sión y eres más cons­cien­te de to­do, cuan­do te das cuen­ta de ver­dad de que ya eres pa­dre», di­ce. Y en ese mo­men­to lle­ga el dis­fru­te. «Me sor­pren­dí de que fue­ra ca­paz de co­ger­la sin mie­do, por­que nun­ca an­tes ha­bía co­gi­do a un be­bé re­cién na­ci­do. Y tam­bién de po­der cam­biar­le su pri­mer pa­ñal aun­que no lo hu­bie­ra he­cho en mi vi­da. Pen­sa­ba que iba a ser más tor­pe, pe­ro al fi­nal pa­re­ce que el ins­tin­to ha­ce su tra­ba­jo», di­ce en­tre ri­sas.

Los mé­di­cos y las en­fer­me­ras es­ta­ban ca­si más pen­dien­tes de mí por­que era el más ner­vio­so de to­do el qui­ró­fano con di­fe­ren­cia

Eduar­do Ro­mo, pa­dre de Na­ta­lia, de 4 me­ses.

Eduar­do ha­bía vis­to cre­cer a su hi­ja en el vien­tre de Ama­ya a tra­vés de las eco­gra­fías. Y cuan­do lle­gó el mo­men­to, tam­bién acu­dió jun­to a su mu­jer a las clases de preparació­n al par­to. Es­ta­ba en­can­ta­do con la idea de ser pa­dre y ha­cía to­do lo que se es­pe­ra de un fu­tu­ro pro­ge­ni­tor. Sin em­bar­go, lo de acom­pa­ñar a Ama­ya en el pa­ri­to­rio y ser el pri­me­ro en ver la ca­ra de su hi­ja no lo te­nía muy cla­ro. «Soy muy apren­si­vo, por eso has­ta el úl­ti­mo mo­men­to no me decidí. Y eso que to­do fue muy bien, si no a lo me­jor hoy te es­ta­ba con­tan­do que no me atre­ví a en­trar», co­men­ta en­tre ri­sas. Lo di­ce por­que el día que Na­ta­lia na­ció to­do mar­chó so­bre rue­das, sin con­tra­tiem­pos. Y pen­só que si no es­ta­ba jun­to a Ama­ya en el mo­men­to en que su pri­me­ra hi­ja ve­nía al mun­do, se arre­pen­ti­ría siem­pre.

«Ama­ya ni si­quie­ra te­nía ca­ra de do­lor. Cuan­do le di­je­ron que se le ha­bía pa­sa­do el efec­to de la epi­du­ral y que si que­ría le po­nían más, res­pon­dió que no, que pre­fe­ría sen­tir­lo. Así que pa­re­cía que es­ta­ba co­mo una ro­sa, so­bre to­do en com­pa­ra­ción con­mi­go, que es­ta­ba ner­vio­sí­si­mo», cuen­ta. Qui­zá fue­ra la tran­qui­li­dad de su mu­jer lo que fi­nal­men­te le ani­mó a en­trar, por­que con­tra sus pro­pios pro­nós­ti­cos, aca­bó su­je­tán­do­le la mano en el mo­men­to en que Na­ta­lia aso­ma­ba la ca­be­za. «Mi úni­co co­me­ti­do con­sis­tía en es­tar jun­to a ella, por­que la ver­dad es que los pa­dres no ayu­da­mos mu­cho, to­do el tra­ba­jo lo ha­ce la ma­dre. Y aun así, creo que los mé­di­cos y las en­fer­me­ras es­ta­ban ca­si más pen­dien­tes de mí por­que era el más ner­vio­so de to­do el qui­ró­fano con di­fe­ren­cia. Re­cuer­do que me pre­gun­ta­ban cons­tan­te­men­te si es­ta­ba bien, si que­ría sa­lir, si ne­ce­si­ta­ba al­go, si pre­fe­ría sen­tar­me... Se me de­bía no­tar un po­co la ten­sión», ríe.

Aun­que ase­gu­ra que re­cuer­da po­co de aque­llos mi­nu­tos en los que en lo úl­ti­mo en que pen­sa­ba era en po­ner en prác­ti­ca los con­se­jos de las clases de preparació­n al par­to, sí tie­ne muy cla­ra una sen­sa­ción que se le ha que­da­do gra­ba­da: la de la pri­me­ra vez que vio a su hi­ja. «No he vi­vi­do na­da igual en mi vi­da. Pue­de que sue­ne ra­ro, pe­ro es al­go ca­si má­gi­co, de ver­dad. Has­ta se me sal­ta­ron las lá­gri­mas. No se pue­de ex­pli­car con pa­la­bras por­que es una sen­sa­ción que te des­bor­da, muy bo­ni­ta», ase­gu­ra aña­dien­do que si tie­nen un se­gun­do hi­jo, aho­ra no se lo pen­sa­ría dos ve­ces. «Me ale­gro mu­chí­si­mo de ha­ber es­ta­do ahí por­que si no, no sa­bría lo que se sien­te», di­ce.

