Ma­dre hay más que una.

Fe­liz, can­sa­da, tris­te, eu­fó­ri­ca, iras­ci­ble, ago­bia­da...

Ser Padres - - SUMARIO - Por: Beatriz Gon­zá­lez

Di­ce la Real Aca­de­mia de la Len­gua que una ma­dre es «mu­jer o ani­mal hem­bra que ha pa­ri­do a otro ser de su mis­ma es­pe­cie». Pe­ro no to­dos es­tán de acuer­do con esa de­fi­ni­ción. Ha­ce unos me­ses, la ini­cia­ti­va #UnaMa­dreEsp pe­día fir­mas pa­ra que la acep­ción se mo­di­fi­ca­ra e in­clu­ye­ra de­fi­ni­cio­nes al­ter­na­ti­vas co­mo «mu­jer úni­ca, lu­cha­do­ra, ca­ri­ño­sa, en­tre­ga­da, fuer­te, que cui­da de ti a lo lar­go de tu vi­da»; un re­tra­to idí­li­co de la ma­ter­ni­dad que di­bu­ja a las ma­dres co­mo he­roí­nas. Sin em­bar­go, tam­po­co es­ta ima­gen con­ven­ce a to­dos.

En­tre am­bos ex­tre­mos pa­re­cen en­con­trar­se la gran ma­yo­ría de pro­ge­ni­to­ras. La ma­ter­ni­dad per­fec­ta no exis­te. Tam­po­co las ma­dres que nun­ca du­dan o ja­más se equi­vo­can.

Pa­sas de ser una ma­má fe­liz a una ma­má iras­ci­ble en 24 ho­ras, de que­rer con lo­cu­ra a tu hi­jo a pen­sar «con lo bien que es­ta­ba yo an­tes...». Bien­ve­ni­da a la ma­ter­ni­dad

El mun­do de la ma­ter­ni­dad es­tá lleno de ma­más can­sa­das, fe­li­ces, di­ver­ti­das, iras­ci­bles, ago­bia­das, ca­ri­ño­sas, a pun­to de es­ta­llar, enamo­ra­das de sus hi­jos, lle­nas de in­se­gu­ri­da­des, re­ple­tas de va­len­tía... Y to­dos esos es­ta­dos pue­den apa­re­cer en so­lo 24 ho­ras.

Al fi­nal del día, mu­chas de esas ma­dres son­rei­rán y se sen­ti­rán sa­tis­fe­chas al ver dor­mir plá­ci­da­men­te a sus hi­jos. Otras se­gui­rán es­tre­sa­das por las res­pon­sa­bi­li­da­des que con­ti­nua­rán ma­ña­na... y los años si­guien­tes. Y tam­bién ha­brá ma­dres que por mu­cho que ado­ren a sus ni­ños, da­rían lo que fue­ra por pa­sar unos días, so­lo unos cuan­tos, de dis­fru­te so­lo pa­ra ellas. ¿Sig­ni­fi­ca eso que la ma­ter­ni­dad no es tan idí­li­ca co­mo nos ha­bían con­ta­do? ¿Es más can­sa­da, más es­tre­san­te, más di­fí­cil? ¿So­lo es­cu­chá­ba­mos la par­te de co­lor de ro­sa de la le­tra pe­que­ña? Ha­bla­mos con al­gu­nas de esas ma­dres con días bue­nos, ma­los o re­gu­la­res que ase­gu­ran que, a pe­sar de to­do, ado­ran a esos tras­tos que les ha­cen la vi­da más com­pli­ca­da. Pe­ro tam­bién, a ra­ti­tos, más fe­liz.

