“Po­de­mos ayu­dar­les a ser fe­li­ces”

So­mos los en­tre­na­do­res de nuestros hi­jos y su fe­li­ci­dad de­pen­de de có­mo les en­se­ñe­mos a ges­tio­nar sus emo­cio­nes, de nues­tro ejem­plo y de ga­ran­ti­zar un cli­ma de apo­yo, ca­ri­ño y con­fian­za.

Ser Padres - - Al Día -

Los pa­dres y ma­dres po­de­mos ser buenos guías emo­cio­na­les para nuestros hi­jos: ver las emo­cio­nes, in­clu­so las más di­fí­ci­les de ges­tio­nar, la ira, los ce­los, el mie­do, co­mo una opor­tu­ni­dad para la in­ti­mi­dad familiar y para apo­yar el desa­rro­llo per­so­nal. Cuan­do te de­jan ex­pre­sar una emo­ción, te sien­tes apre­cia­do y com­pren­di­do, y au­to­má­ti­ca­men­te ba­ja tu in­ten­si­dad emo­cio­nal. Cuan­do es­cu­cha­mos al ni­ño o a la ni­ña, po­de­mos ayu­dar­le a po­ner nom­bre a sus emo­cio­nes, y acom­pa­ñar­le mien­tras bus­ca so­lu­cio­nes a sus pro­ble­mas. Eso re­quie­re tiem­po y se­re­ni­dad, pe­ro es un re­ga­lo im­pres­cin­di­ble para nuestros hi­jos. Y es que no hay emo­cio­nes po­si­ti­vas ni ne­ga­ti­vas. Lo im­por­tan­te es sa­ber po­ner­les nom­bre y apren­der a ges­tio­nar­las”, ex­pli­ca la es­cri­to­ra y con­fe­ren­cian­te El­sa Pun­set. En SER PA­DRES he­mos que­ri­do ha­blar de có­mo po­de­mos ayu­dar a nuestros hi­jos a ges­tio­nar estas emo­cio­nes y ayu­dar­les a ser fe­li­ces.

Es bueno que los pa­dres pon­gan no­ta a la fe­li­ci­dad de sus hi­jos?

Me pa­re­ce una ex­ce­len­te idea. Los pa­dres y ma­dres es­ta­mos tan su­mi­dos en las urgencias del día a día, en la ti­ra­nía de los des­per­ta­res, co­mi­das, idas y ve­ni­das al co­le­gio, en to­do lo que es superviven­cia y crian­za bá­si­ca del ni­ño..., que nos vie­ne bien pa­rar y ase­gu­rar­nos de que es­ta­mos de­jan­do es­pa­cio para al­go tan fun­da­men­tal co­mo es la fe­li­ci­dad.

¿Có­mo la me­di­mos?

Bas­ta con ob­ser­var­le y pre­gun­tar­nos: “¿Este ni­ño es feliz? ¿Po­dría ser más feliz? ¿Có­mo? ¿Le abra­zo lo su­fi­cien­te? ¿Me di­vier­to con él o ella lo su­fi­cien­te?”. Un ni­ño, al con­tra­rio que un adul­to, es­tá na­tu­ral­men­te do­ta­do para la ale­gría y la cu­rio­si­dad. Si no las sien­te, si no las ex­pre­sa, es que al­go va mal. Si no se ríe un mon­tón de ve­ces, a ver que es­tá pa­san­do.

¿Qué es la fe­li­ci­dad?

Sen­tir­se bien con­si­go mis­mo y con su en­torno, des­cu­brir el mun­do ca­da día, ver­se par­te de este mun­do, dis­fru­tar de es­tar vi­vo, te­ner ami­gos. Los ni­ños sue­len ser op­ti­mis­tas, es de­cir, aun­que se en­fren­ten a re­tos y obs­tácu­los, pien­san siem­pre que pue­den su­pe­rar­los.

Las emo­cio­nes no son po­si­ti­vas ni ne­ga­ti­vas, son úti­les o per­ju­di­cia­les. Lo im­por­tan­te es sa­ber ges­tio­nar­las

Nues­tra fe­li­ci­dad se re­fle­ja en nuestros hi­jos, ¿y al con­tra­rio?

No im­por­ta tan­to lo que de­ci­mos a nuestros hi­jos, im­por­ta lo que nos ven ha­cer. Eso es lo que imi­tan. Si ex­pre­sa­mos tris­te­za o en­fa­do va­mos a con­ta­giár­se­la. Pe­ro es­to va más allá: van a apren­der a re­sol­ver los con­flic­tos emo­cio­na­les tal y co­mo lo ha­ga­mos nosotros. ¡So­mos sus en­tre­na­do­res emo­cio­na­les! Apren­de­mos imi­tan­do, li­te­ral­men­te, a nuestros pa­dres.

¿Pa­dres tris­tes pue­den ha­cer que sus hi­jos lo sean tam­bién?

