Em­pre­sa

¿Quie­res ha­cer­lo? ¿Es tu ca­so? To­ma no­ta de es­tos diez con­se­jos im­pres­cin­di­bles pa­ra po­ner en mar­cha tu pro­pio ne­go­cio.

Ser Padres - - Tu embarazo -

Mon­tar tu ne­go­cio y ser ma­dre es po­si­ble.

Si eres ma­dre y quie­res em­pren­der, ¡no te fre­nes! No só­lo es po­si­ble… ¡sino tam­bién fac­ti­ble! La es­cue­la de ne­go­cios pa­ra py­mes Le­vel UP, de la mano de su di­rec­tor, Car­los Del­ga­do, te ofre­ce diez sen­ci­llos con­se­jos pa­ra que pue­das po­ner en mar­cha el tu­yo: No re­nun­cies al sue­ño de te­ner tu pro­pia em­pre­sa por ser ma­má. Es po­si­ble desa­rro­llar am­bas co­sas, aun­que no con la má­xi­ma in­ten­si­dad.

De­ci­dir cla­ra­men­te el nú­me­ro de ho­ras que es­tás dis­pues­ta a de­di­car­le al ne­go­cio.

Sé rea­lis­ta, no te exi­jas más de lo que real­men­te te pue­das com­pro­me­ter.

Lle­ga a acuer­dos con tu en­torno. Crea una agen­da com­par­ti­da en la que ca­da per­so­na se com­pro­me­ta a co­sas es­pe­cí­fi­cas. Ex­pli­ca tus ob­je­ti­vos y con­si­gue la im­pli­ca­ción de los que te ro­dean.

Ges­tio­na tus emo­cio­nes. Da­te cuen­ta de qué ex­pe­ri­men­tas en lo re­la­cio­na­do con la ma­ter­ni­dad y tam­bién con el desa­rro­llo em­pre­sa­rial. No te cul­pes por es­tar unas ho­ras al día se­pa­ra­da de tu hi­jo. Tie­nes de­re­cho a desa­rro­llar­te em­pre­sa­rial­men­te si real­men­te es lo que deseas.

Evi­ta la frus­tra­ción por no avan­zar al rit­mo que avan­za­rías si no fue­ras ma­dre. Acep­ta el rit­mo que eli­jas y el ni­vel de re­sul­ta­dos que pro­duz­ca.

Co­nec­ta con el pre­sen­te siem­pre que pue­das. Con­cén­tra­te en la ac­ti­vi­dad que es­tás ha­cien­do en ca­da ins­tan­te, sa­can­do el má­xi­mo par­ti­do en ca­da mo­men­to.

Con­fir­ma ca­da día que eres fe­liz con la ma­ne­ra en la que ges­tio­nas tu tiem­po y tus prio­ri­da­des. Y si no lo eres, ¡haz cam­bios!

¿Qué be­ne­fi­cios com­por­ta em­pren­der pa­ra una ma­dre?

Sí. Los hay ¿El pri­me­ro? In­ten­tar­lo por­que te ayu­da­rá aman­te­ner­te ac­ti­va en es­ta eta­pa. . “Es na­tu­ral que du­ran­te los pri­me­ros años de vi­da del be­bé la ma­má se vuel­que en la ma­ter­ni­dad, pe­ro re­sul­ta in­tere­san­te, aun­que sea par­cial­men­te, man­te­ner cier­ta ac­ti­vi­dad pa­ra no des­co­nec­tar. El rit­mo de cam­bio en la so­cie­dad de hoy es muy rá­pi­do y por lo tan­to es­to te ase­gu­ra man­te­ner­te ac­ti­va y al día”, re­la­ta Del­ga­do. “Si la ma­ter­ni­dad y el emprendimiento son dos mun­dos muy exi­gen­tes, sa­lir ai­ro­sa de ese do­ble re­to te re­fuer­za pa­ra desa­rro­llar­te en ple­ni­tud, una vez tu hi­jo ha­ya cre­ci­do. Con­se­guir­lo te per­mi­te es­tar muy pre­pa­ra­da y dar un sal­to de ren­di­mien­to ex­tre­mo en el mo­men­to que to­do re­gre­se a la nor­ma­li­dad”.

Por úl­ti­mo, em­pren­der pa­ra una ma­dre “es un mo­men­to de re­co­no­ci­mien­to e iden­ti­fi­ca­ción de emo­cio­nes”. “Apor­ta un au­to­co­no­ci­mien­to y un au­to­apren­di­za­je muy im­por­tan­te que pue­de re­per­cu­tir en un in­cre­men­to de la ca­pa­ci­dad pro­pia im­por­tan­tí­si­mo”, re­mar­ca el di­rec­tor Car­los Del­ga­do, que ha di­ri­gi­do la jor­na­da Ma­dres UP pa­ra ma­dres que han de­ci­di­do con­ver­tir­se en em­pre­sa­rias.

Sa­lir ai­ro­sa de un do­ble re­to, la ma­ter­ni­dad y for­mar­te co­mo em­pre­sa­ria, te re­fuer­za (¡no hay du­da!)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.