Si­llas de co­che

Via­jan­do con ni­ños to­da pre­cau­ción es po­ca. En mu­chas oca­sio­nes sus si­llas es­tán mal ins­ta­la­das y eso au­men­ta el pe­li­gro de su­frir ac­ci­den­tes. Co­no­ce las cla­ves so­bre los dis­po­si­ti­vos de re­ten­ción in­fan­til.

Ser Padres - - Sumario - Por Car­men Cas­te­lla­nos

Lo que de­bes sa­ber.

La me­jor pro­tec­ción pa­ra los ni­ños den­tro del co­che son los sis­te­mas de re­ten­ción in­fan­til (SRI), pe­ro es­tos de­ben de es­tar co­rrec­ta­men­te co­lo­ca­dos y de­ben de ser los ade­cua­dos pa­ra la edad y el pe­so del ni­ño. En mu­chas oca­sio­nes la si­lla no es­tá bien co­lo­ca­da (en 3 oca­sio­nes de ca­da 4, se­gún los ex­per­tos), por lo que es fun­da­men­tal que los pa­dres co­noz­can bien có­mo se ins­ta­la. El sis­te­ma de re­ten­ción in­fan­til pue­de re­du­cir el ries­go de mor­ta­li­dad en un 80% siem­pre que es­té bien ins­ta­la­da y que sea la ade­cua­da pa­ra el me­nor.

Obli­ga­to­rias por ley

Es­tos sis­te­mas son exi­gi­dos por la ley: la edad, es­ta­tu­ra y pe­so del ni­ño son los fac­to­res que de­fi­nen el ti­po de si­lla o sis­te­ma de re­ten­ción in­fan­til que de­be de ser uti­li­za­do. Ca­da uno se adap­ta a las ne­ce­si­da­des del ni­ño por su en­ver­ga­du­ra. La le­gis­la­ción es­pa­ño­la so­bre trans­por­te de me­no­res y el uso de los di­fe­ren­tes dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad es­ta­ble­ce va­rios pun­tos im­por­tan­tes:

-En el asien­to de­lan­te­ro del vehícu­lo so­lo pue­den via­jar me­no­res de 12 años si uti­li­zan dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad in­fan­til ho­mo­lo­ga­dos. -En los asien­tos tra­se­ros los ni­ños de 3 a 12 años de­ben uti­li­zar sis­te­mas de su­je­ción ho­mo­lo­ga­dos si el vehícu­lo que ocu­pan dis­po­ne de ellos y, si no hay que uti­li­zar los cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad. Los ni­ños me­no­res de 3 años de­be­rán uti­li­zar sis­te­mas de su­je­ción ho­mo­lo­ga­dos, siem­pre que el vehícu­lo dis­pon­ga de ellos. Los agen­tes de se­gu­ri­dad pue­den in­mo­vi­li­zar el vehícu­lo cuan­do acre­di­ten que los me­no­res de edad sus­cep­ti­bles de ello no ha­gan uso del dis­po­si­ti­vo de re­ten­ción in­fan­til, tan­to en vías ur­ba­nas co­mo en in­ter­ur­ba­nas. Los me­no­res que mi­dan 1,35 m o me­nos tie­nen que via­jar en los asien­tos tra­se­ros del co­che, en su co­rres­pon­dien­te SRI, ex­cep­to en tres ca­sos: que las pla­zas tra­se­ras ya es­tén ocu­pa­das por otros me­no­res de edad de esa al­tu­ra, que no sea po­si­ble ins­ta­lar to­das las si­lli­tas ne­ce­sa­rias o que se tra­te de un vehícu­lo bi­pla­za. En el mer­ca­do exis­ten di­fe­ren­tes sis­te­mas ho­mo­lo­ga­dos, unos en el sen­ti­do de la mar­cha y otros en sen­ti­do con­tra­rio.

