¿Les subimos la ho­ra en ve­rano?

“Por fa­vor, ma­má”, “Van to­dos me­nos yo”, “Me se­guís tra­tan­do co­mo a un ni­ño”, “Pa­ra otras co­sas bien que soy ma­yor”... La ho­ra de lle­ga­da a ca­sa... Ese eterno te­ma de ne­go­cia­ción, que no de­be con­ver­tir­se en con­flic­to.

Ser Padres - - Sumario - Por Belén Es­ter

Ado­les­cen­tes y la ho­ra de lle­gar a ca­sa.

No hay recomendaciones es­pe­cí­fi­cas, ni por eda­des, gé­ne­ro o te­rri­to­rio. Pe­ro sí hay es­ti­ma­cio­nes de di­fe­ren­tes me­dios sa­ni­ta­rios eu­ro­peos, bas­tan­te res­tric­ti­vas, que acon­se­jan que a los 14 años los ni­ños no de­be­rían lle­gar a ca­sa más tar­de de las 21:30 ho­ras, ni más tar­de de las 22:30 a los 16 años. Sin em­bar­go, no pa­re­ce te­ner mu­cho en co­mún la idio­sin­cra­sia so­cial, me­dioam­bien­tal y cul­tu­ral de los paí­ses nór­di­cos, por ejem­plo, con los me­di­te­rrá­neos don­de se ha­ce de no­che, en ve­rano, cer­ca de las 22:00 ho­ras. ¿Có­mo ne­go­ciar con los cha­va­les a qué ho­ra lle­gar a ca­sa?

“Es ade­cua­do, y más con el ho­ra­rio de sol que te­ne­mos en Es­pa­ña, ir dán­do­les más con­fian­za lo que no tie­ne que ir acom­pa­ña­do de de­ja­dez de nor­mas, sino de una fle­xi­bi­li­dad”, ex­pli­ca Juan Vi­cen­te Bláz­quez, psi­có­lo­go in­fan­til de Va­len­cia.

Acep­tar las nor­mas

En la fa­mi­lia no pue­de no ha­ber nor­mas. “Hay que ex­pli­car a los hi­jos, ten­gan la edad que ten­gan, que en in­vierno hay unas nor­mas, en ve­rano pue­de ha­ber otras, y al­gu­nas que son irre­nun­cia­bles to­do el año: la lec­tu­ra, el aseo per­so­nal, la co­la­bo­ra­ción en ca­sa, et­cé­te­ra”, co­men­ta el ex­per­to. En es­te sen­ti­do, no to­da la nor­ma­ti­va es­pe­cial del ve­rano tie­ne que fun­da­men­tar­se en los ho­ra­rios, sino en la idea de que es una épo­ca del año es­pe­cial pa­ra to­dos, más la­xa en to­dos los sen­ti­dos pe­ro no anár­qui­ca.

“Una vez se es­ta­blez­can una se­rie de nor­mas sen­ci­llas, hay que ha­cer en­ten­der a los cha­va­les que su­bir­les la ho­ra es un ejer­ci­cio de res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra él”, aña­de. Los cha­va­les que son dó­ci­les y di­li­gen­tes con las nor­mas y los lí­mi­tes fa­mi­lia­res “acep­ta­rán me­jor el ho­ra­rio que se pon­ga en ve­rano, que los que no obe­de­cen y no cum­plen con las nor­mas de con­vi­ven­cia. En es­te sen­ti­do, es in­tere­san­te ha­cer­les sa­ber,“que de­pen­de de ellos, no tan­to de su edad, co­mo de sus mé­ri­tos que les han he­cho me­re­ce­do­res de la con­fian­za de sus pa­dres”.

Pa­dres ti­mo­ra­tos

Mu­chos pa­dres adu­cen: “Me fío de mi hi­jo, pe­ro no de lo que le pue­da pa­sar”. Esos pa­dres, “ti­mo­ra­tos y so­bre­pro­tec­to­res”, ar­gu­men­ta Bláz­quez, “tie­nen que asu­mir que su hi­jo va a ser au­tó­no­mo y que no te­ne­mos que es­tar no­so­tros de­trás de él siem­pre por­que es per­ju­di­cial pa­ra él. Si al cha­val se le tie­ne muy retenido y so­bre­pro­te­gi­do van a lle­gar los con­flic­tos, con el te­ma de los ho­ra­rios o cual­quier otro, por­que esos pa­dres tien­den a ma­yor ri­gi­dez y me­nos diá­lo­go”.

Una bue­na for­ma de ir dan­do un es­pa­cio de au­to­no­mía con los ho­ra­rios a los hi­jos pa­sa por po­ner co­mo con­di­ción que va­ya y vuel­va siem­pre en gru­po, co­no­cer el en­torno en el que van a es­tar, co­no­cer a sus fa­mi­lias y ami­gos, o po­der ha­cer tur­nos en­tre los pa­dres pa­ra re­co­ger­les si la sa­li­da es le­jos de ca­sa. És­ta es la ma­ne­ra, di­ce el psi­có­lo­go, de edu­car “en la au­to­no­mía pro­gre­si­va y res­pon­sa­ble, lo que ha­rá de nues­tro hi­jo un cha­val sea ca­da vez más li­bre y con ca­pa­ci­dad de de­ci­sión”. Así pa­dres e hi­jos van su­peran­do es­tas ba­rre­ras.

Bus­car la con­fian­za

Los psi­có­lo­gos re­co­mien­dan que los pa­dres no sean “el apa­ra­to pu­ni­ti­vo” de sus hi­jos, y só­lo ha­blen con ellos a ba­se de nor­mas, lí­mi­te y noes. “Ha­blar só­lo de mie­dos o pre­ven­cio­nes lan­za el men­sa­je a nues­tros hi­jos de que só­lo pue­den co­mu­ni­car­se con no­so­tros a ese ni­vel. Y es esen­cial que nos ha­blen de su ocio, de sus ale­grías, de lo que les gus­ta y es­ti­mu­la... Así que ge­ne­ra­mos con­fian­za con ellos pa­ra que con­fíen en no­so­tros en ca­so de ne­ce­si­dad”.

Po­cas re­ga­ñi­nas

La Aca­de­mia de Pe­dia­tría Ame­ri­ca­na re­co­mien­da a los pa­dres es­tar des­pier­tos cuan­do lle­guen sus hi­jos en esas pri­me­ras sa­li­das noc­tur­nas: que se­pan que es­ta­mos ahí, pen­dien­tes de ellos y su se­gu­ri­dad. Si lle­gan tar­de no es mo­men­to de re­ga­ñi­nas, “hay que ha­blar de eso con cal­ma al día si­guien­te y dar­les la opor­tu­ni­dad de ex­pli­car­se”. Es­to no tie­ne na­da que ver con la idea, “ne­ce­sa­ria pa­ra el desa­rro­llo ma­du­ra­ti­vo de nues­tros hi­jos, de que ten­gan la cer­te­za de que siem­pre va­mos a es­tar ahí. Si no lo tie­nen cla­ro, hay que tra­ba­jar­lo ¡ya!”, con­clu­ye el psi­có­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.