En­tre­vis­ta

Es­cri­be co­lum­nas de hu­mor so­bre hi­jos, crian­za, ta­reas, bo­ca­tas y al­go lla­ma­do con­ci­lia­ción. To­do es­tá en su li­bro Las rei­nas del pa­tio, una curiosa mis­ce­lá­nea que, en tres me­ses, va por su se­gun­da edi­ción.

Ser Padres - - Sumario - Por Lo­la Casas

Son­so­les Eche­va­rren.

Son­so­les Eche­va­rren ha sa­bi­do tras­la­dar la reali­dad de su pro­fe­sión –lle­va años tra­ba­jan­do en la sec­ción de So­cie­dad es­cri­bien­do so­bre edu­ca­ción y fa­mi­lia del Dia­rio de Na­va­rra– y su ma­ter­ni­dad – es ma­dre de tres ni­ños de 11, 8 y 3 años– a una es­pe­cie de dia­rio 2.0 di­gi­tal y en pa­pel. Sus co­lum­nas de opi­nión en la ver­sión on­li­ne del pe­rió­di­co han vis­to la luz de mo­do ameno, di­ver­ti­do y de la mano de la reali­dad. Eso sí, “sin recetas má­gi­cas”, acla­ra.

¿Cuál ha si­do el ca­mino des­de la sec­ción de So­cie­dad de un dia­rio lo­cal a la se­gun­da edi­ción de un li­bro de no fic­ción?

Efec­ti­va­men­te des­de ha­ce unos años tra­ba­jo en la sec­ción de So­cie­dad del Dia­rio de Na­va­rra, es­cri­bien­do so­bre te­mas de edu­ca­ción y fa­mi­lia. Du­ran­te to­do es­te tiem­po he en­tre­vis­ta­do a mu­chos psi­có­lo­gos in­fan­ti­les, maes­tros, pe­da­go­gos, pe­dia­tras, en­fer­me­ras… Pe­ro cuan­do me re­in­cor­po­ré de la ba­ja por ma­ter­ni­dad de mi ter­cer hi­jo em­pe­cé a tra­tar más los te­mas de crian­za, y sen­tí que yo tam­bién po­día aportar al­go mío per­so­nal a es­te mun­do, y no so­lo es­cri­bir so­bre lo que me cuen­tan otros. En torno al te­ma de la edu­ca­ción y la crian­za hay un ni­cho de lec­to­res con una se­rie de in­quie­tu­des co­mu­nes. A mu­chos pa­dres les preo­cu­pa, in­dis­tin­ta­men­te de sus creen­cias, su pro­fe­sión o sus afi­cio­nes, si es­tán edu­can­do bien a sus hi­jos o no… Es­tos te­mas nos afec­tan a to­dos por­que que­re­mos ha­cer­lo lo me­jor po­si­ble. Ahí es­tá el ori­gen de Las rei­nas del pa­tio.

¿Fue com­pli­ca­do pa­sar de in­for­mar a opi­nar?

Bueno, en reali­dad no he de­ja­do de in­for­mar y mis co­lum­nas no son pu­ra­men­te de opi­nión. Ha­ce dos años, des­de la redacción de DN Plus (que es la ver­sión di­gi­tal del Dia­rio de Na­va­rra) me pro­pu­sie­ron la po­si­bi­li­dad de es­cri­bir una co­lum­na se­ma­nal so­bre es­tos te­mas re­la­cio­na­dos con la pa­ter­ni­dad des­de un pun­to de vis­ta per­so­nal. Efec­ti­va­men­te me dio un po­co de vér­ti­go por­que nun­ca ha­bía he­cho pe­rio­dis­mo de opi­nión, pe­ro me fui sol­tan­do pa­ra con­tar mi ex­pe­rien­cia per­so­nal, y eso a la gen­te le lle­ga.

¿Por qué com­pi­lar­las en un li­bro?

A raíz de ser ga­lar­do­na­da en ve­rano del año pa­sa­do con el pre­mio Con­cha Gar­cía Cam­poy de pren­sa es­cri­ta (por un re­por­ta­je so­bre in­to­xi­ca­cio­nes etí­li­cas en ado­les­cen­tes), la edi­to­rial Eu­na­te me pro­pu­so re­co­pi­lar mis co­lum­nas en un li­bro. Apar­te de una ilu­sión in­men­sa, des­de el pri­mer mo­men­to qui­se ce­ñir­me a mis co­lum­nas pa­ra no per­der el es­pí­ri­tu de au­nar la

reali­dad del día a día con mi mi­ra­da per­so­nal y la ac­tua­li­dad. Quie­ro de­cir que no es un anun­cio de ce­rea­les, por­que la reali­dad es que to­dos los días se de­rra­ma la leche en el desa­yuno.

