De­cá­lo­go pa­ra in­du­cir el sue­ño

Ser Padres - - 2 AÑOS -

El ca­lor y los días más lar­gos pue­den al­te­rar el rit­mo de vi­da de los ni­ños y ha­cer que se opon­gan a la ca­be­za­di­ta ves­per­ti­na. No pa­sa na­da por­que un día o dos no quie­ran dor­mir; pe­ro, si la ne­ga­ti­va con­ti­núa ha­brá que to­mar al­gu­nas me­di­das. To­ma no­ta, es­tas ru­ti­nas fa­vo­re­cen la sies­ta:

Acús­ti­ca agra­da­ble. Con­vie­ne que se acues­ten to­dos los días a la mis­ma ho­ra y pro­cu­rar que no em­pie­cen la sies­ta de­ma­sia­do tar­de, por­que lue­go les cos­ta­rá más ir­se a dor­mir a su ho­ra por la no­che. La ru­ti­na es pri­mor­dial.

Má­xi­mo, dos ho­ras. Sal­vo si­tua­cio­nes ex­cep­cio­na­les (si es­tán ma­li­tos o han dor­mi­do po­co la no­che an­te­rior), es pre­fe­ri­ble que no so­bre­pa­sen es­te tiem­po, o les re­sul­ta­ra di­fí­cil con­ci­liar el sue­ño noc­turno.

Un am­bien­te pro­pi­cio. La ha­bi­ta­ción de­be es­tar a me­dia luz, pa­ra ayu­dar­les a di­fe­ren­ciar el sue­ño diurno del noc­turno, y a una tem­pe­ra­tu­ra ti­ran­do a fres­ca.

Acús­ti­ca agra­da­ble.

No es ne­ce­sa­rio im­po­ner el si­len­cio a la ho­ra de la sies­ta, pe­ro sí con­vie­ne es­tar pen­dien­tes del vo­lu­men de las con­ver­sa­cio­nes, o de la te­le o la ra­dio.

La ro­pa, có­mo­da.

No se tra­ta de po­ner­les el pi­ja­ma, pe­ro sí con­vie­ne qui­tar­les los za­pa­tos y li­be­rar­les de pren­das que les opri­man o les den de­ma­sia­do ca­lor.

Es un pla­cer, no un cas­ti­go.

La cla­ve es con­se­guir que sien­tan la sies­ta co­mo un ac­to pla­cen­te­ro y ne­ce­sa­rio pa­ra re­cu­pe­rar ener­gías y se­guir ju­gan­do cuan­do des­pier­ten. No de­ben in­ter­pre­tar­la co­mo un cas­ti­go o una for­ma de qui­tar­les de en me­dio pa­ra que no den la la­ta.

Un ri­tual agra­da­ble.

Aun­que es fun­da­men­tal que apren­dan a con­ci­liar el sue­ño por sí so­los, cuan­do es­tán muy ner­vio­so po­de­mos acom­pa­ñar­les du­ran­te un ra­to o se­guir el ri­tual de la no­che de for­ma más breve: leer­les un cuen­to, can­tar­les una can­ción tran­qui­la... Cuan­do em­pie­cen a mos­trar­se re­la­ja­dos, po­de­mos re­ti­rar­nos len­ta­men­te y de­jar la puer­ta en­tre­abier­ta pa­ra que sien­tan que se­gui­mos cer­ca.

Cui­da­do con las re­com­pen­sas.

Pue­den sa­car­nos del apu­ro un día, pe­ro no de­ben uti­li­zar­se co­mo ar­gu­men­to ha­bi­tual. El chan­ta­je nun­ca es bueno.

Lo fa­mi­liar les da se­gu­ri­dad.

Al­gu­nos ni­ños pue­den echar­se la sies­ta en cual­quier lu­gar, pe­ro otros se des­cen­tran en cuan­to se al­te­ran sus há­bi­tos. Cuan­do duer­men fue­ra de ca­sa es bueno que lle­ven con­si­go al­go que les re­sul­te fa­mi­liar, co­mo su al­moha­di­ta o su pe­lu­che fa­vo­ri­to.

Con­trol del sue­ño noc­turno.

En al­gu­nos ca­sos, el re­cha­zo al des­can­so diurno pue­de es­tar mo­ti­va­do por un ex­ce­so de sue­ño noc­turno. Si sos­pe­cha­mos que ese es el pro­ble­ma, es acon­se­ja­ble in­ten­tar que el pe­que­ño duer­ma me­nos por la no­che y evi­tar las ca­be­za­di­tas «a des­ho­ra».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.