Desde lue­go. Sa­be­mos que in­clu­so un be­bé que tiene un cui­da­dor de­pri­mi­do pro­ba­ble­men­te mues­tre ma­yo­res di­fi­cul­ta­des en su desa­rro­llo cog­ni­ti­vo y emo­cio­nal. Y los es­tu­dios re­fle­jan que los hi­jos que tienen pa­dres y ma­dres emo­cio­nal­men­te in­te­li­gen­tes tienen me­jor sa­lud, me­jor ren­di­mien­to aca­dé­mi­co, me­jo­res re­la­cio­nes con los de­más y me­nos pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to.

¿Có­mo po­de­mos en­tre­nar­nos para ser fe­li­ces?

¡Es una pre­gun­ta fun­da­men­tal! So­le­mos pen­sar que la fe­li­ci­dad tiene mu­cho que ver con la suer­te y las cir­cuns­tan­cias ex­ter­nas, ¿ver­dad? Pues no es así. La fe­li­ci­dad es­tá más re­la­cio­na­da con nuestros há­bi­tos men­ta­les, emo­cio­na­les y fí­si­cos. Desde lue­go, hay per­so­nas que na­cen con una ten­den­cia ma­yor a ser fe­li­ces, pe­ro bue­na par­te de nues­tra ca­pa­ci­dad para ser fe­li­ces es un con­jun­to de há­bi­tos que po­de­mos desa­rro­llar. Pue­des apren­der a ges­tio­nar tus emo­cio­nes a cual­quier edad, pe­ro si apren­des de pe­que­ño a en­tre­nar tus emo­cio­nes, a po­ner­les nom­bre, a co­no­cer re­cur­sos para cal­mar­las o ex­ci­tar­las... ¡ga­nas tan­to tiem­po!

¿Por qué es tan im­por­tan­te un cli­ma de ca­ri­ño, con­fian­za en los pri­me­ros seis años de vi­da?

En esa pri­me­ra eta­pa de vi­da, los ni­ños desa­rro­llan dos gran­des pa­tro­nes emo­cio­na­les: el amor y la cu­rio­si­dad. Si sa­len de es­tos pri­me­ros años de in­fan­cia con la ex­pe­rien­cia de que el mun­do es un lu­gar es­ti­mu­lan­te, que me­re­ce la pe­na arries­gar­se y sa­lir a ex­plo­rar­lo, que las per­so­nas que te ro­dean te van a que­rer y a tra­tar bien, esa ac­ti­tud bá­si­ca les va a acom­pa­ñar el res­to de su vi­da. Tal vez por eso, los adul­tos que han te­ni­do una in­fan­cia feliz sue­len sen­tir­se más sa­tis­fe­chos con sus vi­das. Una in­fan­cia feliz es un fac­tor de sa­tis­fac­ción vi­tal, in­clu­so más re­cu­rren­te que el éxi­to en el tra­ba­jo, el di­ne­ro o el ren­di­mien­to aca­dé­mi­co.

¿Cuá­les son esas pe­que­ñas cosas co­ti­dia­nas que nos ayudan?

Te­ne­mos un ce­re­bro pro­gra­ma­do para so­bre­vi­vir que tien­de a fi­jar­se, agran­dar y me­mo­ri­zar me­jor las cosas ne­ga­ti­vas que po­si­ti­vas, por­que así cree pro­te­ger­nos de cual­quier pe­li­gro. Por eso, apren­der a en­tre­nar el ce­re­bro en po­si­ti­vo, a va­lo­rar la ale­gría, a po­ten­ciar­la, for­ma par­te de una bue­na in­te­li­gen­cia emo­cio­nal.

En tu li­bro, ‘Fe­li­ces’, ha­blas de la im­por­tan­cia del en­torno…

El en­torno nos con­di­cio­na mu­cho, co­mo lo ha­ce la na­tu­ra­le­za o la ex­pe­rien­cia de las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res y con­tem­po­rá­neas. La fe­li­ci­dad es una con­quis­ta com­ple­ja, en la que co­lec­ti­va­men­te he­mos acu­mu­la­do mu­cha ex­pe­rien­cia. Por ello, en Fe­li­ces em­pren­do un gran via­je a tra­vés de los si­glos y de dis­tin­tos paí­ses y con­ti­nen­tes a la bús­que­da de las he­rra­mien­tas más úti­les para esa bús­que­da de la fe­li­ci­dad en la que lle­va­mos tan­to tiem­po. ¡ Po­de­mos apren­der mu­cho de la sa­bi­du­ría acu­mu­la­da!

