5 claves pa­ra triun­far en tu fiesta

Ser Padres - - EMBARAZO -

Lydia Ru­pé­rez, di­rec­to­ra de Even­tos más que un día, cons­ta­ta que el baby sho­wer se es­tá po­pu­la­ri­zan­do en Es­pa­ña, pues ca­da vez re­ci­be más pe­ti­cio­nes pa­ra or­ga­ni­zar­los. «Mu­chos pa­pás es­tán cam­bian­do el tra­di­cio­nal bau­ti­zo por es­ta fiesta al fi­nal del em­ba­ra­zo o des­pués del na­ci­mien­to del be­bé». Su em­pre­sa pre­pa­ra to­do lo que les pi­dan (una es­pe­cie de Ma­ter­nity Plan­ner): des­de las in­vi­ta­cio­nes al en­tre­te­ni­mien­to. Lydia nos des­ve­la los se­cre­tos y los cos­tes de la ce­le­bra­ción:

IN­VI­TA­CIO­NES

La ten­den­cia hoy es di­se­ñar una in­vi­ta­ción vir­tual, con el lu­gar, día, ho­ra y te­má­ti­ca de la fiesta, y man­dar­la vía mail. Con­vie­ne ha­cer­lo con tres se­ma­nas de an­te­la­ción.

CO­MI­DA Y BE­BI­DA

De­pen­de del pre­su­pues­to; los pro­pios an­fi­trio­nes pue­den pre­pa­rar el bu­fé o en­car­gar­lo. En EE.UU. son muy co­mu­nes las fies­tas potluck en la que ca­da in­vi­ta­do lle­va un pla­to. Lo que no pue­de fal­tar es la «me­sa dul­ce», que tie­ne que in­cluir, sí o sí, una tar­ta es­pe­cial y, si ya se sa­be, lle­var el nom­bre del be­bé. La tar­ta baby sho­wer bá­si­ca de 20 ra­cio­nes ron­da los 90 € y si va acom­pa­ña­da de go­mi­no­las o cup­ca­kes, los 250 €.

DE­CO­RA­CIÓN

De­pen­de del es­pa­cio; no se or­ga­ni­za igual en un sa­lón pe­que­ño que en un jar­dín. Cuan­to más sen­ci­lla la de­co­ra­ción, más ele­gan­te. La te­má­ti­ca be­bé (chu­pe­tes, bi­be­ro­nes, osi­tos...) crea un am­bien­te di­ver­ti­do. Es co­mún que el co­lor de los ador­nos alu­da al se­xo del be­bé, si ya se sa­be.

JUE­GOS

Un mo­ni­tor (100 €/ ho­ra y me­dia) o el ami­go más ima­gi­na­ti­vo pue­den or­ga­ni­zar jue­gos re­la­cio­na­dos con la ma­ter­ni­dad o el be­bé, co­mo: adi­vi­nar el nom­bre si aún no se ha des­ve­la­do, po­ner­se to­dos los in­vi­ta­dos un glo­bo en la ba­rri­ga e in­ten­tar atar­se los cor­do­nes de los za­pa­tos, to­mar un bi­be­rón sin usar las ma­nos, es­cri­bir de­seos pa­ra el be­bé y guar­dar­los en una ca­ja que se abri­rá cuan­do naz­ca, etc.

RE­GA­LOS

En otros paí­ses, los pa­dres po­nen una lis­ta en una tien­da es­pe­cia­li­za­da, ti­po lis­ta de bo­das. En Es­pa­ña, aún no hay tra­di­ción. El re­ga­lo no es obli­ga­to­rio, con la pre­sen­cia ya es su­fi­cien­te, aun­que un de­ta­lli­to pa­ra el be­bé siem­pre se­rá bien re­ci­bi­do. Co­mo re­cuer­do, los pa­pás pue­den en­tre­gar una ca­ji­ta ale­gó­ri­ca con bom­bo­nes den­tro, un chu­pe­te de ca­ra­me­lo, una fi­gu­ri­ta o una tar­je­ta con el nom­bre del be­bé y la fe­cha de la reunión.

Fue­ra y den­tro de nues­tras fron­te­ras, el baby sho­wer se ex­tien­de en­tre las ce­le­bri­ties. Arri­ba del to­do: Tha­lia, con un chu­pe­te y un bi­be­rón gi­gan­tes. De­ba­jo, la in­vi­ta­ción de Ma­riah Ca­rey pa­ra la fiesta de sus me­lli­zos, jun­to a la con­vo­ca­to­ria de...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.