Me­jor sin sal ni azú­car

Ser Padres - - ALIMENTACI­ON - El­vi­ra Las­ca (c. elec­tró­ni­co)

Mi be­bé de seis me­ses so­lo to­ma pe­cho. Mues­tra mu­cha cu­rio­si­dad por lo que co­me­mos el res­to de la fa­mi­lia, pe­ro me da mie­do dar­le a pro­bar nues­tros pla­tos por si la sal le per­ju­di­ca. ¿Le de­jo pro­bar? Si tu hi­ja es­tá sa­na, a par­tir de los seis me­ses pue­de co­mer de to­do. Se sue­le re­co­men­dar no aña­dir sal ni azú­car a la co­mi­da de los be­bés, pe­ro no por­que es­tos ali­men­tos sean tó­xi­cos pa­ra ellos, sino por otros mo­ti­vos. El ex­ce­so de sal o de azú­car no es bueno. Las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias quie­ren que las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes se acos­tum­bren a con­su­mir me­nos can­ti­dad de es­tos ali­men­tos y evi­tar que los pa­dres aña­dan más sal y azú­car a la co­mi­da pa­ra que su hi­jo co­ma.

Los ce­rea­les pa­ra be­bés que ven­den en la far­ma­cia con­tie­nen azú­car y los po­ti­tos lle­van sal o azú­car, se­gún sus in­gre­dien­tes. Pue­des ofre­cer a tu hi­jo co­mi­da nor­mal, la mis­ma que co­méis los pa­dres en ca­sa: arroz con to­ma­te, ma­ca­rro­nes, po­llo, ham­bur­gue­sa, len­te­jas, plá­tano, gar­ban­zos, gui­san­tes, etc.

Siem­pre que pue­das, co­ci­na sin sal y añá­de­la a los pla­tos de los adul­tos al fi­nal de la coc­ción. Ade­más, si os acos­tum­bráis a co­mer con me­nos sal, me­jor pa­ra to­dos. Pe­ro si os re­sul­ta im­po­si­ble o al­gu­na vez os ol­vi­dáis de po­ner la sal al fi­nal, no pa­sa na­da: un po­co de sal o azú­car en la co­mi­da no ha­rán da­ño a tu be­bé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.