Los nue­vos pa­dres

Ommm, las cla­ves pa­ra guar­dar re­po­so en el em­ba­ra­zo

Ser Padres - - PORTADA - Ga­briel con su hi­jo Ia­go

Los hom­bres tam­bién vi­ven las se­ma­nas que si­guen al par­to de su hi­jo con in­ten­si­dad y, al igual que ocu­rre con las mu­je­res, no hay dos pos­par­tos igua­les. Cua­tro pa­dres re­cien­tes nos cuen­tan su ex­pe­rien­cia: los re­tos a los que se han en­fren­ta­do y, so­bre to­do, sus emo­cio­nes.

Lo me­jor que me ha pa­sa­do en la vi­da

Ha­ce muy po­cos me­ses que Eduar­do, Die­go, Ga­briel y Elías han vi­vi­do uno de los mo­men­tos más im­por­tan­tes, si no el que más, en la vi­da de un hom­bre: el na­ci­mien­to de su pri­mer hi­jo.

Un mo­men­to que sue­le su­pe­rar con cre­ces la emo­ción que los pa­dres an­ti­ci­pan (y eso que to­dos lo es­pe­ra­ban con mu­chí­si­mas ga­nas) y que des­cri­ben, sin du­dar­lo, co­mo una ex­plo­sión de fe­li­ci­dad inigua­la­ble. «Nues­tro par­to fue es­pec­ta­cu­lar- cuen­ta Elías- y has­ta di­ver­ti­do. Y eso que yo soy muy apren­si­vo con la san­gre, pe­ro lle­gó un mo­men­to que me da­ba to­tal­men­te igual, yo em­pu­ja­ba con mi mu­jer: cuan­do sa­lió nues­tra hi­ja Ve­ra llo­ra­mos y reí­mos a la vez… Fue el mo­men­to más fe­liz de mi vi­da». «Lo que no me es­pe­ra­ba -aña­de - es que to­do fue­ra a ser tan emo­cio­nan­te, no sa­bía que iba a sen­tir tan­to por Ve­ra des­de el prin­ci­pio. En cuan­to la vi me di­je: ¡la amo, me la co­mo, me la lle­vo!».

«Yo pa­sé ner­vios, mie­do, sue­ño… ¡pa­sé de to­do! -re­cuer­da Die­go- y a ve­ces tam­bién es­ta­ba un po­co des­orien­ta­do. Pe­ro es­to es apli­ca­ble a to­do el pos­par­to: te cues­ta en­con­trar tu lu­gar».

Es­to no me lo ha­bían con­ta­do

Des­de que los fe­li­ces pa­dres lle­gan a ca­sa con el be­bé y du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas, se su­ce­den to­da una se­rie de ex­pe­rien­cias de des­co­lo­que; por­que, pe­se a los cur­sos de pre­pa­ra­ción al par­to y las pre­vi­sio­nes («te­nía cla­ro que que­ría ser pa­dre des­de ha­ce mu­chos años», ase­gu­ra Eduar­do), tras el na­ci­mien­to de sus be­bés es­tos pa­pás se en­con­tra­ron de bru­ces con al­gu­nas co­sas de las que na­die les ha­bía ha­bla­do.

Por un la­do, la com­pli­ca­da ges­tión de las vi­si­tas y la fa­mi­lia. «Nos han ayu­da­do mu­cho – re­co­no­ce Die­go-, aun­que es inevi­ta­ble que te den con­se­jos que no siem­pre sir­ven. Aún así, va­lo­ra­mos la in­ten­ción y en vez de dis­cu­tir, nos ha­ce­mos los lo­cos y así na­die se en­fa­da». Por otro la­do, los tiem­pos in­cal­cu­la­bles pa­ra ha­cer ta

reas sen­ci­llas. Y es que una de las pri­me­ras co­sas que cam­bia con un re­cién na­ci­do en ca­sa es el sen­ti­do del tiem­po: de­ja­mos de ha­blar de ho­ras o mi­nu­tos y em­pe­za­mos a ha­blar del «tiem­po real», ese que se mi­de en to­mas, pa­ña­les, ga­ses… («Ca­ri­ño, ¿a qué ho­ra le di­go a tu ma­dre que es­ta­re­mos en su ca­sa?». «Pues tú cal­cu­la que hay que dar­le el pe­cho al ni­ño y ves­tir­le y a lo me­jor cam­biar­le des­pués…». «Va­le, en­ton­ces di­go que en­tre dos y tres ho­ras, ¿o más?», di­ce Eduar­do, si­mu­lan­do una con­ver­sa­ción real con su mu­jer.

