Sín­dro­me del ni­do

Rec­ta fi­nal del em­ba­ra­zo: tri­pa en su ex­ten­sión má­xi­ma, hin­cha­zón ge­ne­ra­li­za­da, ner­vios a flor de piel, can­san­cio... Con es­te pa­no­ra­ma, ¿qué sen­ti­do tie­nen esos bro­tes de vi­ta­li­dad y ener­gía que te lle­van a de­jar tu ca­sa co­mo los cho­rros del oro, ge­ne­ralm

Ser Padres - - Embarazo -

ANIDAR

«Ac­ción de ha­cer el ni­do (un ave u otro ani­mal) pa­ra vi­vir en él; al­ber­gar, abri­gar, aco­ger ». Sal­van­do las dis­tan­cias (so­bre to­do en lo que se re­fie­re al «otro ani­mal»), es­ta de­fi­ni­ción se ajus­ta per­fec­ta­men­te al mo­ti­vo úl­ti­mo que se ocul­ta de­trás de una ac­ti­tud en las que caen mu­chas mu­je­res po­co an­tes del par­to y que se ha de­no­mi­na­do sín­dro­me del ni­do. Sus sín­to­mas son cla­ros: afán por or­de­nar, lim­piar o de­co­rar, ge­ne­ral­men­te de for­ma com­pul­si­va, a me­nu­do de ma­ne­ra ins­tin­ti­va (sin un plan pre­de­fi­ni­do) y en un buen nú­me­ro de oca­sio­nes con noc­tur­ni­dad. El in­som­nio tí­pi­co del fi­nal del em­ba­ra­zo se con­vier­te en el me­jor alia­do de es­tas con­duc­tas.

Bien lo sa­be Ana, quien aún hoy, va­rios me­ses des­pués de te­ner a su hi­ja Ada, no se re­co­no­ce en aque­lla mu­jer que, em­ba­ra­za­da de ocho me­ses, plan­tó ca­ra al go­te­lé que ador­na­ba las pa­re­des de su do­mi­ci­lio des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les. «De re­pen­te me di cuen­ta de lo feo que que­da­ba, así que, pa­ño y pul­ve­ri­za­dor en ris­tre, me afa­né en ali­sar las pa­re­des. Mi ob­je­ti­vo era que cuan­do mi ni­ña lle­ga­ra a ca­sa con­tem­pla­ra un ho­gar sin ras­tro de “gra­nos” (co­mo si ella se fue­ra a dar cuen­ta...). So­lo aguan­té me­dia pa­red y, por suer­te, mi ma­ri­do hi­zo el res­to mien­tras yo me re­cu­pe­ra­ba de la ce­sá­rea en el hos­pi­tal,

He­ren­cia ca­ver­ní­co­la

¿Hor­mo­nas? ¿Un me­ca­nis­mo pa­ra ca­na­li­zar la an­sie­dad an­te el par­to? ¿Vi­sión prác­ti­ca y ta­len­to or­ga­ni­za­ti­vo lle­va­dos al ex­tre­mo?... De to­do hay en es­te sín­dro­me, tal y co­mo han con­fir­ma­do las in­ves­ti­ga­cio­nes que lo han ana­li­za­do. En la úl­ti­ma, rea­li­za­da en la Uni­ver­si­dad de McMas­ter (Ca­na­dá), se de­du­ce que no es un com­por­ta­mien­to irra­cio­nal o frí­vo­lo «sino un me­ca­nis­mo in­na­to y an­ces­tral que lle­va a las fu­tu­ras ma­dres a pre­pa­rar el en­torno y pro­por­cio­nar un am­bien­te se­gu­ro a sus vás­ta­gos», se­gún ex­pli­có la psi­có­lo­ga Mar­la An­der­son, una de las au­to­ras de la in­ves­ti­ga­ción.

Por otro la­do, y co­mo ocu­rre con la ma­yo­ría de los fe­nó­me­nos que se pro­du­cen en el em­ba­ra­zo, el sín­dro­me tam­bién tie­ne un com­po­nen­te hor­mo­nal. En es­te ca­so es la oxi­to­ci­na: sus ni­ve­les se dis­pa­ran en la se­ma­na 37ª pa­ra pre­pa­rar al or­ga­nis­mo pa­ra el par­to y po­ten­ciar to­das las con­duc­tas re­la­cio­na­das con el ins­tin­to ma­ter­nal. pe­ro la ver­dad es que to­da mi con­cen­tra­ción y ener­gía es­ta­ban vol­ca­das en esa la­bor. Es­ta­ba real­men­te can­sa­da, pe­ro cuan­do me po­nía de lleno en la “ope­ra­ción go­te­lé” no­ta­ba un subidón de ener­gía in­des­crip­ti­ble».

Aun­que son mu­chas las ma­más que ca­na­li­zan los efec­tos de es­te sín­dro­me ha­cia la de­co­ra­ción o las ma­nua­li­da­des (te­jer es la ac­ti­vi­dad es­tre­lla), lo ha­bi­tual es que las con­duc­tas pro­pias de la anida­ción se cen­tren en el be­bé (su ro­pa, su cuar­to) o en la lo­gís­ti­ca del ho­gar de ca­ra al pos­par­to.

Ma­nue­la, cuen­ta có­mo se con­vir­tió en la rei­na del con­ge­la­do: «Cuan­to más se acer­ca­ba la fe­cha pre­vis­ta de par­to, me­nos sa­lía de la co­ci­na: co­ci­na­ba en gran­des can­ti­da­des y con­ge­la­ba al mis­mo rit­mo, co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na. Cuan­do mi con­ge­la­dor di­jo «bas­ta», por­que ya no ca­bía ni me­dio en­va­se más, cam­bié los pu­che­ros por la va­po­re­ta que me pres­tó mi cu­ña­da. So­lo el día en que me vi tras­tean­do con es­te apa­ra­to a las tres de la ma­ña­na caí en la cuen­ta de que a lo me­jor se me ha­bía ido un po­co la pin­za».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.