Ma­ter­ni­da­des di­fe­ren­tes

«Yo no me sen­tí es­ta­fa­da cuan­do lle­gó mi pri­me­ra hi­ja, al me­nos no por las mis­mas ra­zo­nes que he leí­do o es­cu­cha­do», de­cía ha­ce unos días Eva Bai­lén, au­to­ra de Có­mo so­bre­vi­vir a los de­be­res de tu hi­jo, en el blog De Ma­mas y De Pa­pas. «Sin em­bar­go, es­toy de acuer­do en que hay que de­jar cla­ras las co­sas (…). No quie­ro ser una agua­fies­tas, no to­das las ma­dres vi­ven el par­to y la lac­tan­cia de la mis­ma ma­ne­ra, las ex­pe­rien­cias son tan di­ver­sas co­mo las mu­je­res que pa­san por ello», es­cri­bía.

Esa reali­dad, la de las ma­ter­ni­da­des di­fe­ren­tes, es la que reivin­di­can ma­dres co­mo Ali­cia, quien tu­vo a su hi­ja ha­ce tres años. «No tu­ve pro­ble­mas en dar el pe­cho a mi hi­ja, lo co­gió muy bien; tam­po­co pa­sé no­ches en­te­ras des­ve­la­da por el llan­to de mi be­bé por­que Ana dor­mía es­tu­pen­da­men­te. Y por esas dos co­sas de­bía sen­tir­me com­ple­ta­men­te fe­liz, o esa era la sen­sa­ción que te­nía», cuen­ta.

«Sin em­bar­go, la idea de que de­pen­die­ra tan­to de mí me ago­bia­ba. Cla­ro que sa­bía que la ma­ter­ni­dad es una gran res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro eso no quie­re de­cir que en al­gu­nos mo­men­tos pre­fe­ri­rías no te­ner esa res­pon­sa­bi­li­dad, aun­que ya la ha­yas asu­mi­do. Se pa­sa, es mo­men­tá­neo, pe­ro sí echas de me­nos de vez en cuan­do tu vi­da de an­tes», ex­pli­ca.

Echar de me­nos la vi­da an­te­rior es nor­mal

El sen­ti­mien­to de nos­tal­gia por una vi­da con me­nos res­pon­sa­bi­li­da­des co­mo la de an­tes de ser ma­dre mes co­mún a la ma­yo­ría de mu­je­res. Sin em­bar­go, hay quie­nes lo vi­vie­ron con ma­yor in­ten­si­dad. Es el ca­so de Re­be­ca, ma­dre de una ni­ña de cin­co años. «Cuan­do Ma­nue­la te­nía cua­tro me­ses pen­sa­ba que es­ta­ba tan can­sa­da que aun­que hu­bie­ra que­ri­do re­la­jar­me en un spa no hu­bie­ra te­ni­do fuer­zas ni pa­ra po­ner­me el ba­ña­dor », co­men­ta. «To­do me ago­bia­ba: yo era in­ca­paz de dor­mir, mi hi­ja no co­gía bien el pe­cho, me in­va­día una sen­sa­ción de tris­te­za tre­men­da al pen­sar en esa po­bre ni­ña con una ma­dre que no sa­bía cui­dar de ella... Lo peor era que no po­día, o no que­ría, con­tár­se­lo a na­die. ¿No se su­po­ne que ser ma­dre es a el su­mum de la fe­li­ci­dad?».

Re­be­ca lle­gó a pen­sar que te­nía de­pre­sión pos­par­to, e in­clu­so ha­bló con un es­pe­cia­lis­ta. Pe­ro es­te le di­jo que no le pa­sa­ba na­da ra­ro: la res­pon­sa­bi­li­dad de ser ma­dre abru­ma, y si a eso se le su­ma el ago­ta­mien­to, pa­re­ce que cual­quier di­fi­cul­tad es un obs­tácu­lo in­sal­va­ble. Re­co­no­ce que pro­cu­ra­ba re­cor­dar es­tas pa­la­bras a dia­rio por­que «aun­que no me ayu­dó a de­jar de sen­tir­me so­bre­pa­sa­da, sí me sir­vió pa­ra en­ten­der que no era la úni­ca pa­ra quien el nue­vo pa­pel de ma­má es­ta­ba sien­do di­fí­cil».

