Có­mo la­var su ro­pa

La sen­si­bi­li­dad de la piel del bebé re­quie­re que el la­va­do de sus pren­das sea muy de­li­ca­do, evi­tan­do agen­tes que pue­dan pro­vo­car irri­ta­cio­nes.

Ser Padres - - Consultori­o -

La hi­gie­ne de la ro­pa de los ni­ños es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar aler­gias y otros pro­ble­mas. Pe­ro no se pue­de la­var de cual­quier ma­ne­ra.

¿Por qué to­mar me­di­das es­pe­cia­les pa­ra la­var la ro­pa del bebé?

La piel del bebé es unas diez ve­ces más del­ga­da que la de los adul­tos, y por lo tan­to más sus­cep­ti­ble de su­frir irri­ta­cio­nes, erup­cio­nes o aler­gias.

Hay ni­ños con pie­les muy de­li­ca­das (ni­ños ató­pi­cos, …), pro­ble­mas que no da­rán la ca­ra has­ta pa­sa­dos unos me­ses; por ello hay que ir por de­lan­te y tra­tar a to­dos los ni­ños con la ma­yor pre­cau­ción. Es con­ve­nien­te uti­li­zar tejidos na­tu­ra­les co­mo el al­go­dón, por cier­to más sua­ve, trans­pi­ra­ble y la­va­ble. Hay que evi­tar la la­na y los tejidos sin­té­ti­cos. Mu­cho más cuan­do se tra­ta de ro­pa in­te­rior que va a te­ner con­tac­to di­rec­to con esa piel tan de­li­ca­da. En mu­chas oca­sio­nes re­sul­ta útil eli­mi­nar las eti­que­tas de las pren­das de ves­tir, por la fric­ción per­ma­nen­te so­bre la piel.

¿Hay que la­var la ro­pa nue­va que el bebé va­ya a uti­li­zar?

Si. De esa for­ma se eli­mi­na­rán, por un la­do el pol­vo o la su­cie­dad que pue­da ha­ber acu­mu­la­do en su al­ma­ce­na­mien­to y, por otro, los res­tos de los pro­duc­tos quí­mi­cos que los fa­bri­can­tes ha­yan po­di­do uti­li­zar en su fabricació­n o plan­cha­do. Hay que re­cor­dar que a ve­ces hay que rea­li­zar un acla­ra­do ex­tra. Cuan­do ha­bla­mos de ro­pa, in­clu­ye tam­bién su ro­pa de ca­ma, sus toa­llas,…to­do lo que va­ya a te­ner con­tac­to con su piel.

¿Có­mo qui­tar las man­chas de es­ta ro­pa?

La ro­pa del bebé es­tá ex­pues­ta con fre­cuen­cia a res­tos de co­mi­da, vó­mi­tos, ori­na, he­ces… Es­tas man­chas se qui­tan más fá­cil­men­te si se pue­den fro­tar con un ja­bón neu­tro al mo­men­to de ha­ber­se man­cha­do y se de­ja en re­mo­jo an­tes de pro­ce­der a su la­va­do.

¿Se pue­de la­var su ro­pa con la de su fa­mi­lia?

Hay que evi­tar­lo a lo lar­go del pri­mer año de vi­da pa­ra que no en­tre en con­tac­to con de­ter­gen­tes que le pue­dan pro­vo­car irri­ta­ción de la piel o reac­cio­nes alér­gi­cas. Si se la­va a mano, usar un ja­bón neu­tro y ha­cer un buen en­jua­gue pa­ra evi­tar que pue­dan que­dar res­tos de ja­bón.

En la la­va­do­ra, usar el pro­gra­ma pa­ra tejidos de­li­ca­dos.

A par­tir de los 12 me­ses y co­mo su piel ya es­tá al­go más cur­ti­da, se pue­de ir mez­clan­do la ro­pa del bebé con la de la fa­mi­lia, es­tan­do aten­tos a que la ro­pa sal­ga en bue­nas con­di­cio­nes y que no provoque reac­cio­nes en la piel del bebé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.