Tam­bién men­cio­nas igual­dad, ser y sen­tir­nos her­ma­nos…

Es cu­rio­so, por­que las en­cues­tas re­ve­lan que los pa­dres que­re­mos que nuestros hi­jos sean bue­na gente y cui­den de los de­más, pe­ro al mis­mo tiem­po nos da mie­do que eso pon­ga a los ni­ños en una si­tua­ción más vul­ne­ra­ble. Pen­sa­mos que ser com­pe­ti­ti­vos es ne­ce­sa­rio para so­bre­vi­vir. ¡Pe­ro tam­bién lo es sa­ber em­pa­ti­zar con los de­más! Na­da dis­pa­ra tan­to nues­tra ca­pa­ci­dad de su­pe­rar obs­tácu­los co­mo el afec­to de los de­más. Na­da nos ayu­da a en­ve­je­cer me­jor, a vi­vir más años, a te­ner me­jor me­mo­ria y me­jor sa­lud fí­si­ca y men­tal que las bue­nas re­la­cio­nes con los de­más. Y res­pe­to a sen­tir­nos di­fe­ren­tes: ¡so­mos mu­cho más ri­cos de lo que cree­mos! No te­ne­mos una so­la iden­ti­dad, sino que acu­mu­la­mos mu­chas iden­ti­da­des, na­cio­na­li­da­des, afi­cio­nes, gé­ne­ro, pre­fe­ren­cias, afi­cio­nes, creen­cias... y gra­cias a es­ta ri­que­za in­te­rior com­par­ti­mos mu­cho con el res­to del mun­do. Si nos en­ce­rra­mos en una so­la iden­ti­dad de for­ma ar­ti­fi­cial, no so­lo nos em­po­bre­ce­mos, sino que es más fá­cil que vea­mos a los de­más co­mo enemi­gos.

¿En qué po­de­mos apo­yar­nos para ayu­dar­les a ges­tio­nar sus emo­cio­nes?

Po­de­mos ser, co­mo la ga­vio­ta Flo­res­tán en

Los Atre­vi­dos, buenos guías emo­cio­na­les para nuestros hi­jos: ver las emo­cio­nes, in­clu­so las más di­fí­ci­les de ges­tio­nar ( la ira, los ce­los, el mie­do), co­mo una opor­tu­ni­dad para la in­ti­mi­dad familiar y para apo­yar el desa­rro­llo per­so­nal. Cuan­do te de­jan ex­pre­sar una emo­ción, te sien­tes apre­cia­do y com­pren­di­do, y au­to­má­ti­ca­men­te ba­ja tu in­ten­si­dad emo­cio­nal. Cuan­do es­cu­cha­mos al ni­ño o ni­ña, po­de­mos ayu­dar­le a po­ner nom­bre a sus emo­cio­nes, y acom­pa­ñar­le mien­tras ella bus­ca so­lu­cio­nes a sus pro­ble­mas. Eso re­quie­re tiem­po y se­re­ni­dad, pe­ro es un re­ga­lo im­pres­cin­di­ble para nuestros hi­jos.

¿Y al con­tra­rio?

Me pa­re­ce muy im­por­tan­te in­ten­tar no pro­yec­tar ex­pec­ta­ti­vas so­bre nuestros hi­jos. A me­nu­do que­re­mos que se con­vier­tan en al­go que nosotros desea­mos o es­pe­ra­mos, in­clu­so de mo­do in­cons­cien­te, pe­ro, mal trans­mi­ti­do lo pue­den per­ci­bir co­mo una se­ñal de que nos es­tán de­frau­dan­do. Así que dis­fru­ta des­cu­brien­do a tu hi­jo, da­le li­ber­tad y alas para ser quien es, raí­ces para com­pren­der y na­ve­gar en este com­pli­ca­do mun­do... y fe­li­cí­ta­lo mu­cho más por sus es­fuer­zos que por sus lo­gros. Así se­gui­rá es­for­zán­do­se por cum­plir sus sueños.

Para ter­mi­nar, ¿cuál es el me­jor re­ga­lo que po­de­mos ha­cer­les?

¡Po­de­mos re­ga­lar­le tan­tas cosas a nues­tro hi­jo! Pe­ro una muy im­por­tan­te es ayu­dar­le a en­con­trar ale­gría en las cosas pe­que­ñas y co­ti­dia­nas, co­mo una pues­ta de sol, las ho­jas de co­lo­res que bai­lan con el vien­to en oto­ño, la son­ri­sa de al­guien amable en el ba­rrio , un cuen­to di­ver­ti­do... Po­de­mos ha­cer, por ejem­plo, un bo­te de la fe­li­ci­dad: es­cri­bi­mos ca­da no­che esas dos o tres cosas sen­ci­llas que nos han da­do ale­gría, echa­mos lo pa­pe­li­tos al bo­te, y ve­mos có­mo nues­tro bo­te va cre­cien­do. ¡ Así com­par­ti­mos las ale­grías con el ni­ño, las ce­le­bra­mos, las re­cor­da­mos! Co­mo de­cía Al­bert Eins­tein: “So­lo hay dos for­mas de vi­vir la vi­da. Una, co­mo si na­da fue­se un mi­la­gro. Otra, co­mo si to­do lo fue­se”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.