Celosa de pa­pá

Ser Padres - - Sumario -

Cuan­do tu hi­jo so­lo tie­ne ojos pa­ra él.

La lle­ga­da de un hi­jo lo cam­bia to­do. No so­lo por­que pa­sa­mos de lla­mar­nos Ma­nu e Isa a lla­mar­nos pa­pá y ma­má. Sino por­que, so­bre to­do al prin­ci­pio, aun­que con­vi­va­mos co­do con co­do en 60 me­tros, nos sen­ti­mos a me­nu­do se­pa­ra­dos por una dis­tan­cia equi­va­len­te a la de la Gran Mu­ra­lla Chi­na. Y en mi­tad de esa mu­ra­lla, es­tá la co­si­ta más pre­cio­sa del mun­do: el be­bé. Y co­mo to­do pa­sa por él, de ma­ne­ra in­cons­cien­te co­men­za­mos una pe­que­ña ba­ta­lla del amor pa­ra ga­nar­nos su co­ra­zón. Has­ta aquí to­do nor­mal, si no fue­ra por­que, a ve­ces, uno de los dos ga­na por go­lea­da al otro en la alian­za con el pe­que y el per­de­dor se sien­te más so­lo que la una.

Pa­san ca­si to­do el tiem­po jun­tos

“La fa­mo­sa lu­na de miel con mi be­bé du­ró exac­ta­men­te lo que la ba­ja ma­ter­nal. Mi tra­ba­jo exi­ge jor­na­das ma­ra­to­nia­nas y co­mo mi ma­ri­do te­nía más fle­xi­bi­li­dad en su em­pre­sa, de­ci­di­mos que se que­da­ra en ca­sa con Ni­co­lás. Sin em­bar­go, lo que apa­ren­te­men­te es la so­lu­ción ideal (“qué suer­te que pa­se tan­to tiem­po con su pa­pi”, me di­ce la gen­te), pa­ra mí es un in­fierno: lle­go a ca­sa muy tar­de, ape­nas veo a Ni­co (de Mar­cos, mi pa­re­ja, ya ni ha­bla­mos) y so­lo pue­do dis­fru­tar de ellos los ‘fin­des’. Así que lo re­co­noz­co: ¡me mue­ro de ce­los! (y de can­san­cio)”, nos di­ce Su­sa­na.

¿Qué su­ce­de? Aun­que lo ha­bi­tual es que sea la mu­jer quien re­du­ce su jor­na­da la­bo­ral pa­ra ocu­par­se de los hi­jos, ca­da vez hay más hom­bres que asu­men es­ta fun­ción y que ges­tio­nan el día a día con los ni­ños. Les lle­van y traen del co­le, les dan la me­rien­da, les ba­ñan... Ló­gi­ca­men­te, el adul­to que se que­da en ca­sa co­no­ce me­jor las con­duc­tas del pe­que­ño, ma­ne­ja las ru­ti­nas con des­tre­za, es­tá al tan­to de los por­me­no­res de su desa­rro­llo y, a fin de cuen­tas, se con­vier­te en el re­fe­ren­te prin­ci­pal. En reali­dad, al ni­ño no le afec­ta que sea pa­pá o ma­má quien ha­ga es­tas fun­cio­nes. Pe­ro a quien sí le afec­ta, y mu­cho, es al pro­ge­ni­tor que pa­sa más tiem­po fue­ra de ca­sa (en es­te ca­so, ma­má), ya que le cues­ta mu­cho en­gan­char con las di­ná­mi­cas fa­mi­lia­res cuan­do vuel­ve al ho­gar.

¿Qué po­de­mos ha­cer? La fór­mu­la (una vez des­car­ta­do el cam­bio de tra­ba­jo o de jor­na­da) pa­ra con­tra­rres­tar la si­tua­ción es in­ten­tar que las ho­ras que ma­má pa­sa en ca­sa sir­van pa­ra de­di­car­se a los ni­ños (y a su pa­re­ja) to­do lo po­si­ble. Es­to pue­de pro­vo­car ro­ces en un pri­mer mo­men­to (so­bre to­do con el pa­pi, que que­rrá que las co­sas si­gan ha­cién­do­se a su ma­ne­ra). Pe­ro, con pa­cien­cia y so­bre to­do com­pren­sión, ma­má aca­ba­rá te­nien­do su lu­gar y des­cu­brien­do que en ca­sa tam­bién la ne­ce­si­tan (y mu­cho).

Él edu­ca me­jor que yo

“Te­nía tan­tas ga­nas de ser ma­dre que nun­ca pen­sé que en el re­par­to de pa­cien­cia y vir­tu­des a mí me fue­ra a to­car el sa­co va­cío y a mi ma­ri­do el lleno. A me­di­da que nues­tra hi­ja ha ido cum­plien­do años, he po­di­do com­pro­bar que no so­lo es que yo sal­te mu­cho an­tes que él, que gri­te más o que no ten­ga crea­ti­vi­dad ni chis­pa pa­ra con­se­guir que la ni­ña me ha­ga ca­so. Es que, co­mo con­se­cuen­cia de to­do ello, he asu­mi­do el pa­pel de po­li ma­lo (to­do el día di­cien­do lo que no se pue­de ha­cer, en­fa­da­da, etc.). Así, que mien­tras

mi pa­re­ja y mi hi­ja dis­fru­tan de una bo­ni­ta tar­de de jue­go li­bre, yo an­do siem­pre de­trás se­ña­lan­do los pe­li­gros, re­cor­dan­do los ho­ra­rios y, a fin de cuen­tas, en­car­nan­do al mis­mí­si­mo Pi­tu­fo Gru­ñón. Mu­chas ve­ces me he pre­gun­ta­do si no se­rá que la ma­ter­ni­dad no es pa­ra mí... Pe­ro en­ton­ces me cal­mo y me res­pon­do: “No eres tú, es que con Don Per­fec­to al la­do, ¿quién lo pue­de ha­cer bien?”.

