¿Có­mo se edu­ca en la ge­ne­ro­si­dad?

Ser Padres - - Educación -

El psi­có­lo­go y orien­ta­dor de pa­dres, Jesús Ni­ño nos da al­gu­nas cla­ves:

Re­fuer­zo po­si­ti­vo.

A ve­ces, el me­jor pre­mio es de­cir­le lo or­gu­llo­sos que es­ta­mos de él o lo bien que lo ha he­cho. El me­ro re­co­no­ci­mien­to, la ala­ban­za, el abra­zo o el be­so es in­creí­ble­men­te efi­caz. No siem­pre hay que dar­le un pre­mio.

No pa­sar por al­to un ata­que de egoís­mo.

Una con­duc­ta re­pro­ba­da sue­le ex­tin­guir­se, por lo que re­pe­tir­le de ma­ne­ra cal­ma­da y reite­ra­da qué ha he­cho mal y por qué, con­tri­bui­rá a que de­je de ha­cer­lo, al igual que el res­to de com­por­ta­mien­tos ad­qui­ri­dos y apren­di­dos.

Hay que em­pe­zar des­de pe­que­ños.

A los 7 u 8 años es muy tar­de pa­ra em­pe­zar a ex­pli­car­le a un ni­ño el error que su­po­ne no com­par­tir. Cuan­to an­tes, me­jor.

Re­ga­los co­lec­ti­vos.

Es muy po­si­ti­vo que se com­pre al­go pa­ra va­rios her­ma­nos o pa­ra to­da la fa­mi­lia y que el ni­ño apren­da a res­pe­tar nor­mas y tur­nos de uso. La pro­pie­dad co­mu­ni­ta­ria le ayudará a com­pren­der que eso no es su­yo.

Los pa­dres, un ejem­plo.

No de­be­mos olvidar que los ni­ños apren­den ca­si to­do por imi­ta­ción y que no­so­tros so­mos pa­ra ellos un ejem­plo per­ma­nen­te. Si los pa­dres no son ge­ne­ro­sos, su hi­jo tam­po­co lo se­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.