En­tre­vis­ta

Ser Padres - - Tu Familia - Laura Cá­ma­ra Ma­tro­na, ex­per­ta en sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va y sexóloga. www.gi­ne­sex.es

Son­so­les Eche­va­rren.

A las mu­je­res se nos ha ne­ga­do el au­to-co­no­ci­mien­to de nues­tro cuer­po des­de siem­pre, y eso es lo erró­neo, no que una ni­ña, pre­sa de la cu­rio­si­dad, quie­ra co­no­cer su cuer­po. El no ex­pli­car na­da, el no con­tes­tar a sus pre­gun­tas o el de­cir­les“ya lo sa­brás de ma­yor”o“eres muy pe­que­ña pa­ra ha­blar de esas co­sas” tie­ne con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas, por­que ese si­len­cio en sí mis­mo es un men­sa­je. Acom­pa­ñar a nues­tras hi­jas en es­te apren­di­za­je es esen­cial pa­ra que en­ta­blen con no­so­tros, co­mo pa­dres, una re­la­ción de con­fian­za a to­dos los ni­ve­les, y des­de lue­go en el afec­ti­vo se­xual. No so­lo no pa­sa na­da por­que las ni­ñas se mi­ren los ge­ni­ta­les con un es­pe­jo, sino que es bueno que les di­ga­mos que se lla­ma vul­va, que el agu­je­ro es la va­gi­na, có­mo de­ben lim­piar­se co­rrec­ta­men­te, que no de­be dar­les as­co…

Las ni­ñas (y los ni­ños, por su­pues­to) en­tien­den muy bien que su ge­ni­ta­li­dad per­te­ne­ce al ám­bi­to pri­va­do de la fa­mi­lia. Es­te ti­po de diá­lo­go des­de la con­fian­za, la na­tu­ra­li­dad y el res­pe­to es enor­me­men­te po­si­ti­vo pa­ra ellas co­mo ni­ñas y co­mo fu­tu­ras adul­tas pa­ra que se co­noz­can, se res­pe­ten y sean ca­paz de ha­blar de su pro­pio cuer­po sin ta­búes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.