Cla­ses de si­llas

Las si­llas de­ben de es­tar ho­mo­lo­ga­das (de­ben de lle­var una eti­que­ta co­lor na­ran­ja que lo ga­ran­ti­za). En una eti­que­ta co­si­da o pe­ga­da fi­gu­ra to­da la in­for­ma­ción y hay que se­guir al pie de la letra las ins­truc­cio­nes de mon­ta­je y uti­li­za­ción que ofre­ce el fa­bri­can­te. Los sis­te­mas de re­ten­ción in­fan­til se cla­si­fi­can en fun­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas an­tro­po­mé­tri­cas del me­nor.

-Gru­po 0: se in­clu­ye al be­bé des­de su na­ci­mien­to has­ta que cum­ple 1 año. Pue­de uti­li­zar­se has­ta los 10 ki­los de pe­so. Los ele­men­tos que se uti­li­zan son ca­pa­zo con ar­ne­ses pa­ra ubi­car en los asien­tos pos­te­rio­res y que se en­gan­cha a los cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad, o si­lla de se­gu­ri­dad li­ge­ra­men­te in­cli­na­da que se po­drá co­lo­car en el asien­to de­lan­te­ro en sen­ti­do con­tra­rio a la mar­cha o en la par­te tra­se­ra, don­de es pre­fe­ri­ble po­ner­la en el cen­tro. Si se co­lo­ca de­lan­te hay que ase­gu­rar­se que el dis­po­si­ti­vo del air­bag del pa­sa­je­ro es­tá des­co­nec­ta­do.

-Gru­po 0+: es una nue­va ca­te­go­ría que am­plía el pe­so has­ta lle­gar a los 13 ki­los y pa­ra ni­ños has­ta los 18 me­ses. Es una si­lla que se co­lo­ca en el asien­to tra­se­ro en sen­ti­do con­tra­rio a la mar­cha. Po­ner así la si­lla pro­te­ge más el cue­llo y la co­lum­na.

-Gru­po I: pa­ra ni­ños con un pe­so en­tre 9 y 18 ki­los y apro­xi­ma­da­men­te en­tre 1 y 4 años. Las si­llas se en­gan­chan en el cin­tu­rón del vehícu­lo o uno su­ple­to­rio que trae la pro­pia si­lla.

-Gru­po II: pa­ra ni­ños con un pe­so en­tre 15 y 25 ki­los. Cons­tan de un co­jín ele­va­dor con res­pal­do do­ta­do de pro­tec­ción la­te­ral pa­ra ca­be­za, se si­túa en la par­te tra­se­ra en el sen­ti­do de la mar­cha y me­jor en el cen­tro. De­be in­cluir unas guías la­te­ra­les pa­ra co­lo­car el cin­tu­rón ajus­ta­do a las ca­de­ras, lo que evi­ta le­sio­nes en la ca­vi­dad ab­do­mi­nal o en la co­lum­na.

-Gru­po III: pa­ra ni­ños en­tre 5 y 12 años, con un pe­so en­tre los 22 y 36 ki­los. Es un co­jín ele­va­dor, a ser po­si­ble con res­pal­do de pro­tec­ción la­te­ral pa­ra la ca­be­za y re­gu­la­ción de al­tu­ra, de ma­ne­ra que el cin­tu­rón de se­gu­ri­dad se aco­pla per­fec­ta­men­te so­bre la cla­ví­cu­la del me­nor. Es im­por­tan­te ele­gir la si­lla que me­jor se adap­te a las ca­rac­te­rís­ti­cos del ni­ño y se­guir las ins­truc­cio­nes de mon­ta­je, ase­gu­rán­do­se de que la si­lla se su­je­ta con fir­me­za al asien­to del co­che. Las co­rreas de­ben ajus­tar­se bien al cuer­po del me­nor, sin de­jar hol­gu­ra del ar­nés o del cin­tu­rón de se­gu­ri­dad. El cin­tu­rón de­be ajus­tar­se bien, pa­san­do por en­ci­ma de la cla­ví­cu­la y lo más ba­jo po­si­ble por en­ci­ma de las ca­de­ras, nun­ca so­bre el es­tó­ma­go.

La co­rrec­ta ins­ta­la­ción de los SRI pro­te­ge al ni­ño de po­si­bles ac­ci­den­tes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.