Así em­pie­za el fin­de

Ser Padres - - EDITORIAL - Ley­re Ar­tiz Di­rec­to­ra de Ser Pa­dres @ley­rear­tiz

Re­cuer­do las ma­ña­nas en la ca­ma de mis pa­dres co­mo uno de los mo­men­tos más fe­li­ces de mi in­fan­cia. Los fi­nes de se­ma­na mi her­mano, mi her­ma­na y yo nos íba­mos allí y ju­gá­ba­mos a las ca­rre­ras. Nos me­tía­mos en el fon­do, acu­rru­ca­di­tos, y al gri­to de «un, dos, tres» nos lan­zá­ba­mos co­mo lo­cos a la al­moha­da. Im­po­si­ble sa­ber quién ha­bía ga­na­do, aque­llo era un re­vol­ti­jo de ca­be­zas, bra­zos y pier­nas, pe­ro da­ba igual. A ve­ces, pa­ra re­ma­tar la fe­li­ci­dad, mi pa­dre nos con­ta­ba un cuen­to in­ven­ta­do por él. Gra­cias, ai­ta, aho­ra sé que no era na­da fá­cil. Nos en­can­ta­ba el del ogro que rap­ta­ba a Blan­ca­nie­ves y era ven­ci­do por los enani­tos gra­cias a unas al­bón­di­gas re­lle­nas de dia­man­tes que le rom­pían to­dos los dien­tes. Sí, era un po­co go­re, pe­ro nos vol­vía lo­cos.

Hoy mi hi­ja tam­bién vie­ne a nues­tra ca­ma los sá­ba­dos y do­min­gos por la ma­ña­na. Soy de ma­dru­gar, así que no me mo­les­ta. Pa­sa­mos mo­men­tos ma­ra­vi­llo­sos in­ten­tan­do des­per­tar al pa­dre (a él igual no le gus­tan tan­to ), con­tan­do qué va­mos a ha­cer du­ran­te el día, in­ven­tan­do cuen­tos, ha­cien­do ham­bre pa­ra el desa­yuno...

He­mos in­ten­ta­do plas­mar es­tos mo­men­tos de fe­li­ci­dad en el re­por­ta­je grá­fi­co de la pá­gi­na 10, pe­ro se ne­ce­si­ta­rían mu­chí­si­mas pá­gi­nas más pa­ra lo­grar­lo. La otra op­ción es... po­ner­lo en prác­ti­ca. No se me ocu­rre me­jor ma­ne­ra de em­pe­zar el fin de se­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.