Con­se­jos pa­ra evi­tar in­fec­cio­nes

Ser Padres - - Bienestar -

Man­tén una co­rrec­ta hi­gie­ne.

La va­gi­na de­be lim­piar­se dos ve­ces al día y pre­fe­ren­te­men­te en la du­cha. El bi­det ‘obli­ga’ a asear­se de atrás ha­cia de­lan­te, con lo que pro­pi­cia­mos el arras­tre de las po­si­bles bac­te­rias fe­ca­les ha­cia la zo­na va­gi­nal y pro­pi­ciar una in­fec­ción. Tam­po­co hay que ‘pa­sar­se’ con la lim­pie­za. Un ex­ce­so de la­va­do pue­de au­men­tar la se­cre­ción va­gi­nal y fa­ci­li­tar el me­dio ideal pa­ra la su­per­vi­ven­cia y pro­li­fe­ra­ción de agen­tes no­ci­vos.

Uti­li­za ro­pa apro­pia­da.

Có­mo­da, trans­pi­ra­ble y de al­go­dón. No es re­co­men­da­ble el uso de ro­pa sin­té­ti­ca o pan­tis, pues di­fi­cul­tan la ven­ti­la­ción de la zo­na va­gi­nal y aumentan el su­dor, crean­do un me­dio ade­cua­do pa­ra los mi­cro­or­ga­nis­mos agre­so­res.

Cui­da tu die­ta.

Pa­ra una hi­gie­ne óp­ti­ma y un buen es­ta­do de sa­lud ge­ne­ral. La fi­bra, por ejem­plo, ayu­da a re­gu­lar el trán­si­to in­tes­ti­nal con lo que evi­ta di­ges­tio­nes pe­sa­das o ven­to­si­da­des. Asi­mis­mo, el agua es ne­ce­sa­ria pa­ra que las fun­cio­nes de nues­tro or­ga­nis­mo fun­cio­nen co­rrec­ta­men­te. Es ne­ce­sa­rio be­ber al me­nos dos li­tros de agua dia­rios.

Si vas a la pis­ci­na,

re­cuer­da que no de­bes per­ma­ne­cer mu­cho tiem­po con el ba­ña­dor mo­ja­do. Asi­mis­mo, los ba­ños pú­bli­cos pue­den ser un fo­co de in­fec­ción por hon­gos. Lím­pia­te bien des­pués de na­dar y uti­li­za ro­pa lim­pia y de al­go­dón des­pués de du­char­te.

Re­la­cio­nes se­xua­les sa­nas y se­gu­ras.

La fal­ta de hi­gie­ne al man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les pue­den pro­vo­car la in­fes­ta­ción por un mi­cro­or­ga­nis­mo agre­si­vo. De­jan­do de la­do las En­fer­me­da­des de Transmisió­n Se­xual (ETS), po­de­mos con­ta­giar­nos de una bac­te­ria, hon­go o pa­rá­si­to si no man­te­ne­mos una hi­gie­ne ade­cua­da. Por ejem­plo, al prac­ti­car el se­xo oral es im­pres­cin­di­ble hi­gie­ni­zar la ca­vi­dad bu­cal (an­tes y des­pués) pues­to que en la bo­ca se en­cuen­tran in­fi­ni­dad de bac­te­rias que po­drían in­fec­tar la zo­na ge­ni­tal. Igual­men­te, es im­por­tan­te la­var­se las ma­nos an­tes de la re­la­ción se­xual pues­to que du­ran­te los jue­gos eró­ti­cos po­dría­mos con­traer una in­fec­ción.

Y no ol­vi­des nun­ca es­to: el pre­ser­va­ti­vo o con­dón es la úni­ca ba­rre­ra efi­caz con­tra en­fer­me­da­des de transmisió­n se­xual co­mo el si­da o la ma­yo­ría de las in­fec­cio­sas.

Haz de­por­te.

De for­ma re­gu­lar y mo­de­ra­do pa­ra for­ta­le­cer los múscu­los, in­clu­so los que es­tán en nues­tro apa­ra­to re­pro­duc­tor. Así se evi­ta o re­tra­sa la in­con­ti­nen­cia uri­na­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.