Sen­tí mie­do, ale­gría, ali­vio... Pe­ro so­bre to­do, sa­tis­fac­ción

Cé­sar Gor­don, pa­dre de Jor­ge y Car­lo­ta, de 2 años y 4 me­ses.

Cuan­do la mu­jer de Cé­sar le des­per­tó pa­ra in­for­mar­le de que es­ta­ba de par­to, fue­ron a ca­sa de sus sue­gros pa­ra de­jar­les el pe­rro y des­pués acer­car­se al hos­pi­tal. To­do con bas­tan­te tran­qui­li­dad te­nien­do en cuen­ta que eran pa­dres pri­me­ri­zos, aun­que la pro­ce­sión de Cé­sar iba por den­tro. «Creo que no­so­tros es­ta­mos más per­di­dos que las ma­dres por­que co­mo no te­ne­mos las sen­sa­cio­nes que ellas tie­nen, no te­ne­mos ni idea de lo que es­tá pa­san­do», co­men­ta in­ten­tan­do en­con­trar­le ex­pli­ca­ción a que él es­tu­vie­ra más ner­vio­so que su mu­jer.

Des­pués de pa­sar un tiem­po en la sa­la de es­pe­ra –«ese tiem­po se me hi­zo lar­guí­si­mo»–, por fin apa­re­ció una ma­tro­na y am­bos pa­sa­ron a una ha­bi­ta­ción don­de em­pe­zó la mo­ni­to­ri­za­ción. En­ton­ces Cé­sar ca­yó en al­go: «Ha­bía­mos con­tra­ta­do la con­ser­va­ción de las cé­lu­las ma­dre del cor­dón um­bi­li­cal y te­nía­mos ci­ta pa­ra el día si­guien­te por­que en teo­ría Jor­ge te­nía que ha­ber na­ci­do una se­ma­na y me­dia des­pués. Lla­mé y me di­je­ron que ha­bía un centro que abría a las 8.00 h don­de po­dían dar­me un kit de emer­gen­cia. Lo pri­me­ro que pensé fue: “¡Me lo voy a per­der!”. Pe­ro no que­da­ba otra, así que fui co­rrien­do y cuan­do vol­ví, Vir­gi­nia ya no es­ta­ba en la ha­bi­ta­ción», re­cuer­da Cé­sar. Pe­ro hu­bo suer­te: Jor­ge aún no ha­bía na­ci­do y él pu­do es­tar pre­sen­te en el gran mo­men­to. «Des­de que Vir­gi­nia se que­dó em­ba­ra­za­da te­nía la idea de en­trar al par­to si era po­si­ble, me ha­cía mu­cha ilu­sión. Así que cuan­do me di­je­ron que po­día pa­sar, dar­le la mano a mi mu­jer y ver des­de la ca­be­ce­ra có­mo ve­nía al mun­do mi hi­jo, es­tu­ve en­can­ta­do. Con ner­vios, cla­ro, pe­ro muy con­ten­to». Jor­ge no tar­dó en na­cer y en­ton­ces «sen­tí mie­do, ale­gría, ali­vio... Un mon­tón de sen­sa­cio­nes a la vez. Pe­ro so­bre to­do sa­tis­fac­ción por­que to­do ha­bía sa­li­do bien», cuen­ta.

Dos años des­pués, Cé­sar y Vir­gi­nia es­ta­ban de nue­vo en las puer­tas del hos­pi­tal a pun­to de te­ner a su se­gun­da hi­ja, aun­que es­ta vez se sa­bían el guión. «Me ha­bía que­da­do con las ga­nas de ver a mi hi­jo sa­lir, por­que en aque­lla oca­sión es­ta­ba en el ca­be­ce­ro de la ca­ma. Pe­ro es­ta vez to­do fue más tran­qui­lo y Vir­gi­nia te­nía me­nos do­lor, así que el gi­ne­có­lo­go me pre­gun­tó si que­ría po­ner­me a su la­do y no lo du­dé. Que­ría ver có­mo mi hi­ja ve­nía al mun­do des­de la pri­me­ra fi­la».

Eduar­do cuen­ta que no te­nía muy cla­ro si asis­tir al na­ci­mien­to de Na­ta­lia. Pe­ro ha­cer­lo fue al­go «má­gi­co, una sen­sa­ción que te des­bor­da», re­cuer­da.

An­to­nio se sor­pren­dió a sí mis­mo co­gien­do a Iria des­de el pri­mer mo­men­to sin mie­do y con se­gu­ri­dad.

An­to­nio Gon­zá­lez

Eduar­do Ro­mo

Cesar Gor­don

Cé­sar ha es­ta­do pre­sen­te en los par­tos de sus dos hi­jos: uno des­de la ca­be­ce­ra y el se­gun­do «des­de la pri­me­ra fi­la».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.