¿Qué su­ce­de? En oca­sio­nes, uno de los dos pa­dres tie­ne más ma­de­ra pa­ra ges­tio­nar las si­tua­cio­nes. Y es­to ha­ce que el otro se sien­ta inevi­ta­ble­men­te en des­ven­ta­ja. Con el pa­so del tiem­po, lo que en prin­ci­pio pue­de ver­se sim­ple­men­te co­mo que a uno se le da me­jor con­se­guir que el ni­ño se man­ten­ga sen­ta­do du­ran­te la co­mi­da, o que se la­ve la ca­be­za sin llan­tos, pue­de ter­mi­nar con­vir­tién­do­se en un re­par­to de ta­reas edu­ca­ti­vas bas­tan­te de­sigual: con uno siem­pre ha­cien­do las co­sas por las bue­nas y con el otro... por las ma­las. Es­to pue­de oca­sio­nar que el que tie­ne más re­cur­sos aca­be car­gán­do­se de res­pon­sa­bi­li­da­des, mien­tras el otro clau­di­ca («haz­lo tú, que lo ha­ces to­do me­jor, yo pa­so») o que el más en­fa­di­ca asu­ma la des­agra­da­ble ta­rea de in­ter­ve­nir mar­can­do los lí­mi­tes, mien­tras el otro se cen­tra en los mo­men­tos de ar­mo­nía y di­ver­sión.

¿Qué po­de­mos ha­cer? La me­jor so­lu­ción pa­sa por­que el que tie­ne más re­cur­sos los com­par­ta con el que tie­ne apa­ren­te­men­te me­nos. Y que el que se sien­te en des­ven­ta­ja, en vez de se­guir in­ten­tan­do so­lu­cio­nar las co­sas a su ma­ne­ra, pres­te más aten­ción a las ma­ne­ras del otro e in­ten­te ha­cer­las pro­pias. Por ejem­plo, ¿có­mo lo ha­ce pa­pá pa­ra con­se­guir que la pe­que de­je de ti­rar­se por el to­bo­gán (que le apa­sio­na) pa­ra vol­ver a ca­sa sin re­chis­tar? ¿En qué tono le ha­bla pa­ra que las ra­bie­tas le du­ren tan po­co? ¿Qué ti­po de con­se­cuen­cias apli­ca cuan­do se por­ta mal?

Son al­mas ge­me­las

“A mi ma­ri­do y a mi hi­jo les gus­tan las mis­mas co­sas, pe­ro de una for­ma exa­ge­ra­da. Y aun­que es­toy or­gu­llo­sa de la bue­na pa­re­ja que ha­cen, no pue­do evi­tar sen­tir­me ex­clui­da en mu­chas oca­sio­nes: los dos son fe­li­ces sal­tan­do olas y ha­cien­do cas­ti­llos de are­na (yo me que­mo en la pla­ya), si ven un ba­lón, sa­len co­rrien­do de­trás (yo odio el fút­bol) y su plan es­tre­lla es pa­sar la tar­de mon­tan­do tre­nes (y a mí me en­can­ta pa­sear). ¿Re­cor­dáis el jue­go de la si­lla? Pues en es­ta fa­mi­lia yo soy la que pier­de siem­pre y me que­do mi­ran­do des­de fue­ra, co­mo una ex­tra­te­rres­tre. ¡Es frus­tran­te!”, co­men­ta Ro­sa.

¿Qué su­ce­de? A me­di­da que cre­ce, es nor­mal que el ni­ño mues­tre más afi­ni­dad con uno de los pa­dres, por ca­rác­ter y tam­bién por las ne­ce­si­da­des pun­tua­les de su desa­rro­llo (du­ran­te una eta­pa pue­de ser más afín a ma­má y en otra a pa­pá). En oca­sio­nes, es­tos pa­re­ci­dos son tan in­ten­sos que pa­re­ce que el pro­ge­ni­tor de turno es un es­pe­jo (en el que se re­fle­ja­ra siem­pre el pe­que­ño). Cuan­do el pa­pá es la es­tre­lla y no se es­fuer­za por ayu­dar a ma­má a in­te­grar­se, ni le da un es­pa­cio en el que la alian­za más im­por­tan­te es la de la pa­re­ja, ella se que­da ex­clui­da de la re­la­ción y eso no es bueno ni pa­ra la pa­re­ja, ni pa­ra el hi­jo. ¿Qué po­de­mos ha­cer? Bus­car nue­vas ac­ti­vi­da­des que pue­dan in­tere­sar a to­dos por igual. Tras­la­dar los pla­nes al pe­que­ño («los pa­pás he­mos pen­sa­do que hoy va­mos a ir a la pis­ci­na»), en vez de so­me­ter las co­sas a la vo­ta­ción de los tres (ya que hay dos que siem­pre vo­ta­rán lo mis­mo), pue­de ser un buen pun­to de par­ti­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.