Pos­par­to

¿Se te es­ca­pa el pis des­de que has si­do ma­dre? ¿Te di­cen que evo­lu­cio­nas bien pe­ro sien­tes mo­les­tias? Eso es que tu pe­ri­né aún no se ha re­cu­pe­ra­do del em­ba­ra­zo y el par­to. Puedes so­lu­cio­nar­lo.

Ser Padres - - Sumario -

Un pe­ri­né fuer­te

Eva siem­pre ha­bía oí­do con­tar a su ma­dre lo mal que lo ha­bía pa­sa­do des­pués de sus dos par­tos por­que se le es­ca­pa­ba el pis so­lo con to­ser. Por eso lo pri­me­ro que pre­gun­tó en el cur­so de pre­pa­ra­ción al par­to fue qué po­día ha­cer ella pa­ra no co­rrer la mis­ma suer­te.

La res­pues­ta de su ma­tro­na fue con­tun­den­te: «Cui­dar y for­ta­le­cer la mus­cu­la­tu­ra de la pel­vis». Así que Eva de­ci­dió to­már­se­lo muy en se­rio.

Lo pri­me­ro, pre­ve­nir

«Lo ideal se­ría que la mu­jer que pla­ni­fi­ca el em­ba­ra­zo so­li­ci­ta­ra una eva­lua­ción fun­cio­nal del suelo pél­vi­co an­tes de que­dar­se em­ba­ra­za­da, pa­ra ver en qué si­tua­ción es­tá la mus­cu­la­tu­ra an­tes de que re­per­cu­tan en ella las hor­mo­nas de la ges­ta­ción», apun­ta Ly­dia Se­rra, fi­sio­te­ra­peu­ta y di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to de Fi­sio­te­ra­pia In­te­gral Pél­vi­ca (IFIP). «Se eva­lúa el es­ta­do de múscu­los y li­ga­men­tos, la ac­ti­vi­dad de­por­ti­va pre­via, los fac­to­res de ries­go…», aña­de.

Lue­go, re­co­mien­da ha­cer la eva­lua­ción en la se­ma­na 20. «Ya he­mos pa­sa­do el pri­mer tri­mes­tre, el em­ba­ra­zo es­tá con­so­li­da­do, las mo­les­tias ini­cia­les han ce­di­do y no exis­te aún un so­bre­pe­so ex­ce­si­vo ni se ha for­za­do mu­cho la mus­cu­la­tu­ra. Si em­pe­za­mos a tra­ba­jar el suelo pél­vi­co en la se­ma­na 35 no da tiem­po a pre­pa­rar­lo pa­ra el par­to», ad­vier­te.

Fac­to­res de ries­go

En esa eva­lua­ción, el es­pe­cia­lis­ta pue­de en­con­trar tres si­tua­cio­nes: Un tono mus­cu­lar nor­mal. Una mus­cu­la­tu­ra hi­per­tó­ni­ca, cuan­do hay con­trac­tu­ra mus­cu­lar del suelo pél­vi­co, po­ca elas­ti­ci­dad.

Un suelo pél­vi­co hi­po­tó­ni­co: dé­bil, con ba­jo tono mus­cu­lar y mus­cu­la­tu­ra la­xa.

Exis­ten fac­to­res de ries­go que pue­den ha­ber afec­ta­do al suelo pél­vi­co du­ran­te la vi­da: el es­tre­ñi­mien­to, do­lor en las re­la­cio­nes se­xua­les, ha­ber­se so­me­ti­do a al­gu­na ci­ru­gía pél­vi­ca, her­nias dis­ca­les, pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios cró­ni­cos (as­ma, bron­qui­tis) que ha­cen que la mu­jer es­té to­do el día to­sien­do o es­tor­nu­dan­do…

Las mu­je­res que han su­fri­do in­fec­cio­nes de re­pe­ti­ción – cis­ti­tis y cán­di­das prin­ci­pal­men­te– tie­nen mu­chas pro­ba­bi­li­da­des de te­ner un suelo pél­vi­co con­trac­tu­ra­do, al igual que las que prac­ti­can de­por­tes de im­pac­to, co­mo co­rrer.

