¿To­da­vía se chu­pa el de­do?

Ha­ce tiem­po que de­jó el chu­pe­te. Pe­ro el de­do… El de­do es otra co­sa. Es ese ami­go que nun­ca fa­lla. El pul­gar en la bo­ca re­con­for­ta al ni­ño por mu­cho que le in­va­da el can­san­cio o la tris­te­za. Pe­ro lle­ga un mo­men­to en que hay que de­cir­le adiós.

Ser Padres - - SUMARIO - POR: Vio­le­ta Al­co­cer, psicóloga

En cuan­to pres­ta aten­ción a al­go, So­fía se chu­pa el pul­gar. Es co­mo si ese ges­to la ayu­da­se a con­cen­trar­se. Sergio, por su par­te, no sa­be (aún) con­ci­liar el sue­ño si no se me­te en la bo­ca los tres de­di­tos cen­tra­les de su mano iz­quier­da. Y su ami­ga Ire­ne siem­pre que se en­fa­da ne­ce­si­ta chu­pe­rre­tear un de­do un ra­ti­to has­ta que se se­re­na. Una de dos: o los de­dos de los ni­ños son es­pe­cial­men­te sa­bro­sos o nos en­fren­ta­mos a un há­bi­to muy fá­cil de ad­qui­rir y muy di­fí­cil de de­jar.

Y es que el re­fle­jo de chu­par es­tá pre­sen­te en el ni­ño in­clu­so an­tes de na­cer. Res­pon­de, por un la­do, a una ne­ce­si­dad fí­si­ca (re­ci­bir ali­men­to) y, por otro, a un de­seo de afec­to y con­sue­lo que el pe­que­ño sa­tis­fa­ce oral­men­te, es de­cir, chu­pan­do.

La suc­ción del pul­gar es muy fre­cuen­te a es­tas eda­des, pe­ro no por ello de­be­mos pa­sar­la por al­to. En el ac­to (per­fec­ta­men­te nor­mal) de chu­par­se el de­do se es­con­den mu­chos de­seos, mie­dos y ne­ce­si­da­des. Po­de­mos de­cir que el ni­ño que se chu­pa el de­do to­da­vía lle­va un be­bé en su in­te­rior, al que re­cu­rre cuan­do no pue­de re­sol­ver sus con­flic­tos de otro mo­do.

Re­cuer­dos de la lac­tan­cia

Du­ran­te el día pue­den dar­se mu­chas si­tua­cio­nes in­quie­tan­tes pa­ra el ni­ño: abu­rri­mien­to, sue­ño, ham­bre, en­fa­do, so­le­dad, frus­tra­ción... En esos mo­men­tos, lle­var­se el de­do a la bo­ca sue­le ser una ma­ne­ra de

con­so­lar­se y te­ner a una ma­má bue­na y pro­tec­to­ra sim­bó­li­ca­men­te con él, pues el de­do re­gor­de­te en la bo­ca re­crea la sen­sa­ción de bie­nes­tar y se­gu­ri­dad del pe­cho ma­terno.

Y aun­que no to­dos los ni­ños tie­nen el há­bi­to de chu­par­se el de­do (al­gu­nos bal­bu­cean co­mo be­bés, otros se ha­cen pis de vez en cuan­do...), to­dos pue­den re­cu­rrir al pul­gar co­mo con­sue­lo en un mo­men­to da­do, por ejem­plo, an­te la lle­ga­da de un her­ma­ni­to o du­ran­te una en­fer­me­dad.

Con­se­cuen­cias fi­sio­ló­gi­cas

Al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas con­si­de­ran que los cua­tro años es la edad a par­tir de la cual hay que evi­tar que el pe­que­ño con­ti­núe chu­pán­do­se el de­do a to­da cos­ta. Otros ade­lan­tan la re­co­men­da­ción a los dos años por­que ase­gu­ran que más allá de ahí se co­rre el ries­go de fu­tu­ras al­te­ra­cio­nes en la for­ma de los dien­tes y la man­dí­bu­la y, por tan­to, aho­ra es el mo­men­to de co­rre­gir ese há­bi­to con tiem­po y sin ago­bios.

Aun­que la gra­ve­dad del asun­to de­pen­de­rá de la in­ten­si­dad y la fre­cuen­cia del chu­pe­teo, los pro­ble­mas mé­di­cos más ha­bi­tua­les que aca­rrea la suc­ción con­ti­nua­da del pul­gar son fun­da­men­tal­men­te: mor­di­da abier­ta an­te­rior (cuan­do el ni­ño cie­rra la bo­ca, que­da una aber­tu­ra en­tre los in­ci­si­vos su­pe­rio­res y los in­fe­rio­res), des­pla­za­mien­to de los dien­tes ha­cia de­lan­te y se­pa­ra­ción en­tre ellos.