Die­go con­fir­ma la teo­ría de que un pa­dre se va en­con­tran­do cons­tan­te­men­te con co­sas pa­ra las que no es­ta­ba

pre­pa­ra­do. No obs­tan­te, ad­mi­te or­gu­llo­so que hay un ob­je­ti­vo que es­tá cum­plien­do con cre­ces: «Trans­mi­tir­le a mi hi­jo Pol mu­cho ca­ri­ño, mu­cho amor; bus­car su com­pli­ci­dad y su son­ri­sa; y ha­blar­le mu­cho en con­ver­sa­cio­nes ton­tas, de esas que pien­sas ‘¿pe­ro qué le es­toy di­cien­do a mi be­bé?’».

Elías se su­ma a la sen­sa­ción de triun­fo y pro­cla­ma: «Hay una co­sa que aho­ra di­go sin pa­rar, y es que yo he na­ci­do pa­ra ser pa­dre. Nun­ca ha­bía pen­sa­do có­mo iba a ser es­to de te­ner un be­bé tan pe­que­ño y me he da­do cuen­ta de que me gus­ta más de lo que me po­día ima­gi­nar».

No­so­tros ini­cia­mos la re­la­ción con el be­bé des­de la des­ven­ta­ja. Yo es­toy em­pe­zan­do aho­ra a co­no­cer a Ia­go, mien­tras que él y su ma­dre se co­no­cían des­de ha­ce 9 me­ses” Ga­briel, 42 años, ges­tor de ban­ca cor­po­ra­ti­va, pa­dre de Ia­go

Tris­te­za pos­par­to, ¿ellos tam­bién?

Sin em­bar­go, no son tan­to las cues­tio­nes prác­ti­cas las que pa­san fac­tu­ra, co­mo las emo­cio­na­les. Eduar­do ha­bla de una frus­tra­ción que a to­dos les re­sul­ta fa­mi­liar: «La ma­dre pa­sa a un se­gun­do plano, pe­ro el pa­dre a un ter­cer plano ab­so­lu­to. Na­die te pre­gun­ta qué ne­ce­si­tas tú. Has­ta que el ni­ño no se es­pa­bi­la un po­qui­to, so­lo tie­ne ojos pa­ra su ma­dre y eso es du­ro de asu­mir. Cuan­do te has in­vo­lu­cra­do mu­cho en to­do el pro­ce­so, te gus­ta­ría, en cier­to mo­do, po­der ha­cer to­do lo que ha­ce ella pa­ra ayu­dar­la. Por­que a ve­ces la ves desbordada y tu pue­des ha­cer po­co».

En es­ta sen­sa­ción pro­fun­di­za Elías, quien ase­gu­ra ha­ber­se sen­ti­do el hom­bre más fuer­te del mun­do y tam­bién el más dé­bil en cues­tión de se­ma­nas: «He te­ni­do al­ti­ba­jos. Las pri­me­ras se­ma­nas es­ta­ba muy fuer­te por­que mi chi­ca atra­ve­só el fa­mo­so baby-blues (ba­jón aními­co tí­pi­co del pos­par­to), pe­ro cuan­do sen­tí que ella se re­cu­pe­ra­ba… en­ton­ces yo me vi­ne aba­jo».

Elías pien­sa aho­ra que su ba­jón se pro­du­jo por la sen­sa­ción de no ser ne­ce­sa­rio, al­go que tam­bién sin­tie­ron de una for­ma u otra los de­más pa­dres.

«Las pri­me­ras se­ma­nas- cuen­ta Elías- las pa­sa­mos so­los en ca­sa. Y yo ahí me hi­ce im­pres­cin­di­ble. Mi chi­ca da­ba el pe­cho a Ve­ra y yo ha­cía to­do lo de­más. Pe­ro des­pués fui­mos a ca­sa de mis sue­gros y to­do cam­bió: al en­trar otras per­so­nas en jue­go tu­ve una cri­sis; sen­tía que yo no era im­por­tan­te, me veía des­pla­za­do...».

Ga­briel apun­ta que, en par­te, es­te des­ajus­te se de­be ade­más de a la in­ten­sa de­pen­den­cia ma­dre-hi­jo de las pri­me­ras se­ma­nas, a que los pa­dres ini­cian la re­la­ción con el be­bé des­de la des­ven­ta­ja: «Yo es­toy em­pe­zan­do aho­ra a co­no­cer a Ia­go -se­ña­la- mien­tras que ellos dos ya se co­no­cían de an­tes: des­de ha­ce nue­ve me­ses, pa­ra ser exac­tos. Y al prin­ci­pio, cla­ro, so­lo exis­te ma­má. El pro­ble­ma es que co­mo ella es­tá más tiem­po con el ni­ño, cuan­do en­tro yo en es­ce­na no pue­de evi­tar de­cir­me có­mo ten­go que co­ger­le. Al prin­ci­pio me sen­ta­ba mal que me es­tu­vie­ra co­rri­gien­do, yo ahí me ten­sa­ba y le de­cía que te­nía que de­jar­me apren­der. Aho­ra to­do va mu­cho me­jor».

