En pa­re­ja

Du­ran­te el em­ba­ra­zo, mu­chas mu­je­res evi­tan el se­xo por­que pien­san que pue­den da­ñar al fu­tu­ro bebé o por­que se sien­ten in­có­mo­das con su fí­si­co. Te con­ta­mos cuá­les son los prin­ci­pa­les po­ble­mas y có­mo su­pe­rar­los.

Ser Padres - - Sumario - Por Ahi­na­ra Or­tiz.

¿Mie­do al se­xo?

Du­ran­te el em­ba­ra­zo, al­gu­nas mu­je­res ex­pe­ri­men­tan una ba­ja­da de los ni­ve­les de de­seo se­xual: de he­cho, ca­si la mi­tad ven dis­mi­nui­do la lí­bi­do du­ran­te los pri­me­ros me­ses. Sin em­bar­go, “es­to no es un pa­trón co­mún a to­das, ya que las hay que no tie­nen de­seo en nin­gún mo­men­to del em­ba­ra­zo y otras sí tie­nen pi­cos”, ex­pli­ca la psi­có­lo­ga clí­ni­ca y sexóloga Ma­ría Es­cla­pez. En­tre los mo­ti­vos que pro­du­cen es­ta ba­ja­da del de­seo, en los pri­me­ros me­ses se en­cuen­tra la fluc­tua­ción en los ni­ve­les de hor­mo­nas y al­gu­nos de los pri­me­ros sín­to­mas del em­ba­ra­zo, co­mo las náu­seas y el can­san­cio. “To­do ello pue­de re­du­cir la li­bi­do, aun­que sea de ma­ne­ra tem­po­ral”, se­ña­la la ex­per­ta, au­to­ra del blog Dia­rio de una sexóloga. Ade­más, otras mo­les­tias que pue­den ver­se acre­cen­ta­das en el ter­cer tri­mes­tre, cuan­do se acer­ca la fe­cha del par­to, ha­cen que la fre­cuen­cia de re­la­cio­nes sea más ba­ja. “La pe­sa­dez que sien­te la ma­dre, las ma­las di­ges­tio­nes, el can­san­cio, los do­lo­res mus­cu­la­res, el in­som­nio, la re­ten­ción de lí­qui­dos... son al­gu­nas de las ra­zo­nes que pue­den lle­var a que la mu­jer so­lo quie­ra des­can­sar”, in­di­ca Es­cla­pez.

El jue­go de la men­te

Apar­te de cues­tio­nes hor­mo­na­les y fí­si­cas, en el de­seo se­xual tam­bién en­tran en jue­go as­pec­tos psi­co­ló­gi­cos de per­cep­ción. “Hay mu­je­res que en el ter­cer tri­mes­tre muestran re­ce­lo an­te los cam­bios fí­si­cos que ex­pe­ri­men­tan y no apre­cian la be­lle­za de sus nue­vas y gran­des cur­vas, por lo que son rea­cias a man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les por ver­güen­za o por­que no se sien­ten atractivas”, se­ña­la. Otras ra­zo­nes pa­ra que la fre­cuen­cia de las re­la­cio­nes dis­mi­nu­ya son más in­fun­da­das y ba­sa­das en mi­tos in­cier­tos fru­to del des­co­no­ci­mien­to, co­mo el mie­do a las­ti­mar al bebé du­ran­te el coi­to, te­mor a que el se­men en­tre en el lí­qui­do am­nió­ti­co, etc. “Du­ran­te es­te pe­rio­do la fre­cuen­cia de las re­la­cio­nes se­xua­les ba­ja de­bi­do a que se si­gue apli­can­do un modelo de se­xua­li­dad ge­ni­ta­li­za­do y coi­to­cen­tris­ta y es pre­ci­sa­men­te es­te modelo el que ha­ce que se le dé tan­ta im­por­tan­cia a los mi­tos re­la­cio­na­dos con la pe­ne­tra­ción du­ran­te el em­ba­ra­zo”, ad­vier­te. “In­de­pen­dien­te­men­te de los mo­ti­vos, es fun­da­men­tal que en­tre la pa­re­ja se es­ta­blez­ca un diá­lo­go cla­ro so­bre lo que es­tá su­ce­dien­do, ya que el si­len­cio y la in­co­mo­di­dad que to­do es­to pro­du­ce en la ma­dre, sí pue­den afec­tar al bebé. Por lo tan­to, lo más re­co­men­da­ble es que la pa­re­ja ex­pon­ga abier­ta­men­te sus de­seos, sen­ti­mien­tos y preo­cu­pa­cio­nes de una ma­ne­ra abier­ta y na­tu­ral. Asi­mis­mo, la com­pren­sión, el apo­yo mu­tuo y la pa­cien­cia son los me­jo­res re­me­dios”, acon­se­ja. Ade­más de es­tos pro­ble­mas tí­pi­cos del em­ba­ra­zo, hay mu­je­res que tie­nen di­fi­cul­tad pa­ra po­der dis­fru­tar de una re­la­ción se­xual sa­tis­fac­to­ria en otras eta­pas y se pue­de dar tam­bién du­ran­te la ges­ta­ción.