Plan de ac­ción pa­ra pa­dres

Mu­chos ni­ños de­jan de chu­par­se el de­do por sí mis­mos, sin más, cuan­do ad­quie­ren la ma­du­rez su­fi­cien­te. Pe­ro otras ve­ces pa­re­ce que el mo­men­to no lle­ga nun­ca y es con­ve­nien­te que los pa­dres in­ter­ven­gan pa­ra ayu­dar­les a de­jar el há­bi­to. Co­mo nor­ma ge­ne­ral, los tres años es una bue­na edad pa­ra em­pe­zar a to­mar me­di­das pau­la­ti­nas, sin ago­bios.

Es im­por­tan­te com­pren­der qué sen­ti­mien­tos lle­van al pe­que­ño a re­cu­rrir al pul­gar, pues nues­tros es­fuer­zos de­be­rían ir en­ca­mi­na­dos a su­pe­rar esas di­fi­cul­ta­des y no so­lo a evi­tar la con­duc­ta. Si el con­flic­to no se re­suel­ve, el ni­ño pue­de de­jar de chu­par­se el de­do, pe­ro em­pe­zar, por ejem­plo, a tar­ta­mu­dear. De ahí que la ob­ser­va­ción sea nues­tra me­jor he­rra­mien­ta.

Si se lle­va el de­do a la bo­ca so­lo cuan­do es­tá en­fer­mo o muy can­sa­do, po­de­mos ig­no­rar­lo: to- dos nos sen­ti­mos dé­bi­les al­gu­na vez. Pe­ro si lo ha­ce siem­pre que es­tá abu­rri­do, en­fa­da­do o tris­te, pro­be­mos a in­ten­tar di­sua­dir­le, por ejem­plo, cap­tan­do su aten­ción so­bre el en­torno, ani­mán­do­le a que ma­ni­pu­le al­gún ob­je­to con las dos ma­nos, ofre­cién­do­le un pe­lu­che blan­di­to, etc.

El chu­pe­teo du­ran­te la sies­ta o por la no­che tie­ne cier­to ca­rác­ter au­to­má­ti­co, y los re­me­dios son di­fe­ren­tes: po­de­mos usar unos títeres de de­do pa­ra que el ni­ño se los pon­ga cuan­do va­ya a dor­mir, be­sar­le las pal­mas de las ma­nos y pe­dir­le que las man­ten­ga ce­rra­das pa­ra que los be­sos no se es­ca­pen o pe­gar­le en el de­do una ti­ri­ta de di­ver­ti­dos di­bu­jos. Por su­pues­to, de­be­mos pro­po­ner­le es­tas al­ter­na­ti­vas co­mo un jue­go di­ver­ti­do, y nun­ca co­mo un cas­ti­go o un de­ber. Si se sien­te in­có­mo­do o las re­cha­za, no hay que for­zar­le ni pre­sio­nar­le, pues so­lo lo­gra­ría­mos agra­var el pro­ble­ma.

Amor y pa­cien­cia

A es­ta edad el ni­ño no siem­pre co­la­bo­ra­rá con no­so­tros ni en­ten­de­rá nues­tros con­se­jos, de mo­do que lo me­jor es ar­mar­se de pa­cien­cia y ca­ri­ño, no re­ga­ñar­le y, por su­pues­to, no uti­li­zar me­di­das coer­ci­ti­vas (que­da des­car­ta­do un­tar­le el de­do con una sus­tan­cia amar­ga o ame­na­zar­le con un cas­ti­go, al es­ti­lo de los an­ti­guos abue­los).

Cuan­do se ac­túa con ca­ri­ño y pa­cien­cia, sin dar de­ma­sia­da im­por­tan­cia al te­ma, es más pro­ba­ble que es­tas me­di­das ten­gan éxi­to. Si, por el con­tra­rio, con­ver­ti­mos es­te há­bi­to en un con­flic­to, lle­va­mos to­das las de per­der: a fin de cuen­tas, ¿de quién es el de­do?

In­for­mar al pe­dia­tra

Si con es­ta edad nues­tro hi­jo se si­gue chu­pan­do el de­do, aun­que no sea a to­das ho­ras, con­vie­ne co­men­tár­se­lo al pe­dia­tra en la pró­xi­ma vi­si­ta. Y, si el ni­ño es­tá tan ob­se­sio­na­do con chu­par­se el de­do que ese ges­to di­fi­cul­ta sus jue­gos o su ex­pre­sión ver­bal, o in­ter­fie­re con la co­mi­da o le im­pi­de pin­tar, pre­gun­te­mos al pe­dia­tra cuan­to an­tes. Tam­bién, por su­pues­to, si de­tec­ta­mos que los dien­tes se le es­tán co­lo­can­do mal o si tie­ne he­ri­das o en­ro­je­ci­mien­to al­re­de­dor de la bo­ca. El mé­di­co eva­lua­rá el pro­ble­ma y nos in­di­ca­rá qué pa­sos se­guir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.