El víncu­lo

El amor en­tre ma­dre e hi­jo

Ser Padres - - Bienvenido -

Si­món aca­ba de lle­gar al mun­do. Sien­te frío y es­tá des­con­cer­ta­do. De re­pen­te le co­lo­can so­bre la tri­pi­ta de ma­má. La hue­le, la re­co­no­ce y rep­ta po­qui­to a po­co has­ta su pe­cho. Ya se sien­te me­jor. La mi­ra y los ojos de ella re­bo­san amor. Sí, se quie­ren y se sien­ten afor­tu­na­dos por es­tar jun­tos. Acaban de es­ta­ble­cer un víncu­lo po­de­ro­sí­si­mo que ga­ran­ti­za la su­per­vi­ven­cia del be­bé. A par­tir de aho­ra ma­má ha­rá to­do los po­si­ble pa­ra que su chi­qui­tín sea fe­liz.

Cuan­do ha­bla­mos del víncu­lo nos re­fe­ri­mos a la es­tre­cha y pro­fun­da re­la­ción que se ge­ne­ra en­tre una ma­dre y su hi­jo. To­da nues­tra bio­lo­gía es­tá pre­pa­ra­da pa­ra ge­ne­rar es­ta co­ne­xión es­pe­cial con nues­tro be­bé tras el par­to.

Una vez es­ta­ble­ci­do el víncu­lo, la ma­dre es ca­paz de sa­ber qué le pa­sa a su hi­jo y el be­bé se sien­te se­gu­ro. Am­bos se en­tien­den sin pa­la­bras y se ob­ser­van mu­tua­men­te con asom­bro y ad­mi­ra­ción. En el es­ta­ble­ci­mien­to del víncu­lo in­ter­vie­nen los dos, ma­dre e hi­jo. El be­bé no es pa­si­vo. La ma­dre tie­ne el ins­tin­to de cui­dar de su be­bé y nu­trir­lo. El pe­que­ñín, me­dian­te el len­gua­je no ver­bal y el llan­to, la va guian­do; ella res­pon­de, cu­bre sus ne­ce­si­da­des; él a su vez tam­bién res­pon­de, se acu­rru­ca en ella, la abra­za, le son­ríe, se sien­te fe­liz en su pre­sen­cia. El víncu­lo se ba­sa en una co­mu­ni­ca­ción pla­cen­te­ra pa­ra am­bos.

Mo­men­tos cla­ve

La co­ne­xión en­tre los dos se ge­ne­ra con el con­tac­to, con la mi­ra­da, con el amor y unas ve­ces va más de­pri­sa y otras más des­pa­cio. Hay mo­men­tos cla­ve, co­mo tras el par­to, en los que to­das nues­tras hor­mo­nas es­tán pre­pa­ra­das pa­ra ge­ne­rar es­ta co­ne­xión con el be­bé. Pe­ro si no pue­de ser en ese mo­men­to, po­de­mos fa­vo­re­cer si­tua­cio­nes de vin­cu­la­ción más ade­lan­te.

To­das las ex­pe­rien­cias de con­tac­to fí­si­co agra­da­bles li­be­ran en el ce­re­bro hor­mo­nas que fa­vo­re­cen la unión con el be­bé. Si de­ja­mos nues­tros pen­sa­mien­tos a un la­do y nos su­mer­gi­mos en los sen­ti­dos, el víncu­lo fra­gua más de­pri­sa por­que po­de­mos en­ten­der me­jor las se­ña­les de nues­tro be­bé, lo que nos ha­rá sen­tir más se­gu­ras. Nues­tro cuer­po apren­de rá­pi­do.

Con­tac­to vi­sual:

mi­rar al be­bé a los ojos. De to­do lo que hay a su al­re­de­dor, nues­tros ojos son lo que más le gus­ta. Tam­bién nos ayu­da­rá ob­ser­var­le a me­nu­do, sus mo­vi­mien­tos, sus ges­tos, sus pre­fe­ren­cias... Apren­der a in­ter­pre­tar sus se­ña­les no ver­ba­les, que son con las que se co­mu­ni­ca con no­so­tros.

Con­tac­to piel con piel

(cuan­ta más piel ha­ya en con­tac­to, me­jor): tum­bar­nos jun­tos, aca­ri­ciar­le, me­cer­le, abra­zar­le.

