Sue­ño

Si ya se al­te­ra el sue­ño a cau­sa del em­ba­ra­zo, el ca­lor del ve­rano tam­po­co ayu­da a dor­mir. Te da­mos al­gu­nas pau­tas pa­ra que lo­gres te­ner un des­can­so re­pa­ra­dor.

Ser Padres - - Tu embarazo - Por Car­men Cas­te­lla­nos

Duer­me bien en ve­rano.

Lo im­por­tan­te del lu­gar don­de dor­mi­mos es la tem­pe­ra­tu­ra, que sea cons­tan­te”, afir­ma el doc­tor Eduard Es­ti­vill, (www.doc­to­res­ti­vill.es). “El pro­ble­ma del em­ba­ra­zo es que hay mu­chos cam­bios, uno de ellos es el cam­bio hor­mo­nal, el se­gun­do es el cam­bio de vo­lu­men, el he­cho de au­men­tar el ta­ma­ño del ab­do­men o me­jor di­cho de la ba­rri­ga. Eso ha­ce que las di­fi­cul­ta­des pa­ra dor­mir sean dis­tin­tas en fun­ción del mo­men­to del em­ba­ra­zo en el que se en­cuen­tre la mu­jer”, ex­pli­ca Es­ti­vill. Al prin­ci­pio del

em­ba­ra­zo las mu­je­res sue­len te­ner más pro­ble­mas de in­som­nio, aun­que al­gu­nas su­fren jus­to lo con­tra­rio, , tie­nen más som­no­len­cia y el in­som­nio es más co­mún en el ter­cer tri­mes­tre, por las mo­les­tias que pro­vo­can dor­mir de la­do o bo­ca aba­jo por el ta­ma­ño del be­bé.

Dor­mir a gus­to

Pa­ra el doc­tor Es­ti­vill es fun­da­men­tal que ca­da per­so­na bus­que la co­mo­di­dad al dor­mir. “No hay una nor­ma fi­ja: hay quie­nes pre­fie­ren dor­mir ta­pa­dos has­ta la ro­di­lla, des­pués ama­ne­cen ta­pa­dos has­ta arri­ba y no sa­ben cuan­do lo han he­cho, eso es muy nor­mal. Es­to no sig­ni­fi­ca que ten­ga­mos frío, es que te­ne­mos el re­fle­jo de ta­par­nos cuan­do es­ta­mos dur­mien­do”. Si se quie­re dor­mir des­nu­do pue­de ha­cer­se, pe­ro lo ló­gi­co en ve­rano se­ría dor­mir con una ca­mi­se­ta que nos pue­da pro­te­ger si te­ne­mos los brazos des­ta­pa­dos y ta­par­nos so­lo con una sá­ba­na has­ta la cin­tu­ra.

Ejer­ci­cio diurno

“El ejer­ci­cio es me­jor ha­cer­lo por la ma­ña­na, nun­ca an­tes de acos­tar­nos”, acla­ra el doc­tor. El ejer­ci­cio más re­co­men­da­ble es an­dar y es me­jor rea­li­zar­lo a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, en con­tac­to con la luz del sol por­que es­ta nos ayu­da a dor­mir bien por la no­che. “En cam­bio la luz tie­ne que ser muy te­nue o de co­lor na­ran­ja a úl­ti­ma ho­ra de la no­che, por­que es la luz que de­ja pa­sar a nues­tro ce­re­bro el es­tí­mu­lo de que de­be de pro­du­cir una sus­tan­cia que se lla­ma me­la­to­ni­na, que nos ayu­da a dor­mir”, ex­pli­ca el doc­tor Es­ti­vill.

Die­ta sua­ve

Pa­ra po­der con­ci­liar el sue­ño hay die­tas más pro­pi­cias que otras. “Pa­ra dor­mir me­jor se re­co­mien­da una die­ta sua­ve a ba­se de un po­co de pas­ta, no mu­cha, mez­cla­da con al­gu­nas ver­du­ras y al­gu­nos de­ri­va­dos lác­teos, esa se­ría la ce­na ideal”, acla­ra Es­ti­vill. Es­tas sus­tan­cias con­tie­nen un ami­noá­ci­do, el trip­tó­fano, que es pre­cur­sor de la me­la­to­ni­na, que nos ayu­da a dor­mir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.