Bau­ti­zo Su pre­sen­ta­ción en so­cie­dad

Ser Padres - - 0 A 10 Años -

Hoy, es­ta ce­le­bra­ción ca­si po­dría com­pa­rar­se a una bo­da, pues com­par­ten prác­ti­ca­men­te los mi­sH­mos

ele­men­tos: in­vi­ta­cio­nes, ban­que­te, re­ga­los, de­ta­lles pa­ra los in­vi­ta­dos… Pe­ro ¡cui­da­do! No hay que per­der la pers­pec­ti­va y dis­tin­guir en­tre un bau­tis­mo per­fec­to y un ex­ce­so. ¿Có­mo lo­grar­lo?

Li­mi­tar el pre­su­pues­to

Se cal­cu­la que el 8 por cien­to del di­ne­ro que una fa­mi­lia in­vier­te en su bebé du­ran­te el pri­mer año de vi­da, va des­ti­na­do al bau­ti­zo. Así que me­jor que an­tes de co­men­zar a or­ga­ni­zar­lo te mar­ques cuán­to quie­res gas­tar y ajus­tar los gas­tos a esa pre­vi­sión, pa­ra no lle­var­te sor­pre­sas po­co agra­da­bles. Pa­ra que sea rea­lis­ta, de­be con­tem­plar to­dos los gas­tos: la apor­ta­ción que ha­rás a la pa­rro­quia, la ro­pi­ta del bebé y la vues­tra, las in­vi­ta­cio­nes, los de­ta­lles que quie­ras dar a los in­vi­ta­dos co­mo re­cuer­do y el pe­que­ño ban­que­te que les ofre­ce­rás. Una vez lo ha­yas fi­ja­do, pro­cu­ra res­pe­tar­lo al má­xi­mo pa­ra que no aca­bes el día con un agu­je­ro ne­gro en la eco­no­mía fa­mi­liar.

Es co­mún que los pa­dri­nos com­pren el atuen­do, la me­da­lla u otros ar­tícu­los pa­ra la ce­re­mo­nia de bau­tis­mo. En al­gu­nas oca­sio­nes tam­bién con­tri­bu­yen a la fiesta, com­pran­do, por ejem­plo, la tar­ta o pa­gan­do par­te de la co­mi­da. Pe­ro no asu­mas que los fu­tu­ros pa­dri­nos co­no­cen es­ta tra­di­ción y van a res­pe­tar­la. Ha­bla con ellos y pre­gún­ta­les

Ele­gir el mo­men­to

La fe­cha de­pen­de­rá de cuan­do naz­ca, aun­que los me­ses de ma­yo y sep­tiem­bre son los me­jo­res pa­ra es­te ti­po de ce­le­bra­cio­nes, pues no ha­ce de­ma­sia­do ca­lor y los be­bés aguan­tan bien un día que sue­le re­sul­tar lar­go pa­ra ellos.

Re­ser­var la igle­sia

Con­tac­ta cuan­to an­tes con la pa­rro­quia don­de que­réis bau­ti­zar al pe­que­ñín y apro­ve­cha pa­ra preguntar to­das vues­tras du­das: si los pa­dri­nos pue­den ser cual­quie­ra, si la ce­re­mo­nia se­rá in­di­vi­dual o con otros be­bés, si te­néis que lle­var el ci­rio pas­cual y la con­cha de bau­tis­mo...

¿Quié­nes van a ser los pa­dri­nos?

Lo ideal es ele­gir a dos per­so­nas muy cer­ca­nas con los que ten­gáis una bue­na re­la­ción, por­que so­bre ellos re­cae la res­pon­sa­bi­li­dad de cuidar de vues­tro hi­jo en ca­so de que no po­dáis ha­cer­lo vo­so­tros. Los tíos y ami­gos ín­ti­mos sue­len ser los ele­gi­dos.