Oler al be­bé:

es muy ins­tin­ti­vo. Ca­da be­bé pue­de re­co­no­cer a su ma­dre por el olor. Y aun­que parezca in­creí­ble, la ma­dre tam­bién po­dría ha­cer lo mis­mo con su be­bé. Al oler­lo es­ti­mu­la­mos nues­tro ce­re­bro más pri­mi­ti­vo, y des­pier­ta nues­tra ter­nu­ra e ins­tin­to de pro­tec­ción.

Los so­ni­dos:

los so­ni­dos de nues­tro be­bé son muy es­pe­cia­les pa­ra no­so­tros. Es­cu­char­los con aten­ción y dar­nos cuen­ta de que in­ten­ta co­mu­ni­car­se con no­so­tros nos ani­ma a co­mu­ni­car­nos no­so­tros con él: con pa­la­bras o so­ni­dos, con can­cio­nes, con ca­ri­cias o abra­zos. Nos be­ne­fi­cia a los dos.

¿Có­mo es­ta­ble­cer el víncu­lo si es­tá en la in­cu­ba­do­ra?

Es­te­ban na­ció por sor­pre­sa un mes y me­dio an­tes de lo es­pe­ra­do. Na­die lo pu­so so­bre el pe­cho de Sil­via, su ma­dre. Al na­cer, se lo lle­va­ron co­rrien­do. La pri­me­ra vez que ma­má lo vio es­ta­ba al otro la­do de una mam­pa­ra de cris­tal, in­tu­ba­do, y Sil­via no sa­bía si que­ría que­dar­se allí o sa­lir co­rrien­do y ol­vi­dar­se de to­do. Na­da ha­bía si­do co­mo se lo ha­bía ima­gi­na­do, y la de­cep­ción ( so­bre to­do el mie­do) aún es­ta­ban en su cuer­po. Mi­ra­ba al be­bé… co­mo si no fue­ra su­yo.

« Las cir­cuns­tan­cias que ro­dean un na­ci­mien­to pre­ma­tu­ro sue­len ser bas­tan­te trau­má­ti­cas», afir­ma la Dra. Ibo­ne Ol­za, psi­quia­tra in­fan­til y pe­ri­na­tal. «Hay to­da una se­rie de pér­di­das que asu­mir: pér­di­da de las úl­ti­mas se­ma­nas de em­ba­ra­zo, pér­di­da del par­to so­ña­do, a ve­ces de la sa­lud del be­bé…». Así que es nor­mal que la ma­dre ten­ga emo­cio­nes am­bi­va­len­tes. Mu­chas ma­dres en es­tas cir­cuns­tan­cias, y so­bre to­do si la sa­lud del be­bé es­tá en pe­li­gro, evi­tan in­cons­cien­te­men­te vin­cu­lar­se pa­ra evi­tar su­frir una po­si­ble pér­di­da. Re­co­no­cer qué nos es­tá pa­san­do, po­ner pa­la­bras a nues­tros mie­dos, ex­pre­sar­los en voz al­ta (com­par­tir­los con nues­tros se­res que­ri­dos) ayu­da­rá a dar los si­guien­tes pa­sos.

¿Có­mo es­ta­ble­cer el víncu­lo? El mé­to­do “can­gu­ro” ha de­mos­tra­do ser muy efi­caz en es­tos ca­sos. El es­tre­cho con­tac­to piel con piel con el be­bé de­vuel­ve a la ma­dre la con­fian­za, la se­gu­ri­dad, la co­ne­xión con su hi­jo. Las hor­mo­nas pre­sen­tes en el par­to y res­pon­sa­bles del enamo­ra­mien­to, co­mo la oxi­to­ci­na, son se­gre­ga­das en el con­tac­to piel con piel. Así que man­te­ner a nues­tro hi­jo cer­ca de nues­tro cuer­po nos ayu­da­rá. Si no es po­si­ble, ser­vi­rá aca­ri­ciar­lo siem­pre que po­da­mos, can­tar­le, dar­le el pe­cho, me­cer­lo, ob­ser­var­lo muy de cer­ca… son ac­cio­nes que van ge­ne­ran­do el víncu­lo, que nos unen a am­bos y que con­sue­lan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.