Fa­mi­lia

Ser Padres - - Tu Familia -

Hi­jos úni­cos.

Se­gún da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE) el 30% de las fa­mi­lias es­pa­ño­las son pa­re­jas con un hi­jo úni­co. ¿Las ex­pli­ca­cio­nes? El re­tra­so de la edad de la ma­ter­ni­dad (31 años), las di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas, el au­men­to de los pro­ble­mas pa­ra con­ce­bir o el de se­pa­ra­cio­nes y di­vor­cios. El nú­me­ro de fa­mi­lias con tres o más hi­jos, no su­pera el 4%.

Ma­du­ran an­tes, dia­lo­gan más

Ana Aso, psi­có­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en in­ter­ven­ción fa­mi­liar, ex­pli­ca que “la li­te­ra­tu­ra re­co­ge cien­tos de es­tu­dios acer­ca de las ca­rac­te­rís­ti­cas del hi­jo úni­co y no es ca­sua­li­dad que nin­gu­na lle­gue a una con­clu­sión de­ter­mi­nan­te so­bre las mis­mas”. Y pa­re­ce que “el he­cho de no te­ner her­ma­nos abre un mun­do de eti­que­tas en el que egoís­ta o ca­pri­cho­so sue­len apa­re­cer en­tre las des­ta­ca­das”. Di­fe­ren­tes es­tu­dios so­bre uni­gé­ni­tos reconocen que si bien son adul­tos de ca­rác­ter más so­li­ta­rio e in­di­vi­dua­lis­ta, du­ran­te su in­fan­cia ma­du­ran an­tes, son más ima­gi­na­ti­vos y res­pon­sa­bles que los ni­ños de su edad y que tie­nen ma­yor ni­vel in­te­lec­tual y lin­güís­ti­co de­bi­do a su in­ter­ac­ción con los adul­tos.

Pe­ro apren­der a re­sol­ver con­flic­tos, a re­la­cio­nar­se con los de­más, a ser ge­ne­ro­sos, no de­pen­de de la con­di­ción de hi­jo úni­co –que no de­ja de ser una cir­cuns­tan­cia de la vi­da, no una de­fi­ni­ción de la mis­ma– sino de có­mo edu­quen los pa­dres. Y Aso po­ne un ejem­plo: “Pen­se­mos en un hi­jo úni­co que tie­ne una ta­blet, pe­ro re­sul­ta que su uso es­tá res­trin­gi­do a los fi­nes de se­ma­na al aca­bar sus ta­reas. Aho­ra pen­se­mos en un par de her­ma­nas que no paran de pe­lear­se por em­plear la ta­blet, de ma­ne­ra que los pa­dres han ter­mi­na­do por com­prar una a ca­da una. Si nos ol­vi­da­mos de la eti­que­ta, ¿en qué ca­so la con­duc­ta de es­tos pe­que­ños responde a la po­pu­lar­men­te aso­cia­da a un hi­jo úni­co?”.

Ni me­jor ni más fá­cil

Ser uni­gé­ni­to no tie­ne que ser me­jor ni peor que te­ner her­ma­nos, ni edu­car a un so­lo hi­jo más fá­cil o di­fí­cil. No hay nin­gu­na evi­den­cia cien­tí­fi­ca que jus­ti­fi­que un ti­po de per­so­na­li­dad con el me­ro he­cho de no te­ner her­ma­nos.

Por ello, el ti­po de in­fan­cia de un ni­ño y su mo­de­la­je co­mo adul­to de­pen­de­rá del es­ti­lo de crian­za y en­fo­que des­de el con­tex­to fa­mi­liar, ha­ya o no her­ma­nos. Las ca­ren­cias afec­ti­vas no de­pen­den de la exis­ten­cia de un com­pa­ñe­ro de vi­da tem­prano “sino de la im­por­tan­cia que se dé a los vincu­los des­de ca­sa”, con­clu­ye las psi­có­lo­ga Ana Aso.

La in­fan­cia de un ni­ño de­pen­de del es­ti­lo de crian­za, no de un com­pa­ñe­ro tem­prano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.