Ha­ce unos días, la fo­tó­gra­fa Da­nie­lle Fan­tis re­vo­lu­cio­na­ba las re­des so­cia­les con unas imá­ge­nes don­de su ami­ga Kathy Di­vi­cen­zo, ma­dre y pro­ta­go­nis­ta de las fo­to­gra­fías, de­nun­cia­ba pre­ci­sa­men­te que no se ha­ble de lo di­fí­cil que pue­de re­sul­tar la eta­pa pos­te­rior a dar a luz. «Te­ne­mos que de­jar de asu­mir que el pe­rio­do del pos­par­to es siem­pre eu­fó­ri­co por­que pa­ra 1 de ca­da 7 no lo es», es­cri­bía en su mu­ro de fa- ce­book ba­jo unas imá­ge­nes que se com­par­tie­ron en po­cas ho­ras en más de 73.000 oca­sio­nes y ob­tu­vie­ron 14.000 co­men­ta­rios. Las dos ins­tan­tá­neas mues­tran dos reali­da­des di­fe­ren­tes: en una apa­re­ce jun­to a dos ni­ños, con as­pec­to sa­lu­da­ble, en un am­bien­te per­fec­to y con la ca­sa or­de­na­da. En la otra, el des­or­den rei­na en una ha­bi­ta­ción don­de se ve a la mis­ma mu­jer muy des­me­jo­ra­da. Las dos ca­ras de una mis­ma si­tua­ción: utopía y reali­dad.

Amor in­con­di­cio­nal... pe­ro no de co­lor de ro­sa

Al con­tra­rio que Kathy Di­vi­cen­zo, Ma­ría, ma­dre de dos ni­ños de 5 y 7 años, no vi­vió la eta­pa del pos­par­to co­mo al­go di­fí­cil de su­pe­rar. Al con­tra­rio, dis­fru­tó de sus hi­jos tan­to, o in­clu­so más, de lo que ha­bía ima­gi­na­do. Pe­ro cuan­do ellos em­pe­za­ron a cre­cer no su­po có­mo afron­tar sus be­rrin­ches y en­fa­dos. «A ve­ces me sa­can de mis ca­si­llas. Co­mo cuan­do se po­nen a pe­lear­se en ple­na co­la del sú­per o en un res­tau­ran­te y soy in­ca­paz de con­se­guir que se es­tén quie­tos. In­clu­so lle­gas a pen­sar que has to­ma­do la de­ci­sión in­co­rrec­ta, que no de­be­rías ha­ber si­do ma­dre has­ta es­tar pre­pa­ra­da. Pe­ro, ¿cuán­do es eso? Mi ma­dre nos tu­vo con vein­ti­tan­tos, y so­mos cua­tro her­ma­nos y nun­ca la he es­cu­cha­do que­jar­se de na­da. Es co­mo si fué­ra­mos más dé­bi­les que las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res. Cla­ro que ellas no te­nían esa pre­sión por ser per­fec­tas en to­do o, al me­nos, esa es mi im­pre­sión» co­men­ta.

Re­fle­xio­nes si­mi­la­res pue­den ver­se en la se­rie es­tre­na­da es­te año Big Little Lies. En ella Res­se Whi­ters­poon y Ni­co­le Kid­man, en­tre otras, in­ter­pre­tan a un gru­po de ma­dres apa­ren­te­men­te con vi­das per­fec­tas que su­fren en si­len­cio las in­se­gu­ri­da­des y frus­tra­cio­nes de cual­quier ma­dre. Su éxi­to ha lo­gra­do com­ba­tir ta­bús co­mo que es im­po­si­ble que una ma­dre sien­ta mie­do, ira o ra­bia en cier­tas oca­sio­nes.