«Hay mu­chas mu­je­res pri­me­ri­zas, jó­ve­nes, sa­nas, sin una pa­to­lo­gía pre­via gra­ve, que lle­gan al pri­mer

Pa­ra no te­ner pro­ble­mas en el suelo pél­vi­co, se acon­se­ja pre­ve­nir y tra­ba­jar­lo du­ran­te el em­ba­ra­zo

em­ba­ra­zo con el suelo pél­vi­co en muy mal es­ta­do, y no lo sa­ben por­que no iden­ti­fi­can los sín­to­mas», apun­ta la ex­per­ta.

La pre­pa­ra­ción fí­si­ca del suelo pél­vi­co du­ran­te el em­ba­ra­zo se pla­ni­fi­ca en fun­ción de su es­ta­do. Los ejer­ci­cios de Ke­gel y el ma­sa­je pe­ri­neal son las dos téc­ni­cas clá­si­cas de pre­pa­ra­ción del pe­ri­né y se pue­den com­bi­nar con otras téc­ni­cas de fi­sio­te­ra­pia es­pe­cí­fi­cas, pe­ro no to­do va­le pa­ra to­das.

« Aho­ra to­do el mun­do ha­ce ma­sa­je pe­ri­neal –apun­ta Ly­dia Se­rra–, pe­ro no se de­be ha­cer sin más. El ob­je­ti­vo del ma­sa­je pe­ri­neal es me­jo­rar la elas­ti­ci­dad de ca­ra al par­to y fa­vo­re­cer la re­cu­pe­ra­ción de los te­ji­dos des­pués. Pe­ro tan­to si tie­nes un suelo pél­vi­co rí­gi­do, al­go muy ha­bi­tual en mu­je­res de­por­tis­tas, co­mo en el ca­so de que lo ten­gas la­xo, no con­vie­ne co­men­zar por ahí». En su cen­tro pla­ni­fi­can la pre­pa­ra­ción fí­si­ca de ab­do­men y pe­ri­né de ma­ne­ra que es­té ter­mi­na­da cua­tro se­ma­nas an­tes de la fe­cha pre­vis­ta de par­to, por si es­te se ade­lan­ta, aun­que la mu­jer pue­de se­guir ha­cien­do sus ejer­ci­cios de man­te­ni­mien­to en ca­sa has­ta que va­ya a dar a luz, siem­pre que el gi­ne­có­lo­go dé el vis­to bueno. En cual­quier ca­so, si es­tás le­yen­do es­te ar­tícu­lo y ya has su­pe­ra­do con cre­ces la se­ma­na 20, no im­por­ta: ha­bla con tu ma­tro­na o tu fi­sio­te­ra­peu­ta y tra­ba­ja tu pe­ri­né to­do lo que pue­das en el tiem­po que te que­de.

Des­pués de dar a luz… «Hous­ton, te­ne­mos un pro­ble­ma»

To­do es­to es­tá muy bien, pe­ro nues­tro be­bé ya ha na­ci­do, ya nos han da­do el al­ta y se nos es­ca­pa el pis, hay pro­lap­so… Y aho­ra, ¿qué?

La ma­tro­na sue­le re­vi­sar a la re­cien­te ma­má a los diez días del par­to. En es­ta vi­si­ta rea­li­za un re­co­no­ci­mien­to gi­ne­co­ló­gi­co y una pri­me­ra va­lo­ra­ción del suelo pél­vi­co, y pue­de dar in­di­ca­cio­nes so­bre las pri­me­ras me­di­das.

« No es con­ve­nien­te que la mu­jer co­mien­ce a ha­cer ejer­ci­cios por su cuen­ta sin ha­ber ha­bla­do an­tes con la ma­tro­na o el gi­ne­có­lo­go – ex­pli­ca Ly­dia Se­rra–. Si to­do va nor­mal, cuan­do ter­mi­na la cua­ren­te­na se va­lo­ra el es­ta­do del suelo pél­vi­co y el ab­do­men. Los fi­sio­te­ra­peu­tas eva­lua­mos el es­ta­do de ar­ti­cu­la­cio­nes, vís­ce­ras, múscu­los, li­ga­men­tos…».

Lo ha­bi­tual es em­pe­zar a for­ta­le­cer el pe­ri­né con los ejer­ci­cios de Ke­gel y gim­na­sia ab­do­mi­nal hi­po­pre­si­va, pe­ro Se­rra ad­vier­te: «En nin­gún ca­so se de­ben uti­li­zar bo­las chi­nas o co­nos va­gi­na­les en la se­ma­na 6-8 del pos­par­to, el tra­ba­jo con pe­sas va­gi­na­les es la rec­ta fi­nal de la re­cu­pe­ra­ción. Un par­to, por bien que va­ya, es un trau­ma­tis­mo pa­ra el suelo pél­vi­co, y su reha­bi­li­ta­ción mus­cu­lar de­be­ría en­fo­car­se co­mo la de la le­sión de un de­por­tis­ta.