Prin­ci­pa­les dis­fun­cio­nes

En­tre un 40 y 60% de las mu­je­res pa­de­cen al­gún ti­po de dis­fun­ción se­xual a lo lar­go de su vi­da. La bue­na no­ti­cia es que el 95 % de ellos pue­den tra­tar­se. Sin em­bar­go, aún exis­te mu­cha re­ti­cen­cia a acu­dir al es­pe­cia­lis­ta en bus­ca de so­lu­ción y no re­ci­ben el tra­ta­mien­to pre­ci­so, lo que ero­sio­na la sa­lud psí­qui­ca y fí­si­ca de la mu­jer y da­ña las re­la­cio­nes de pa­re­ja. Es­tos son los prin­ci­pa­les:

Ana­fro­di­sia.

Se tra­ta de una in­hi­bi­ción de la ex­ci­ta­ción en ge­ne­ral. Se pre­sen­ta por una fal­ta de sen­ti­mien­tos eró­ti­cos, y la re­la­ción se­xual se con­vier­te pa­ra la mu­jer en un cas­ti­go. La si­tua­ción pro­vo­ca in­sa­tis­fac­ción y de­pre­sión, y se for­mu­lan ex­cu­sas cons­tan­te­men­te co­mo po­si­bi­li­dad pa­ra evi­tar una re­la­ción se­xual. Las cau­sas son fun­da­men­tal­men­te de ori­gen psi­co­ló­gi­co: ne­ga­ción al éxi­to, al pla­cer y al amor; mie­do al re­cha­zo por par­te del com­pa­ñe­ro; di­fi­cul­ta­des pa­ra ma­ni­fes­tar sus de­seos se­xua­les; con­flic­tos; el he­cho de ha­ber si­do ma­dre re­cien­te o la pre­sen­cia de los hi­jos en el ho­gar, etc.

Anor­gas­mia.

Es la au­sen­cia de or­gas­mo den­tro de una re­la­ción se­xual tras una es­ti­mu­la­ción ade­cua­da en du­ra­ción, in­ten­si­dad y ti­po. “Exis­ten dos ti­pos de anor­gas­mia: la pri­ma­ria y se­cun­da­ria. La pri­me­ra se re­fie­re a las mu­je­res que no han ex­pe­ri­men­tan­do nun­ca un or­gas­mo. Se da en el un 25-30% de los ca­sos y la ci­fra es­tá au­men­tan­do. Las cau­sas de es­te au­men­to son va­rias: la pre­sión, la idea de que si no eya­cu­las no eres se­xual, el he­cho de que las mu­je­res siem­pre de­ba­mos es­tar dis­pues­tas... To­do es­to pro­vo­ca un efec­to de­mo­le­dor”, in­di­ca la sexóloga Va­le­rie Tas­so, ase­so­ra de la em­pre­sa de ju­gue­tes se­xua­les Le­lo. La se­cun­da­ria se da en aque­llas mu­je­res que sí han te­ni­do or­gas­mos al­gu­na vez pe­ro pa­de­cen di­fi­cul­ta­des en el pre­sen­te, o las que no lo con­si­guen con su pa­re­ja. En ge­ne­ral, las cau­sas de la anor­gas­mia son psi­co­ló­gi­cas. Sin em­bar­go, en un cin­co por cien­to pue­den de­ber­se a trau­ma­tis­mos, to­ma de me­di­ca­men­tos o ci­ru­gías.

Dis­pa­reu­nia.

Tam­bién co­no­ci­da co­mo coital­gia, se tra­ta de un do­lor más o me­nos in­ten­so al con­su­mar sus re­la­cio­nes se­xua­les. Las cau­sas pue­den ser de ori­gen or­gá­ni­co: agen­tes in­fec­cio­sos, en­fer­me­da­des ge­ni­tou­ri­na­rias, va­gi­ni­tis, en­tre otras. Tam­bién pue­de de­ber­se a mo­ti­vos psi­co­ló­gi­cos co­mo la pér­di­da de in­te­rés por el com­pa­ñe­ro, que pue­de ori­gi­nar una inade­cua­da lu­bri­ca­ción va­gi­nal, o la fal­ta de ex­ci­ta­ción en el mo­men­to de la pe­ne­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.