Na­cen los sen­ti­mien­tos.

No ha­bla, pe­ro con su cuer­po ya es ca­paz de ex­pre­sar to­das sus emo­cio­nes y sen­ti­mien­tos.

Ser Padres - - SUMARIO -

Tan fas­ci­nan­te co­mo ob­ser­var el desa­rro­llo fí­si­co de nues­tro be­bé es ha­cer un se­gui­mien­to de su evo­lu­ción emo­cio­nal. Un mun­do de sen­ti­mien­tos y sen­sa­cio­nes que los pa­dres des­cu­bri­mos al rit­mo que el pe­que­ño va mar­can­do.

Al prin­ci­pio so­lo son dos: bie­nes­tar y ma­les­tar

En las pri­me­ras se­ma­nas de vi­da, el be­bé úni­ca­men­te sa­be dis­tin­guir en­tre dos sen­ti­mien­tos pri­ma­rios: bie­nes­tar y ma­les­tar. Si es­tá lim­pio, ali­men­ta­do, re­la­ja­do y no hay a su al­re­de­dor na­da que le per­tur­be, sien­te bie­nes­tar. Es­to lo ex­pre­sa con un ges­to de pla­ci­dez y una son­ri­sa an­ge­li­cal que en las pri­me­ras se­ma­nas con­sis­te en una mue­ca pro­du­ci­da por un re­fle­jo innato. Por el con­tra­rio, si tie­ne ham­bre, sed, frío, ca­lor, sue­ño, al­gu­na mo­les­tia o se sien­te so­lo, se in­quie­ta, llo­ra, be­rrea, su ros­tro se con­trae y to­dos sus múscu­los se po­nen en ten­sión.

Con dos me­ses: si me son­ríes, te son­río

Si ve una ca­ra son­rien­te, no sue­le tar­dar mu­cho en res­pon­der él tam­bién con una son­ri­sa que ya le sa­le de su co­ra­zon­ci­to; in­clu­so si se tra­ta de al­guien que no co­no­ce, pues an­tes de los tres me­ses el pe­que­ño no sa­be dis­tin­guir aún en­tre per­so­nas co­no­ci­das y des­co­no­ci­das. A par­tir de en­ton­ces ya em­pie­za a ser más se­lec­ti­vo con sus de­mos­tra­cio­nes de amor.

A los cua­tro me­ses: de la ale­gría o la ra­bia al en­fa­do

El be­bé co­mien­za a ex­pe­ri­men­tar sen­ti­mien­tos di­fe­ren­tes. Es ca­paz de eva­luar los acon­te­ci­mien­tos y las im­pre­sio­nes que re­ci­be y, asi­mis­mo, de ir guar­dán­do­las en su me­mo­ria. Por ejem­plo, ya pue­de sen­tir ale­gría. Por eso se po­ne tan con­ten­to cuan­do con­si­gue ha­cer fun­cio­nar el mó­vil que pen­de so­bre la cu­na o cuan­do el jue­go que se trae con ma­má es­tá lle­gan­do a su emo­cio­nan­te desen­la­ce.

Pe­ro a par­tir de aho­ra tam­bién em­pie­za a sen­tir ra­bia y se en­fa­da cuan­do al­go no sa­le co­mo es­pe­ra­ba. Si, por ejem­plo, el mó­vil no quie­re gi­rar a pe­sar de sus es­fuer­zos, pro­tes­ta con unos bue­nos y so­no­ros chi­lli­dos.

En­tre el quin­to y el sép­ti­mo mes: ya sa­be sen­tir mie­do y des­con­fian­za

Así es, en­tre el quin­to y el sép­ti­mo mes, el be­bé des­cu­bre el mie­do. El he­cho de que pue­da sen­tir te­mor pre­su­po­ne que tie­ne una idea for­ma­da de una si­tua­ción de­ter­mi­na­da. Por ejem­plo, re­cuer­da que la úl­ti­ma vez que le pu­sie­ron una in­yec­ción le do­lió un po­co. Sin em­bar­go, la sen­sa­ción de mie­do no la po­dría ex­pe­ri­men­tar si no co­no­cie­ra lo que es sen­tir­se se­gu­ro y pro­te­gi­do. El he­cho de sa­ber­se fue­ra de pe­li­gro con

per­so­nas co­no­ci­das o en un en­torno que le re­sul­ta fa­mi­liar ha­ce que se sien­ta ame­na­za­do por to­do lo que se le pre­sen­ta co­mo des­co­no­ci­do o a lo que no es­tá acos­tum­bra­do. Por eso, a par­tir de los seis me­ses el ni­ño se mues­tra muy cau­to o, in­clu­so, ma­ni­fies­ta abier­ta y cla­ra­men­te su re­cha­zo cuan­do una per­so­na ex­tra­ña le quie­re co­ger en bra­zos.

El amor y el ca­ri­ño son a su vez re­qui­si­tos pa­ra po­der ex­pe­ri­men­tar tris­te­za. Si a lo lar­go de los seis pri­me­ros me­ses la o las per­so­nas con las que el ni­ño se es­tá re­la­cio­nan­do (por ejem­plo, la ni­ñe­ra) cam­bian de­bi­do a las cir­cuns­tan­cias que sean, no le afec­ta­rá mu­cho. Pe­ro a par­tir de los seis o sie­te me­ses se no­ta­rá que las echa de me­nos, por­que ya ha­bía si­do ca­paz de sen­tir ca­ri­ño ha­cia ellas.

A es­ta edad tam­bién em­pe­za­rá a ex­pe­ri­men­tar un sen­ti­mien­to pa­re­ci­do a la ver­güen­za o a la cul­pa. De ahí su ca­ra, si le pi­lla­mos ha­cien­do al­gu­na co­sa que le he­mos prohi­bi­do.

Des­pués de cum­plir el año: los sen­ti­mien­tos del ni­ño se vol­ve­rán más com­ple­jos

Se po­dría de­cir que a par­tir del año tie­ne sen­ti­mien­tos «mix­tos». Ya sa­brá lo que son los ce­los –una mez­cla de amor, mie­do y ra­bia–, el di­si­mu­lo y la pi­car­día –una com­bi­na­ción de mie­do al cas­ti­go y pla­cer por lo prohi­bi­do– y com­pa­sión, lo cual im­pli­ca po­der sen­tir in­te­rés y do­lor por otros. Tam­bién el amor, la sim­pa­tía y el pla­cer se pue­den mez­clar en el ins­tan­te me­nos es­pe­ra­do con sen­ti­mien­tos des­agra­da­bles. Por ello, no es fá­cil pa­ra el pe­que­ño apren­der a con­vi­vir con se­me­jan­te tur­bu­len­cia de emo­cio­nes nue­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.