Al fi­nal, to­dos han ter­mi­na­do pi­dien­do lo mis­mo a sus parejas: tiem­po pa­ra apren­der a re­la­cio­nar­se con sus hi­jos. «Yo le di­go que no se aba­lan­ce si ve que yo no pue­do cal­mar al ni­ño tan rá­pi­do co­mo ella. Yo ne­ce­si­to más tiem­po, va­le, pe­ro lo pue­do ha­cer», cuen­ta Eduar­do.

Aún así, to­dos los hom­bres son cons­cien­tes de que la ex­pe­rien­cia que ellos es­tán te­nien­do, aun­que com­ple­ja, es muy dis­tin­ta a la de sus mu­je­res, que lle­van la ma­yor par­te del pe­so en esas pri­me­ras se­ma­nas: «Las pri­me­ras no­ches yo es­ta­ba con mi pa­re­ja mien­tras ella da­ba el pe­cho y yo pen­sa­ba que la no­che no ha­bía si­do tan ma­la, pe­ro al ha­blar­lo al día si­guien­te, re­sul­ta que pa­ra ella ha­bía si­do un desas­tre y el ni­vel de can­san­cio no era igual» re­cuer­da Elías.

«Son pa­pe­les muy dis­tin­tos los que te­ne­mos -aña­de Die­go-. Es­tá cla­ro que los dos que­re­mos cui­dar­lo, pro­te­ger­lo y ha­cer­lo lo me­jor que sa­be­mos, pe­ro la ma­dre es irreem­pla­za­ble y eso lo ten­go asu­mi­do por­que sé que, a me­di­da que pa­se el tiem­po, las co­sas irán me­jo­ran­do».

Die­go, 36 años, di­se­ña­dor gráfico, pa­dre de Pol En el par­to pa­sé ner­vios, mie­do, sue­ño… ¡Pa­sé de to­do! – re­cuer­da Die­go-. Y a ve­ces tam­bién es­ta­ba un po­co des­orien­ta­do. Pe­ro es­to es apli­ca­ble a to­do el pos­par­to”

La in­de­sea­da vuel­ta al tra­ba­jo

Los áni­mos se cal­dean cuan­do hablamos de la ba­ja por pa­ter­ni­dad que, si pa­ra las ma­dres es cor­ta, pa­ra ellos es a to­das lu­ces in­su­fi­cien­te. Aun­que el per­mi­so pa­ter­nal ha­ya au­men­ta­do de dos a cua­tro se­ma­nas, si­gue re­sul­tan­do cor­to. Es muy du­ro se­pa­rar­se del be­bé cuan­do ape­nas tie­ne un mes de vi­da.

«Ade­más -se que­ja Eduar­do- ha­ce muy po­co por la igual­dad el he­cho de te­ner que in­cor­po­rar­nos tan pron­to: es una ma­ne­ra de de­cir­le a to­da la so­cie­dad que a par­tir de ese mo­men­to, el ni­ño es so­lo res­pon­sa­bi­li­dad de la mu­jer».

Por des­gra­cia, es­te men­sa­je es­tá muy in­terio­ri­za­do en al­gu­nos en­tor­nos la­bo­ra­les (de­ma­sia­dos), que no ven con bue­nos ojos ni si­quie­ra que el pa­dre pi­da su ba­ja. Ga­briel, por ejem­plo, ad­mi­te abier­ta­men­te que en su ca­so im­pli­ca­ba asu­mir el ries­go de per­der mu­chos pun­tos en su en­torno pro­fe­sio­nal, don­de no es ha­bi­tual que los pa­dres ha­gan uso de esos días. «Pe­se a to­do la pe­dí, por­que te­nía cla­rí­si­mo que que­ría es­tar con mi hi­jo».

No es de ex­tra­ñar, por tan­to, que la vuel­ta al tra­ba­jo sea uno de los mo­men­tos más com­pli­ca­dos en la vi­da de los nue­vos pa­dres. «La re­in­cor­po­ra­ción ha si­do du­ra - con­ti­núa Ga­briel-. De he­cho, me es­toy plan­tean­do te­ner un ho­ra­rio un po­co más fle­xi­ble, por­que echo mu­cho de me­nos a Ia­go: aho­ra mis­mo ape­nas le veo cin­co mi­nu­tos por la ma­ña­na y me­dia ho­ra por la no­che, y eso es po­quí­si­mo».

