¿Soy un pa­dre per­mi­si­vo?

Ser Padres - - EDUCACION -

Sa­li­mos de ca­sa a la ca­rre­ra pa­ra ha­cer la com­pra, pe­ro nues­tro hi­jo pe­que­ño (que se que­da­ba con su pa­dre) se aga­rra a nues­tra pier­na llo­ran­do.

a) Le ex­pli­ca­mos con pe­los y se­ña­les por qué no pue­de ve­nir y ter­mi­na­mos pro­me­tién­do­le una chu­che­ría a la vuel­ta. Si llo­ra mu­cho aca­ba­mos lle­ván­do­le con no­so­tras, mo­les­tas por la fal­ta de apo­yo del pa­dre.

b) Nos des­ha­ce­mos de su abra­zo y le de­ci­mos que se de­je de ca­pri­chos.

c) Ba­ja­mos a su al­tu­ra, le de­ci­mos con fir­me­za que aho­ra no pue­de ser y pe­di­mos apo­yo al pa­dre. De vuel­ta, nos plan­tea­mos si nues­tro hi­jo ne­ce­si­ta más nues­tra pre­sen­cia o aten­ción y pen­sa­mos có­mo ofre­cér­se­la.

Es­ta­mos en ca­sa de una ami­ga y nues­tro hi­jo de dos años des­cu­bre el fru­te­ro, lo em­pu­ja y ti­ra to­da la fru­ta por su co­ci­na.

a) Nos que­da­mos fas­ci­na­dos por su ca­pa­ci­dad pa­ra ex­pe­ri­men­tar. Le de­ci­mos a nues­tra ami­ga: «Mí­ra­lo, así es­tá to­do el día, ex­plo­ran­do».

b) Nos da mu­cho apu­ro y gri­ta­mos: «¡¡Noooo!!».

c) Nos in­ter­po­ne­mos en­tre el fru­te­ro y nues­tro hi­jo, le de­ci­mos con se­re­ni­dad que eso no se ha­ce y le pe­di­mos que nos ayu­de a re­co­ger lo que ha ti­ra­do.

Nues­tro hi­jo ma­yor no de­ja de ju­gar rui­do­sa­men­te en torno a su her­ma­ni­to re­cién na­ci­do, que duer­me plá­ci­da­men­te.

a) Le pe­di­mos va­rias ve­ces que jue­gue en si­len­cio. Lue­go em­pe­za­mos a ofre­cer­le op­cio­nes: «¿No pre­fie­res ver la te­le un ra­to, pin­tar, ju­gar con la con­so­la...? pe­ro nos apia­da­mos de él. Po­bre, se sien­te des­tro­na­do.

b) Le es­pe­ta­mos: «¡Ve­te a tu cuar­to y no vuel­vas has­ta que no es­tés dis­pues­to a per­ma­ne­cer ca­lla­do!».

c) Nos acer­ca­mos a él y, con ca­ri­ño, le de­ci­mos: «Tu her­mano es­tá dur­mien­do, aquí no pue­des ha­cer rui­do. Te acom­pa­ño a otra ha­bi­ta­ción pa­ra que pue­das ju­gar a gus­to». Si lo que le in­tere­sa es lla­mar la aten­ción (y no tan­to el jue­go), to­ma­mos no­ta pa­ra po­der ofre­cer­le una so­lu­ción ade­cua­da, aho­ra o en otro mo­men­to: ¿más tiem­po de ex­clu­si­vi­dad con no­so­tros, un es­pa­cio pro­pio pa­ra ju­gar?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.