Es­cu­char no es oír.

¿Te has pa­ra­do a pen­sar si real­men­te es­tás aten­to a lo que tu hi­jo in­sis­te en con­tar­te? Su men­sa­je con­tie­ne más que pa­la­bras y hay que apren­der a des­ci­frar­lo.

Ser Padres - - En familia - Ma­ría Campo, pe­dia­tra Ase­so­ra pe­da­gó­gi­ca Edu­ka & Na­tu­re. edu­ka­na­tu­re.com

Los ni­ños es­tán con­ti­nua­men­te trans­mi­tién­do­nos men­sa­jes. Tie­nen gran ne­ce­si­dad de con­tar y ex­pre­sar. Mu­chas ve­ces son tan in­sis­ten­tes y re­pi­ten tan­to aque­llo que quie­ren trans­mi­tir que ape­nas les ha­ce­mos ca­so, pe­ro es im­por­tan­te no ob­viar esos men­sa­jes. No so­lo trans­mi­ten una in­for­ma­ción con­cre­ta o da­tos sino que, ade­más, sue­len ir acom­pa­ña­dos de sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes. Co­mu­ni­can mu­cho más de lo ini­cial­men­te pen­sa­mos.

El es­tar tan ocu­pa­dos y tra­tar de ha­cer tan­tas co­sas a la vez sue­le ser un in­con­ve­nien­te de ca­ra a ser ca­pa­ces de es­cu­char­les bien y no so­lo oír­les. Pa­ra ello, es im­por­tan­te se­guir las si­guien­tes pau­tas:

Pen­sar que en la co­mu­ni­ca­ción in­ter­vie­nen dos per­so­nas de for­ma ac­ti­va. Es­to sig­ni­fi­ca que los dos tie­nen co­sas que co­mu­ni­car y, por tan­to, hay que sa­ber co­mu­ni­car, es­pe­rar su turno y sa­ber es­cu­char.

No siem­pre hay que co­mu­ni­car o trans­mi­tir al­go, sino que pue­de que nues­tros hi­jos ne­ce­si­ten ser es­cu­cha­dos aun­que no se­pan pe­dír­nos­lo di­rec­ta­men­te.

De­di­car tiem­po pa­ra ha­blar y es­cu­char. La es­ca­sez de tiem­po que se tie­ne en la so­cie­dad ac­tual di­fi­cul­ta mu­chas si­tua­cio­nes que re­quie­ren de él de ma­ne­ra im­pres­cin­di­ble. Es muy im­por­tan­te que el ni­ño se sien­ta es­cu­cha­do, que per­ci­ba que se le de­di­ca aten­ción.

Es­cu­char sin in­ter­fe­ren­cias ni dis­trac­cio­nes. Pa­ra es­cu­char de mo­do efi­caz y óp­ti­mo a nues­tro hi­jos de­be­mos ha­cer­lo de­di­cán­do­nos a ellos sin rea­li­zar otras ta­reas de mo­do si­mul­tá­neo. De es­te mo­do, lo­gra­re­mos que nues­tros hi­jos se sien­tan im­por­tan­tes y que es­ta pro­pia si­tua­ción les in­vi­te a es­tar más có­mo­dos y a te­ner ma­yor mo­ti­va­ción pa­ra ha­blar.

Es­cu­char sin juz­gar. Es muy im­por­tan­te es­cu­char a nues­tros hi­jos sin ha­cer va­lo­ra­cio­nes y sin que se sien­tan juz­ga­dos. No es eso lo que ne­ce­si­tan ni lo que nos es­tán pi­dien­do. En reali­dad, ellos quie­ren que les es­cu­che­mos y po­der desaho­gar­se. A ve­ces, ne­ce­si­tan ayu­da, con­se­jo o res­pues­ta pe­ro, mu­chas otras ve­ces, so­lo desean sen­tir­se es­cu­cha­dos. Si per­ci­ben que es­ta­mos ha­cien­do va­lo­ra­cio­nes de lo que nos han con­ta­do es muy pro­ba­ble que la si­guien­te vez que ten­gan al­go que trans­mi­tir­nos no lo ha­gan y aca­ben ca­llán­do­se­lo o con­tán­do­lo en fo­ros no acon­se­ja­bles o me­nos ade­cua­dos pa­ra ellos.

Es­tas pau­tas fa­ci­li­ta­rán una co­mu­ni­ca­ción más flui­da, pe­ro a la vez es im­por­tan­te ser ca­pa­ces de ob­ser­var­les y ver qué tra­tan de ex­pre­sar con sus ges­tos y ex­pre­sio­nes. Hay que mi­rar­les a la ca­ra cuan­do nos ha­blan. El men­sa­je que trans­mi­ten sue­le ir acom­pa­ña­do de ges­tos que nos da­rán mu­cha in­for­ma­ción aña­di­da y ayu­dan a sa­ber có­mo se sien­ten. Es­to com­ple­men­ta­rá mu­chí­si­mo la co­mu­ni­ca­ción.

Ade­más, es con­ve­nien­te ob­ser­var sus ges­tos en el pro­pio si­len­cio. Pue­den ir car­ga­dos de gran con­te­ni­do sin un men­sa­je tex­tual ex­plí­ci­to. El si­len­cio di­ce mu­cho y se sue­le es­cu­char po­co. Hay mu­chos ni­ños que cuan­do no ha­blan es­tá cla­ro que les pa­sa al­go, pe­ro tam­bién hay otros que ape­nas sue­len ha­blar, por ser mas ca­lla­dos, pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que no ten­gan co­sas que de­cir.

Se tra­ta, por tan­to, de desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad de sa­ber ob­ser­var, es­cu­char y sen­tir aque­llo que pue­dan es­tar sin­tien­do sin ne­ce­si­dad de es­pe­rar a que lo cuen­ten de mo­do ex­clu­si­va­men­te ver­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.