Eduar­do reivin­di­ca que « el ni­ño ne­ce­si­ta es­tar con su pa­dre pa­ra co­no­cer­lo, iden­ti­fi­car­lo y sen­tir­se pro­te­gi­do. No pue­de ser que yo sal­ga de ca­sa y me re­la­cio­ne con otra gen­te, mien­tras mi mu­jer tie­ne que ocu­par­se las 24 ho­ras ella so­la de Pa­blo».

Elías aña­de que la gen­te, ade­más, da por he­cho que el pa­dre va a sen­tir me­nos la se­pa­ra­ción que la ma­dre al vol­ver al tra­ba­jo: así que las po­lí­ti­cas de con­ci­lia­ción, aun­que la em­pre­sa sea muy mo­der­na, de mo­men­to son pa­ra las ma­dres. «Pe­ro cuan­do yo vuel­vo a ca­sa, sien­to que ne­ce­si­ta­mos es­tar los tres jun­tos», re­fle­xio­na.

Eduar­do, pe­rio­dis­ta de 33 años, con su hi­jo Pa­blo Yo ya no soy el mis­mo ni men­tal, ni fí­si­ca­men­te. Se me ha agu­di­za­do el sen­ti­do del oí­do, ¡po­dría es­cu­char a mi hi­jo llo­rar a ki­ló­me­tros de dis­tan­cia!”

Lo ma­lo pa­sa y lo bueno… que­da pa­ra siem­pre

Y así, en­tre berrinches, can­cio­nes de cu­na, ma­la­ba­ris­mos pa­ra lle­gar a ca­sa an­tes y oje­ras, van pa­san­do las se­ma­nas. Y par­te de las aguas vuel­ven a su cau­ce. La ca­sa vuel­ve a es­tar en si­len­cio (a ve­ces), las ru­ti­nas ya es­tán me­dio do­mi­na­das, el te­lé­fono no sue­na tan­to, el be­bé ya re­co­no­ce a su pa­pi y has­ta hay días que da tiem­po a se­guir vien­do jun­tos esa se­rie que se que­dó a me­dias an­tes de que em­pe­za­ra to­do.

Al­gu­nas co­sas, sin em­bar­go, pa­re­cen ha­ber­se trans­for­ma­do

«Yo ya no soy el mis­mo ni men­tal, ni fí­si­ca­men­te», ase­gu­ra Eduar­do. «Se me ha agu­di­za­do el sen­ti­do del oí­do, ¡po­dría es­cu­char a mi Pa­blo llo­rar a ki­ló­me­tros de dis­tan­cia!, y el sue­ño tam­bién lo ten­go más li­viano». Y aña­de: «lo cier­to es que aho­ra sien­to un pro­fun­do res­pe­to y ad­mi­ra­ción por mis pro­pios pa­dres; les en­tien­do mu­cho me­jor y veo to­do lo que han he­cho por mí de for­ma to­tal­men­te ge­ne­ro­sa».

Elías, ade­más de ha­ber en­gor­da­do cua­tro ki­los («por lla­mar a res­tau­ran­tes de co­mi­da rá­pi­da al no te­ner tiem­po de co­ci­nar»), tam­bién di­ce ha­ber apren­di­do a to­mar­se la vi­da de ma­ne­ra dis­tin­ta: «De­jar de ver el tiem­po de una for­ma tan uti­li­ta­ria ha si­do un cho­que, por­que yo es­ta­ba muy acos­tum­bra­do al tiem­po pro­duc­ti­vo y es­to me ha ve­ni­do muy bien. Me he da­do cuen­ta de que cui­dar a la ni­ña o te­ner­la en bra­zos no es per­der el tiem­po, sino que es exac­ta­men­te lo que ten­go que ha­cer. He apren­di­do a es­tar: pre­sen­te, dis­po­ni­ble, ob­ser­ván­do­la..».

«Y ese es­tar -con­clu­ye- me es­tá dan­do una paz que yo no ha­bía sen­ti­do nun­ca. Cuan­do mi hi­ja me son­ríe, yo pue­do vol­ver a la ofi­ci­na y que me di­gan lo que quie­ran, por­que na­da va a ser tan im­por­tan­te».

Elías, pu­bli­cis­ta de 35 años, con su hi­ja Ve­ra Mi hi­ja me es­tá dan­do una paz que yo no ha­bía sen­ti­do nun­ca. Cuan­do me son­ríe, yo ya pue­do vol­ver a la ofi­ci­na y que me di­gan lo que quie­ran, por­que na­da va a ser tan im­por­tan­te”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.