An­ge­li­tos

Ser Padres - - SUMARIO -

Ma­ri­na, 3 años

Mi so­bri­na Ma­ri­na es­ta­ba muy con­cen­tra­da ha­cien­do un di­bu­ji­to. Cuan­do me acer­qué a ver­lo, eran un mon­tón de ra­yas de co­lo­res mez­cla­das, así que le di­je: «¡Qué bo­ni­to! Ma­ri­na, ¿qué es?». Ella me mi­ró con ex­tra­ñe­za y me con­tes­tó: «¡Pues ra­yas!».

San­dra, 6 años

Mi hi­ja San­dra es­ta­ba ju­gan­do en ca­sa con una ami­gui­ta. En un mo­men­to da­do en­tra­ron en el ba­ño y su ami­ga co­gió la co­lo­nia de Fro­zen que tie­ne San­dra en el la­va­bo y de­bió pro­bar­la un po­qui­to por­que es­cu­ché co­mo mi hi­ja le de­cía: «Eso no se pue­de chu­par por­que te mue­res», y ac­to se­gui­do aña­dió: «Así que ya es­tás mu­rien­do».

Ma­rio, 4 años

Pi­llé a mi hi­jo Ma­rio ma­tan­do una hor­mi­gui­ta del par­que. Se de­bió dar cuen­ta de que ha­bía he­cho al­go por­que cuan­do le pre­gun­té qué ha­cía, me res­pon­dió: «La he ma­ta­do por­que ha si­do muy ma­la». ¿Y qué ha he­cho » , pre­gun­té con cu­rio­si­dad. «Me ha em­pu­ja­do», me con­tes­tó.

Gonzalo, 3 años

Mi hi­jo Gonzalo se pu­so a pin­tar en ca­sa de sus tíos. Al co­ger la pin­tu­ra de la me­sa con la mano de­re­cha, en­se­gui­da se la pa­só a la iz­quier­da. En­ton­ces su tía le pre­gun­tó: «¿Tú qué eres, zur­do o dies­tro? » Y él res­pon­dió: «Yo, Gonzalo».

Odet­te, 3 años

Mi hi­ja Odet­te te­nía mu­chas ga­nas de sa­lir a ju­gar al par­que pe­ro yo aún es­ta­ba sin vestir. Pa­ra ace­le­rar las co­sas, sa­có un su­je­ta­dor del ar­ma­rio y me gri­tó: « Va­mos, pon­te de una vez es­tas bra­gas de las te­tas y vá­mo­nos».

Án­gel, 4 años

Cuan­do pre­gun­té a mi hi­jo Án­gel qué que­ría de fru­ta pa­ra des­pués de ce­nar, me con­tes­tó: «Yo de fru­ta quie­ro ¡que­so!».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.