Con­sul­to­rio

Es un do­lor muy co­mún en el em­ba­ra­zo, pe­ro en la ma­yo­ría de los ca­sos no hay por qué alar­mar­se. Des­cu­bre sus cau­sas y có­mo pue­den evi­tar­se.

Ser Padres - - Sumario - Por Car­men Cas­te­lla­nos

¿Es nor­mal que me due­la el pe­cho?

El do­lor ma­ma­rio es una cau­sa muy fre­cuen­te de con­sul­ta pa­ra las mu­je­res em­ba­ra­za­das y ge­ne­ral­men­te no es­tá re­la­cio­na­da con nin­gu­na pa­to­lo­gía. “Du­ran­te el em­ba­ra­zo el in­cre­men­to pro­gre­si­vo de la pro­lac­ti­na (hor­mo­na fa­ci­li­ta­do­ra de la se­cre­ción lác­tea tras el par­to) ha­ce que la glán­du­la ma­ma­ria se es­ti­mu­le y la mu­jer pue­de no­tar ten­sión ma­ma­ria e in­clu­so do­lor”, ex­pli­ca el doc­tor Ig­na­cio Cris­tó­bal, je­fe de Gi­ne­co­lo­gía y Obs­te­tri­cia del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Sa­ni­tas La Zar­zue­la.

Edu­car a la ma­dre

Pa­ra el doc­tor Cris­tó­bal es fun­da­men­tal la edu­ca­ción de la ges­tan­te. ”Edu­ca­ción so­bre el uso de su­je­ta­do­res ade­cua­dos, los cua­les de­ben de ser de co­pa com­ple­ta, sin va­ri­llas y del ta­ma­ño ade­cua­do pa­ra la ma­ma se­gún el tri­mes­tre del em­ba­ra­zo. Igual­men­te, aun­que no es­tá del to­do de­mos­tra­do, se pue­de dis­mi­nuir la in­ges­ta de ali­men­tos ri­cos en gra­sas ani­ma­les o sa­tu­ra­das”. Por des­con­ta­do tam­po­co es acon­se­ja­ble con­su­mir ta­ba­co ni al­cohol, que tam­bién pue­den pro­du­cir un au­men­to del do­lor ma­ma­rio. “Se pue­den uti­li­zar, en ca­so de do­lor per­sis­ten­te que em­peo­re la ca­li­dad de vi­da, cre­mas de uso tó­pi­co de di­clo­fe­nac 2% y el pi­ro­xi­cam y por vía oral anal­gé­si­cos ora­les, siem­pre ba­jo la su­per­vi­sión del obs­te­tra”.

Es im­por­tan­te tran­qui­li­zar a la em­ba­ra­za­da ex­pli­cán­do­le que el do­lor no es si­nó­ni­mo de cán­cer ni de nin­gu­na pa­to­lo­gía, que es un pro­ce­so nor­mal y fre­cuen­te en el em­ba­ra­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.