«No siem­pre es­ta­mos en nues­tro me­jor mo­men­to», di­ce Lucía, ma­dre de un ni­ño de sie­te años. «Y a ve­ces, cuan­do tu hi­jo pa­sa por una ma­la eta­pa o lle­gas can­sa­da del tra­ba­jo y te en­cuen­tras to­do ti­ra­do en el sa­lón des­pués de pa­sar­te la no­che re­co­gien­do y una lla­ma­da de su pro­fe­so­ra di­cien­do que tie­ne que ha­blar con­ti­go por­que se ha pe­lea­do con un com­pa­ñe­ro, pien­sas que quién te man­da­ría ser ma­dre. Por suer­te, ese sen­ti­mien­to no du­ra mu­cho, y te cul­pas por ha­ber­lo pen­sa­do si­quie­ra, pe­ro creo que no es bueno ne­gar­lo. Al fin y al ca­bo, a lo lar­go del día se nos pa­san mu­chas co­sas por la ca­be­za a to­dos, y no siem­pre es­ta­mos or­gu­llo­sos de nues­tros pen­sa­mien­tos», con­fie­sa es­ta ma­dre.

Ella nun­ca ha lle­ga­do al ex­tre­mo de arre­pen­tir­se real­men­te de su de­ci­sión, aun­que hay quien lo ha he­cho. Se tra­ta de un gru­po muy re­du­ci­do de mu­je­res, pe­ro exis­ten. La so­ció­lo­ga is­rae­lí Or­na Do­nath ha reuni­do al­gu­nos de sus tes­ti­mo­nios en el po­lé­mi­co li­bro Ma­dres arre­pen­ti­das (Re­ser­voir Books, 2016), don­de 23 ma­dres cuen­tan que, a pe­sar de que­rer a sus hi­jos, si pu­die­ran echar mar­cha atrás no los hu­bie­ran te­ni­do. «Veo que no se tra­ta de que él llo­re o yo me en­fa­de o no, o lo so­por­te o no… Más bien es una cues­tión de te­ner que re­nun­ciar a mi vi­da. En lo que a mí res­pec­ta, es una re­nun­cia de­ma­sia­do gran­de», afir­ma­ba una ma­dre lla­ma­da Odey­la en el li­bro.

La pre­sión so­cial

La pe­rio­dis­ta Sa­mant­ha Villar tam­bién le­van­ta­ba la po­lé­mi­ca ha­ce unos me­ses con es­tas pa­la­bras: «Hay un re­la­to úni­co de la ma­ter­ni­dad co­mo un es­ta­do idí­li­co, que no coin­ci­de con la reali­dad y es­tig­ma­ti­za a las mu­je­res que lo vi­ven de ma­ne­ra dis­tin­ta», de­cía en una en­tre­vis­ta con la agen­cia Efe. «Yo no soy más fe­liz aho­ra de lo que era an­tes (…). Te­ner hi­jos es per­der ca­li­dad de vi­da», afir­ma­ba.

Esa re­nun­cia es la que otras ma­dres men­cio­nan al ex­pli­car por qué no son fe­li­ces las 24 ho­ras del día aun­que su­pie­ran pre­via­men­te que a lo que se en­fren­ta­ban no iba a ser fá­cil. «Es­ta­ba men­ta­li­za­da pa­ra vi­vir ago­ta­da, pa­ra en­con­trar di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ci­liar, pa­ra re­nun­ciar a par­te de mi vi­da... Pe­ro la ver- dad es que no es­pe­ra­ba que esa re­nun­cia fue­ra tan ro­tun­da. Me sien­to cul­pa­ble so­lo por que­jar­me por­que ado­ro a mis hi­jos. Pe­ro que los quie­ra no quie­re de­cir que no ten­ga en­vi­dia a ve­ces de mis ami­gas sin hi­jos. Y sin em­bar­go, nun­ca lo con­fe­sa­ría en pú­bli­co. Las de­más ma­dres, y tam­bién los hom­bres, nos ven co­mo au­tén­ti­cos mons­truos o de­men­tes si des­pués de ser ma­dres con­fe­sa­mos que no nos gus­ta tan­to la ma­ter­ni­dad, aun­que es­te­mos enamo­ra­das de nues­tros hi­jos», ase­gu­ra es­ta ma­dre cu­yo nom­bre pre­fie­re man­te­ner en el ano­ni­ma­to.