Des­de el prin­ci­pio

Se­rra cree que el tra­ta­mien­to del suelo pél­vi­co en el pos­par­to se afron­ta de­ma­sia­das ve­ces en el or­den in­ver­so al que de­be­ría ser. Es­tas son sus pro­pues­tas. «Pri­me­ro, haz­te la eva­lua­ción con el fi­sio­te­ra­peu­ta es­pe­cia­lis­ta en suelo pél­vi­co al aca­bar la cua­ren­te­na, pa­ra que te pau­te una ta­bla de ejer­ci­cios per­so­na­li­za­da. ¿Puedes tra­ba­jar en ca­sa? Lo ha­ces. Pe­ro si no es­tás bien y ne­ce­si­tas apa­ra­to­lo­gía, no tie­ne sen­ti­do es­pe­rar. Un bul­to, rui­dos de ai­re va­gi­na­les, mo­les­tias… Hay sín­to­mas que hay que ata­jar cuan­to an­tes, por­que tie­nen una re­per­cu­sión im­por­tan­te en la vi­da de la mu­jer. Ne­ce­si­ta es­tar en el me­jor es­ta­do po­si­ble pa­ra con­cen­trar­se en su be­bé y, a los cua­tro me­ses, va a es­tar ha­cien­do una vi­da nor­mal. Y no al re­vés: em­pie­zo yo por mi cuen­ta y si pa­san los me­ses y veo que si­go con mo­les­tias, voy».

Ade­más de los ejer­ci­cios de Ke­gel y los ma­sa­jes, hay téc­ni­cas es­pe­cí­fi­cas de fi­sio­te­ra­pia que pue­den ace­le­rar mu­cho la re­cu­pe­ra­ción: te­ra­pias ma­nua­les (ma­sa­jes pe­ri­nea­les), bio­feed­back (elec­tro­dos va­gi­na­les li­ga­dos a una se­ñal acús­ti­ca y vi­sual que ayu­da a dis­tin­guir los múscu­los que hay que con­traer), elec­tro­es­ti­mu­la­ción (co­rrien­tes que pro­vo­can una con­trac­ción mus­cu­lar)…

No aguan­tes el do­lor

Ly­dia Se­rra ase­gu­ra que en con­sul­ta ven a mu­chas mu­je­res que sien­ten do­lor por la ci­ca­triz de la epi­sio­to­mía aun­que es­té evo­lu­cio­nan­do bien. Lo cier­to es que no se pue­den sen­tar, ni ca­mi­nar, ni te­ner re­la­cio­nes. In­de­pen­dien­te­men­te del tiem­po que ha­ya trans­cu­rri­do des­de el par­to, si exis­te do­lor hay que con­sul­tar a la ma­tro­na y al gi­ne­có­lo­go. «Y si ellos te di­cen que to­do es­tá bien (que ha ci­ca­tri­za­do, que no hay in­fec­ción) pe­ro sien­tes mo­les­tias, ve­te a un fi­sio­te­ra­peu­ta es­pe­cia­li­za­do. No pue­de ser que las mu­je­res pa­sen dos me­ses con un do­lor te­rri­ble y la so­lu­ción sea “ya ve­rás co­mo con el tiem­po me­jo­ras”. La reali­dad es que no es así. Hay mu­je­res que cor­tan la lac­tan­cia por­que no aguan­tan ni diez mi­nu­tos sen­ta­das. No te­ner re­la­cio­nes, sen­tir do­lor al ca­mi­nar… To­do eso ge­ne­ra un ni­vel de in­ca­pa­ci­dad y de frus­tra­ción enor­me. Pa­ra tra­ba­jar el suelo pél­vi­co se es­pe­ra a que ha­ya pa­sa­do ese tiem­po, pe­ro pa­ra ata­jar el do­lor, el fi­sio tie­ne he­rra­mien­tas pa­ra ac­tuar des­de el día si­guien­te del par­to».

En nin­gún ca­so se de­ben uti­li­zar bo­las chi­nas o co­nos va­gi­na­les na­da más ter­mi­nar la cua­ren­te­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.