Há­bi­tos

Es bas­tan­te co­mún que los ni­ños de en­tre seis me­ses y cua­tro años pre­sen­ten cier­ta di­fi­cul­tad al pro­ce­der a la eva­cua­ción de las he­ces. ¡Te con­ta­mos có­mo hay que ac­tuar!

Ser Padres - - Tu hijo - Por Vicky Ba­nio­kou

¿Pro­ble­mas pa­ra ha­cer ca­ca?

Si tie­nes un re­cién nacido y es­tá te­nien­do di­fi­cul­ta­des pa­ra de­fe­car, es muy pro­ba­ble que ten­ga es­tre­ñi­mien­to. Y aun­que la ca­ca no es agra­da­ble, es al­go que los pa­dres de­ben vi­gi­lar, por­que un be­bé que co­me y de­fe­ca con nor­ma­li­dad es una ga­ran­tía de que las co­sas van por el buen ca­mino. Por lo ge­ne­ral, los sín­to­mas se re­suel­ven de for­ma es­pon­tá­nea des­pués de unas po­cas se­ma­nas y en gran me­di­da es­te cam­bio se de­be a la di­ver­si­fi­ca­ción re­pen­ti­na de la ali­men­ta­ción.

No le cas­ti­gues si no pue­de de­jar el pa­ñal. Aníma­le pa­ra no re­te­ner sus ga­nas

El mo­ti­vo es psi­co­ló­gi­co

Mu­chos be­bés ha­cen ca­ca ca­da vez que ma­man, aun­que al­gu­nos ha­cen me­nos, so­lo 4 ve­ces al día, y otros has­ta su­pe­ran las 20 al día. El es­tre­ñi­mien­to sue­le apa­re­cer a los seis me­ses, cuan­do co­mien­zan a co­mer otras co­sas ade­más del pe­cho. Cuan­do el be­bé prue­ba al­go dis­tin­to al pe­cho, la ca­ca em­pie­za a pa­re­cer­se más a las de­po­si­cio­nes del adul­to. No im­por­ta que los nue­vos ali­men­tos sean so­lo fru­tas o lí­qui­dos. Lo que pa­sa es que a al­gu­nos be­bés es­te cam­bio les pi­lla por sor­pre­sa. En­ton­ces, la du­re­za les obli­ga a ha­cer fuer­za y aca­ban aguan­tán­do­se las ga­nas.

¿De­be­ría ir al pe­dia­tria?

Nor­mal­men­te si un re­cién nacido no ha­ce nin­gu­na ca­ca en las pri­me­ras 48 ho­ras, o si lue­go pa­sa va­rias se­ma­nas sin ha­cer mu­chas de­po­si­cio­nes al día, es cuan­do hay que con­sul­tar al pe­dia­tra. “Mu­chas ve­ces bas­ta con un po­co de le­che ar­ti­fi­cial o de cual­quier otro ali­men­to pa­ra que el efec­to des­apa­rez­ca”, ex­pli­ca el pe­dia­tra y miem­bro de Top­doc­tors.es, Jor­ge Mar­tí­nez Pé­rez. En es­te ca­so el be­bé o bien em­pie­za a de­fe­car con fre­cuen­cia o bien cae en el ver­da­de­ro es­tre­ñi­mien­to, con he­ces du­ras y se­cas.

Cuán­do es al­go gra­ve

Es re­co­men­da­ble que has­ta que el ni­ño lle­gue al año, los ali­men­tos va­yan in­tro­du­cién­do­se po­co a po­co. Si la ali­men­ta­ción ex­pe­ri­men­ta cam­bios brus­cos y con­ti­nuos, com­pli­ca­mos el pro­ce­so de di­ges­tión y fa­vo­re­ce­mos el es­tre­ñi­mien­to. En muy ra­ros ca­sos pue­de tra­tar­se de al­go se­rio, lo que se co­no­ce co­mo la en­fer­me­dad de Hirschs­prung. Es un tras­torno que se pro­du­ce por una mal­for­ma­ción con­sis­ten­te, en que no se desa­rro­llan unas cé­lu­las ner­vio­sas den­tro de la pa­red del in­tes­tino grue­so que par­ti­ci­pan en la de­fe­ca­ción. Al no exis­tir, el pe­que­ño no tie­ne sen­sa­ción de acú­mu­lo de he­ces y no las eva­cua.

Ho­ra de qui­tar el pa­ñal

Lo peor que le pue­de pa­sar al ni­ño es re­ti­rar­le el pa­ñal cuan­do to­da­vía no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra dar ese pa­so. Mu­chas ve­ces pi­lla­rás a tu pe­que­ño es­con­der­se de­trás de los mue­bles pa­ra ha­cer­se pis y ca­ca en­ci­ma. ¡No le re­ga­ñes por ello! Lo im­por­tan­te es evi­tar que se aguan­te las ga­nas y ani­mar­le a man­te­ner una ru­ti­na de­fe­ca­to­ria dia­ria. Ese com­por­ta­mien­to ex­tra­ño que adop­tan se de­be a que al­gu­nos ni­ños les cues­ta más cam­biar sus cos­tum­bres. Si for­za­mos una si­tua­ción po­de­mos con­se­guir que un ac­to fi­sio­ló­gi­co, co­mo es la de­fe­ca­ción, se trun­que en un pro­ble­ma cró­ni­co co­mo es el es­tre­ñi­mien­to. Por ello, es im­pres­cin­di­ble evi­tar que se con­vier­ta en una ex­pe­rien­cia trau­má­ti­ca pa­ra él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.