La pre­sión so­cial de la que ha­bla tam­bién es­tá pre­sen­te en las con­ver­sa­cio­nes so­bre có­mo de­be com­por­tar­se una ma­dre. ¿Hay que sa­cri­fi­car­se al má­xi­mo por los hi­jos? ¿Ser ma­dre sig­ni­fi­ca re­nun­ciar a la pro­pia vi­da? Es el debate que se abrió ha­ce unas se­ma­nas a raíz de una ima­gen de la can­tan­te So­ra­ya Ar­ne­las en sus re­des so­cia­les. A los po­cos días de dar a luz sa­lió a ce­nar con su pa­re­ja y col­gó una fo­to del mo­men­to. Re­ci­bió un alu­vión de crí­ti­cas por ha­ber de­ja­do a su be­bé con los abue­los tan pron­to. Ella con­tes­tó: «Al­gún día os con­ta­ré el ca­pí­tu­lo de esas ma­más que no pue­den dar el pe­cho a sus hi­jos y se ali­men­tan a ba­se de bi­be­ro­nes... En­ton­ces esos ni­ños se que­dan en ca­sa du­ran­te dos ho­ras y me­dia, dor­mi­dos, por­que son be­bés de seis días. Cui­da­dos de una ma­ne­ra ex­cep­cio­nal por sus abue­los, mien­tras sus pa­dres, que se aman de aquí al in­fi­ni­to, pa­san un ra­to jun­tos y se de­di­can tiem­po, co­mo de­be ser, por­que ama­mos a nues­tros hi­jos, pe­ro yo amo a mi pa­re­ja co­mo a na­die más. Ni­ños de seis días que duer­men, se ali­men­tan y ha­cen sus co­si­tas... Na­da más, por­que son be­bés de seis días. No hay mu­cho más… Si eso es ser una ma­la ma­dre, soy una ma­la ma­dre. Pe­ro aun así, es mi vi­da y mi fa­mi­lia».

Mi­riam, ma­dre de una ni­ña de sie­te años, es­tá de acuer­do con que ca­da ma­dre de­be criar a sus hi­jos co­mo ella y su pa­re­ja crean. Pien­sa que a ve­ces el en­torno fo­men­ta que se afron­te la ma­ter­ni­dad de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra, aun­que ase­gu­ra que eso sig­ni­fi­que que la so­cie­dad pre­sio­na a las mu­je­res pa­ra ser ma­dres. «Si fue­ra así, to­das las mu­je­res ten­drían hi­jos y ca­da vez hay más que no los tie­nen. Me pa­re­ce una de­ci­sión tan res­pe­ta­ble co­mo la de te­ner­los, pe­ro es­tá cla­ro es que una vez que los tie­nes es im­po­si­ble no que­rer­los has­ta que ca­si te due­le», di­ce.

Mi­riam, al igual que Re­be­ca, Lucía, Ma­ría o Ali­cia, ase­gu­ran que sus vi­das son más ru­ti­na­rias des­de que ejer­cen de ma­más. Y des­de lue­go, más ago­ta­do­ras. Pe­ro tam­bién di­ver­ti­das, fe­li­ces, emo­cio­nan­tes, ale­gres... En gran par­te, gra­cias a sus hi­jos.

Lle­gas a pen­sar que has to­ma­do la de­ci­sión in­co­rrec­ta, que no de­be­rías ha­ber si­do ma­dre has­ta es­tar pre­pa­ra­da. Pe­ro, ¿cuán­do es eso?

Me sien­to cul­pa­ble so­lo por que­jar­me, por­que ado­ro a mis hi­jos. Pe­ro que­rer­les no im­pli­ca que no ten­ga en­vi­dia de ami­gas sin hi­jos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.