¿Qué tal es­tá sien­do la acogida?

Muy bue­na. En tres me­ses se ha edi­ta­do la se­gun­da edi­ción, lo que me sa­tis­fa­ce mu­cho por­que es­ta co­lum­na na­ció en la web de un pe­rió­di­co lo­cal, pe­ro de­mues­tra que el te­ma es muy uni­ver­sal y que a cual­quie­ra le pue­de in­tere­sar.

¿Por qué de­ci­dis­te es­cri­bir tus co­lum­nas en cla­ve de hu­mor?

Pre­ci­sa­men­te por­que no quie­ro pon­ti­fi­car ni dar lec­cio­nes. De he­cho, es cu­rio­so, por­que no me con­si­de­ro una per­so­na es­pe­cial­men­te gra­cio­sa, pe­ro el hu­mor o la iro­nía fue al­go que sa­lió so­lo. La vi­da nos des­bor­da ya tan­to, y te­ne­mos que li­diar con tan­tas co­sas, que el he­cho de in­ten­tar to­már­se­lo con sen­ti­do del hu­mor me pa­re­ce esen­cial. Es­toy muy con­ten­ta por­que la gen­te me di­ce que se es­tá rien­do mu­cho le­yén­do­lo.

¿De dón­de vie­ne Las rei­nas del pa­tio?

Por­que las rei­nas del pa­tio exis­ten, esas ma­dres, mu­je­res, pro­fe­sio­na­les, que re­du­cen la jor­na­da pa­ra po­der lo­grar ‘con­ci­liar’, al­go inexis­ten­te . Esas no so­lo so­mos mis ami­gas y yo, sino que hay mu­chas, en to­das las ciu­da­des y co­le­gios, que se ayu­dan, acom­pa­ñan y se ríen, que no se de­di­can úni­ca­men­te a in­ter­cam­biar recetas de co­ci­na.

¿Lo es­tán le­yen­do más las mu­je­res?

Sí. Pe­ro no es un li­bro pa­ra mu­je­res, ni mu­cho me­nos. Yo soy ma­dre, pe­rio­dis­ta y mu­jer, y co­mo tal es­cri­bo. Soy muy cons­cien­te de que co­nec­to más con las mu­je­res, pe­ro pien­so que los hom­bres se lo pue­den pa­sar muy bien le­yén­do­lo. Ade­más, creo que quien lo lee no se cen­tra en sus te­mas, sino que los pa­dres de be­bés se ríen con las his­to­rias de ado­les­cen­tes y vi­ce­ver­sa.

¿Re­nun­cias al hu­mor si un te­ma es lo se­ve­ro?

Sí, sin du­da. Ade­más, no quie­ro de­jar de ha­blar de al­gu­nas co­sas por man­te­ner el tono de hu­mor. He es­cri­to so­bre fa­mi­lias con hi­jos discapacit­ados, con ni­ños re­fu­gia­dos o de acogida y, aun­que in­ten­to ha­blar con un pun­to es­pe­ran­za­dor, hay reali­da­des que veo en mi día a día, que son du­ras y di­fí­ci­les. Cuan­do la reali­dad te da una bo­fe­ta­da, no pue­des echar­te una car­ca­ja­da.

¿La por­ta­da ilus­tra los ele­men­tos del li­bro?

Iña­kie Re­dín ‘Po­pi’, a quien yo en­tre­vis­té pa­ra el pe­rió­di­co el año pa­sa­do, di­se­ñó pa­ra el li­bro una por­ta­da in­creí­ble. Era pro­fe­sor de Bio­lo­gía, mú­si­co y di­bu­jan­te de có­mics y, pe­se a es­tar muy en­fer­mo, reali­zó un úl­ti­mo tra­ba­jo ma­ra­vi­llo­so. Mu­rió en enero.

Tu li­bro es­tá en las es­tan­te­rías de no fic­ción… Pe­ro ¿qué otras co­sas no es?

Pues no es un li­bro de con­se­jos ni recetas má­gi­cas. No es un reality, por­que es­tá nu­tri­do de pin­ce­la­das for­ma­les en el que trato de ci­tar cier­tas re­fe­ren­cias. Y des­de lue­go no es un li­bro de au­to­ayu­da. Yo quie­ro que el lec­tor se sien­ta re­fle­ja­do an­te un es­pe­jo, ni juz­ga­do si no com­pren­di­do. No quie­ro que na­die di­ga “Lo es­toy ha­cien­do to­do fa­tal”. Es jus­to al re­vés.

No es un li­bro de au­to­ayu­da, ni recetas má­gi­cas, ni con­se­jos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.