Los in­vi­ta­dos

Haz una lis­ta re­du­ci­da, con los ami­gos y fa­mi­lia­res más alle­ga­dos. Ol­vi­da el com­pro­mi­so. Pue­des que­dar des­pués con el res­to de tus ami­gos a to­mar un ca­fé y con­tar­les qué tal fue to­do sin te­ner que in­vi­tar­los. El pro­ta­go­nis­ta es el bebé, y mu­cha gen­te in­ten­tan­do co­ger­lo, ha­cién­do­le fo­tos o a su al­re­de­dor pue­de po­ner­le ner­vio­so.

El ban­que­te

No hay que ex­ce­der­se en la ce­le­bra­ción. Un res­tau­ran­te cer­cano a la igle­sia don­de le bau­ti­céis con un pe­que­ño sa­lón sue­le ser lo me­jor. Otra op­ción: una me­rien­da a ba­se de ta­pas y ra­cio­nes con una bue­na tar­ta de pos­tre. Pue­de ser en tu ca­sa, con­tra­tan­do un ser­vi­cio de ca­te­ri­ng, pa­ra re­la­jar­te..

La ro­pa del bebé

Des­de lar­gos y tra­ba­ja­dos fal­do­nes a ves­ti­di­tos sen­ci­llos. Tú eli­ges, mien­tras sea có­mo­do pa­ra el bebé por­que pasará mu­chas ho­ras con él. Una bue­na idea pa­ra no ex­ce­der­se en el gas­to es com­prar al­gún tra­je ele­gan­te (aun­que no sea el clá­si­co de bau­ti­zo). Así po­drás re­uti­li­zar­lo en otras oca­sio­nes.

Las in­vi­ta­cio­nes

Al ser pa­ra gen­te muy alle­ga­da, pue­des op­tar por la so­co­rri­da lla­ma­da te­le­fó­ni­ca, o en­viar una in­vi­ta­ción por co­rreo con­ven­cio­nal o electrónic­o. Una so­lu­ción es ha­cer­la tú mis­ma con una fo­to de tu bebé o acu­dir a al­gún es­tu­dio de fo­to­gra­fía o de de­ta­lles de ce­re­mo­nias pa­ra que te la di­se­ñen. No ol­vi­des ano­tar el lu­gar, fe­cha y ho­ra de ce­le­bra­ción y un te­lé­fono o co­rreo electrónic­o don­de pue­dan con­fir­mar su asis­ten­cia.

Los re­ga­los

Se con­si­de­ra una tra­di­ción que los pa­dres den un de­ta­lle a los in­vi­ta­dos co­mo re­cuer­do del bau­ti­zo. Pue­de ser lo que más os gus­te, pe­ro re­cor­dad siem­pre que se tra­ta so­lo de eso, un de­ta­lle. Un lla­ve­ro, un imán, un mar­ca-pá­gi­nas… La ofer­ta es in­ter­mi­na­ble. Pro­cu­ra es­co­ger uno útil pa­ra que no aca­be arrin­co­na­do en un ca­jón.

Las fo­tos y la de­co­ra­ción

De­pen­de­rá del lu­gar de la ce­le­bra­ción. Las fo­tos de re­cuer­do que­da­rán más vis­to­sas con tar­tas per­so­na­li­za­das con el nom­bre del pe­que, glo­bos, pan­car­tas... Si vais a ce­le­brar­lo fue­ra, ha­bla con el res­tau­ran­te pa­ra ir el día an­te­rior a de­co­rar el sa­lón. ¡Y ol­ví­da­te de ser los fo­tó­gra­fos el pa­pá o tú! Re­le­ga en un ami­go du­cho con la cá­ma­ra o en un pro­fe­sio­nal. Bas­tan­te te­néis con aten­der a los in­vi­ta­dos y al bebé, ¡y con dis­fru­tar del mo­men­to!

Lo más im­por­tan­te: dis­fru­ta del mo­men­to y per­mi­te que le achu­chen (por un día)

por­que se­rá un bonito re­cuer­do pa­ra to­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.