Las re­glas de oro del buen des­can­so

Mu­chos ni­ños se des­pier­tan si­gi­lo­sos por la no­che y... ¡ter­mi­nan me­tién­do­se en la ca­ma de sus pa­dres!

Ser Padres - - 2 AÑOS -

¿Qué hay que ha­cer pa­ra que to­da la fa­mi­lia duer­ma bien y de un ti­rón? Ir­se a dor­mir es una se­pa­ra­ción; por tan­to, el ri­tual del sue­ño es una des­pe­di­da has­ta la ma­ña­na si­guien­te. Co­mo ex­pli­ca el doc­tor Gon­za­lo Pin en su li­bro Dur­mien­do

co­mo un ni­ño, la ac­ti­vi­dad noc­tur­na es una con­ti­nua­ción de la diur­na. Pa­ra po­der dor­mir so­li­to el ni­ño de­be es­tar pre­pa­ra­do y, pa­ra pre­pa­rar­le, te­ne­mos to­das las ho­ras del día.

Si cuan­do es­tá des­pier­to le per­mi­ti­mos ju­gar so­li­to a ra­tos en su cuar­to mien­tras es­ta­mos en otra par­te de la ca­sa, si po­de­mos brin­dar­le se­gu­ri­dad sin es­tar pe­ga­dos a él, tam­bién se sen­ti­rá se­gu­ro dur­mien­do en su ca­ma mien­tras los pa­dres dis­fru­tan de la su­ya y no de­pen­de­rá de ellos pa­ra des­can­sar tran­qui­lo.

Es muy im­por­tan­te, ade­más, la re­la­ción que es­ta­ble­ce el ni­ño con su ha­bi­ta­ción. De­be­mos pro­cu­rar que su cuar­to le re­sul­te aco­ge­dor y con­for­ta­ble, el lu­gar de la ca­sa don­de es­tán sus per­te­nen­cias, el si­tio don­de pa­sa bue­nos mo­men­tos so­lo y con no­so­tros. To­do eso le ayu­da­rá a dor­mir me­jor. Dos her­ma­ni­tos, de dos y cua­tro años, cuan­do tie­nen pe­sa­di­llas, se pa­san a la ca­ma del otro y si­guen dur­mien­do.

Tam­bién es­ta si­tua­ción mues­tra a dos ni­ños que pue­den re­cu­pe­rar la se­gu­ri­dad sin re­cu­rrir a los pa­dres. Un her­mano, en es­te ca­so, es lo más pa­re­ci­do a un pe­lu­che. En reali­dad el ni­ño se tran­qui­li­za so­lo, ni el her­ma­ni­to que duer­me ni el mu­ñe­co ha­cen na­da. Es el es­pa­cio fa­mi­liar y la si­tua­ción co­no­ci­da lo que per­mi­te que el pe­que­ño vuel­va a dor­mir­se tran­qui­lo. Los pa­dres de Vio­le­ta in­sis­ten en que la pe­que­ña duer­ma con ellos cuan­do es­tá ma­li­ta. Vio­le­ta duer­me de un ti­rón y los pa­dres se sien­ten más tran­qui­los por­que, si le sube la fie­bre o tie­ne cual­quier sín­to­ma, pue­den ad­ver­tir­lo an­tes. «Si es­tá con­mi­go, no ne­ce­si­to le­van­tar­me pa­ra ver có­mo es­tá», di­ce la ma­dre.

Es una si­tua­ción fre­cuen­tí­si­ma y nor­mal. No pa­sa na­da si al­gu­nas ve­ces, y por­que los pa­dres con­si­de­ran que es lo me­jor, el ni­ño duer­me con ellos. Lo im­por­tan­te, co­mo siem­pre, no es lo ex­cep­cio­nal sino lo ha­bi­tual. Así que, una vez que el pe­que­ño es­tá cu­ra­do, ca­da cual a su ca­ma y fe­li­ces sue­ños en la de to­dos.

Adrián so­lo duer­me si pa­pá o ma­má le po­nen una mano en la es­pal­da. Si le qui­tan la mano, se des­pier­ta. Así que los pa­dres, cuan­do el pe­que­ño se duer­me, con to­do cui­da­do, re­em­pla­zan la mano por un dic­cio­na­rio vo­lu­mi­no­so. Y Adrián duer­me has­ta que se mue­ve y el dic­cio­na­rio se des­li­za, mo­men­to en que él tam­bién se des­li­za de su ca­ma y va a bus­car a sus pa­pás.

Hay al­go bá­si­co: nun­ca de­be­mos en­ga­ñar­le. Pa­ra que­dar­se tran­qui­lo, el ni­ño tie­ne que sa­ber que na­da cam­bia cuan­do él se duer­me. De­be­mos ofre­cer­le ob­je­tos que va­yan a per­ma­ne­cer con él to­da la no­che, que pue­da ma­ne­jar y le re­sul­ten fa­mi­lia­res, co­mo al­guno de sus pe­lu­ches. Du­ran­te el día po­de­mos pre­gun­tar al ni­ño có­mo dur­mió el mu­ñe­co, si se por­tó bien, etc. Es asom­bro­so lo mu­cho que ayu­dan es­tos do­bles in­fan­ti­les: los ni­ños nos cuen­tan de los mu­ñe­cos to­do lo que no se atre­ven a con­tar­nos so­bre ellos. Cuan­do No­ra tie­ne pe­sa­di­llas, va a la ha­bi­ta­ción de sus pa­dres y les cuen­ta que tu­vo un mal sue­ño. Ellos le dan un be­so y la ni­ña vuel­ve a su ca­ma siem­pre con las mis­mas pa­la­bras: «¿Me ha­céis com­pa­ñía des­de vues­tra ca­ma?».

Es­te es un mag­ní­fi­co ejem­plo de «se­gu­ri­dad in­de­pen­dien­te». La ni­ña se sien­te acom­pa­ña­da y pro­te­gi­da por sus pa­pás, aun­que ellos es­tén en otra ha­bi­ta­ción, a unos me­tros de dis­tan­cia. Cier­ta­men­te, se des­pier­tan y ha­blan con la ni­ña de la pe­sa­di­lla que tu­vo. La cal­man, la mi­man y, una vez re­cu­pe­ra­da la tran­qui­li­dad, No­ra pue­de vol­ver a su ca­ma. Otras ve­ces no es tan fá­cil, y los pa­dres tie­nen que le­van­tar­se y acom­pa­ñar­la has­ta su cuar­to. Pe­ro lo im­por­tan­te es que Be­lén sien­te que fi­nal­men­te ella vuel­ve a su ca­ma con­fia­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.