Bie­nes­tar

Haz­lo co­mo siem­pre. Man­tén una bue­na hi­gie­ne, evi­ta el ex­ce­so de hu­me­dad o fal­ta de trans­pi­ra­ción y no te ha­gas du­chas va­gi­na­les.

Ser Padres - - Sumario - Por Bár­ba­ra S. Re­sar­di

Hi­gie­ne ín­ti­ma. ¿Có­mo de­be de ser en el em­ba­ra­zo?

La lim­pie­za co­rrec­ta de la va­gi­na de­be rea­li­zar­se con su­mo cui­da­do y mi­mo de­bi­do a la zo­na tan de­li­ca­da que re­pre­sen­ta en el cuer­po fe­me­nino. De he­cho, al­gu­nas prác­ti­cas usua­les en al­gu­nas mu­je­res, co­mo el uso de ja­bo­nes con fra­gan­cia, des­odo­ran­tes ín­ti­mos, es­pon­jas sin­té­ti­cas, pren­das interiores de ny­lon o de tejidos que im­pi­den la trans­pi­ra­ción, pue­den da­ñar su fi­sio­lo­gía y fo­men­tar la apa­ri­ción de mi­cro­or­ga­nis­mos agre­si­vos o la mul­ti­pli­ca­ción de los que ya ha­bi­tan en el apa­ra­to ge­ni­tal. Por otro la­do, la va­gi­na tie­ne su pro­pia fun­ción de­pu­ra­do­ra, por lo que lo úni­co que de­bes ha­cer pa­ra cui­dar­la es lim­piar­te con ja­bo­nes neu­tros y acu­dir al gi­ne­có­lo­go si ob­ser­vas que tu flu­jo hue­le peor de lo nor­mal o que ad­quie­re una con­sis­ten­cia más es­pe­sa.

Có­mo se pro­te­ge?

La va­gi­na cuen­ta con mi­cro­or­ga­nis­mos de­fen­so­res, una es­pe­cie de ejér­ci­to de de­pu­ra­ción, que le per­mi­te li­brar­se de la con­ta­mi­na­ción. Los res­pon­sa­bles de es­ta au­to­de­pu­ra­ción son los ba­ci­los de Do­der­li­ne, esas bac­te­rias sa­pro­fi­tas que trans­for­man el glu­có­geno en áci­do lác­ti­co y pro­du­cen un pH áci­do que ac­túa co­mo pro­tec­tor frente a in­fec­cio­nes. Esa fun­ción de­pu­ra­do­ra se ma­ni­fies­ta con la se­cre­ción de un flu­jo blan­que­cino que lim­pia las paredes va­gi­na­les. Los gi­ne­có­lo­gos des­acon­se­jan el uso de pro­duc­tos quí­mi­cos o la­va­dos va­gi­na­les ya que pue­den barrer es­ta flo­ra va­gi­nal o cam­biar el pH na­tu­ral, lo que fa­ci­li­ta­ría la agre­sión de cual­quier mi­cro­or­ga­nis­mo.

¿Pue­do usar sal­vas­lip?

No hay con­tra­in­di­ca­ción ab­so­lu­ta, aun­que im­pi­den la co­rrec­ta trans­pi­ra­ción. Ade­más, crean un am­bien­te hú­me­do ideal pa­ra que se desa­rro­llen in­fec­cio­nes pro­du­ci­das por hon­gos. Lo más re­co­men­da­ble es cam­biar­se de ro­pa in­te­rior más a me­nu­do, o usar pro­duc­tos de hi­gie­ne ín­ti­ma de al­go­dón que de­jan trans­pi­rar. Tam­po­co se acon­se­ja el uso de tam­po­nes en el em­ba­ra­zo. Es­tos es­tán in­di­ca­dos pa­ra el san­gra­do y du­ran­te el em­ba­ra­zo no tie­ne que ha­ber pér­di­das de san­gre. Si las hu­bie­ra, hay que con­sul­tar­lo de in­me­dia­to al gi­ne­có­lo­go.

Ten­go mu­cho flu­jo va­gi­nal, ¿es por una ma­la hi­gie­ne?

Uno de los cam­bios más evi­den­tes du­ran­te el em­ba­ra­zo es el in­cre­men­to de flu­jo va­gi­nal. No es un signo de ma­la hi­gie­ne o de in­fec­ción, to­do lo con­tra­rio, ya que ejer­ce una ac­ción pro­tec­to­ra pa­ra la ma­dre y pa­ra el fe­to, man­te­nien­do lim­pia la va­gi­na de se­cre­cio­nes y res­tos ce­lu­la­res, ade­más de lu­bri­car­la. Sue­le ser trans­pa­ren­te o blan­que­cino y no hue­le. Es­te flu­jo pue­de cam­biar a me­di­da que se acer­ca la fe­cha de par­to, vol­vién­do­se más acuo­so y tam­bién trans­pa­ren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.