1-3 años

Es­ta par­te de nues­tro cuer­po sue­le ser la gran olvidada, pe­ro apor­ta gran in­for­ma­ción so­bre nues­tra sa­lud. Te da­mos unas cla­ves pa­ra po­der in­ter­pre­tar lo que di­ce la len­gua de tu hi­jo.

Ser Padres - - Sumario - Por Vicky Ba­nio­kou

¿De qué te avi­sa su len­gua?

Nues­tros pe­que­ños han em­pe­za­do a sa­car los dien­tes de le­che y pa­re­ce que lo peor ha pa­sa­do. De re­pen­te, se en­cuen­tran con mo­les­tias en la bo­ca y al acer­car­nos nos da­mos cuen­ta de que el co­lor de la len­gua no era co­mo ha­ce un tiem­po o que tie­nen es­pi­ni­llas en el in­te­rior de la bo­ca. Aun­que nor­mal­men­te no le pres­ta­mos la aten­ción ade­cua­da, la len­gua es una de las par­tes del cuer­po que me­jor mi­de nues­tra sa­lud. Una len­gua sa­lu­da­ble sue­le es­tar hu­me­da y ro­sa­da. Si se de­tec­ta cual­quier cam­bio inusual, la vi­si­ta al den­tis­ta es ne­ce­sa­ria.

Intenta ser pre­ven­ti­vo

Los ex­per­tos acon­se­jan bus­car siem­pre la raíz de cual­quier al­te­ra­ción co­mo me­di­da de pre­ven­ción de ma­les ma­yo­res, aun­que en el ca­so de es­ta sin­to­ma­to­lo­gía el ries­go pa­re­ce no ser de gran im­por­tan­cia. “La su­per­fi­cie de la len­gua pue­de pre­sen­tar cam­bios en co­lor o tex­tu­ra se­cun­da­rios a mu­chos fac­to­res”, ex­pli­ca la doc­to­ra Be­go­ña Arias, je­fa de Pe­dia­tría del Hos­pi­tal Sa­ni­tas La Zar­zue­la.

Cuan­do es al­go nor­mal

El cam­bio más fre­cuen­te en ni­ños es la len­gua blan­ca. A ve­ces se de­be a la ac­ción de al­gún me­di­ca­men­to. Al­gu­nos fár­ma­cos pue­den te­ñir­la al igual que los ca­ra­me­los o el res­to de ali­men­tos con co­lo­ran­te. So­bre to­do los me­di­ca­men­tos que con­tie­nen hie­rro sue­len dar ese tono ne­gruz­co, sin que su­pon­ga nin­gún cam­bio sig­ni­fi­can­te, per­ma­nen­te o preo­cu­pan­te pa­ra la sa­lud del ni­ño. Otras ve­ces, sim­ple­men­te es un in­di­ca­dor de que hay que lim­piar de ma­ne­ra más asi­dua es­ta zo­na o me­jo­rar la ali­men­ta­ción.

Len­gua geo­grá­fi­ca

Es un tras­torno be­nin­go que ocu­rre has­ta en el 2 % de los ni­ños. Su nom­bre pro­vie­ne de las man­chas que apa­re­cen en la len­gua, de for­mas irre­gu­la­res y a me­nu­do re­don­dea­das o li­nea­les, muy pa­re­ci­das al iti­ne­ra­rio de un ma­pa. “Se de­be tran­qui­li­zar a los pa­dres, por­que no da sín­to­mas y no re­quie­re nin­gún ti­po de tra­ta­mien­to es­pe­cial”, ase­gu­ra nues­tra ex­per­ta.

Len­gua afram­bue­sa­da

Se ca­rac­te­ri­za por su co­lor ex­ce­si­va­men­te ro­jo y por te­ner muy mar­ca­dos en su su­per­fi­cie pe­que­ños bul­tos. “Si se aso­cia a fie­bre, do­lor de gar­gan­ta y un sar­pu­lli­do en la piel muy ru­go­so pue­de ser la es­car­la­ti­na”, afir­ma la doc­to­ra. Se tra­ta de una en­fer­me­dad be­nig­na de la in­fan­cia que se sue­le pro­du­cir por un es­trep­to­co­co. No hay pe­li­gro de que se con­vier­ta en al­go más

grave, pe­ro sí re­quie­re tra­ta­mien­to an­ti­bió­ti­co pa­ra ga­ran­ti­zar su eli­mi­na­ción to­tal. Si ade­más se pre­sen­ta co­mo fru­to de una en­fer­me­dad más se­ve­ra, con fie­bre y sar­pu­lli­do en la piel, le­sio­nes en la mu­co­sa de la bo­ca y so­bre to­do la­bios con in­fla­ma­ción, fi­su­ras o cos­tras, en­ton­ces to­do apun­ta a la en­fer­me­dad de Ka­wa­sa­ki.

Len­gua fi­su­ra­da

Grie­tas, sur­cos o hen­di­du­ras es lo que vas a en­con­trar en la par­te su­pe­rior y los la­dos de la len­gua. Es­tas fi­su­ras so­lo afec­tan a la len­gua y pue­den lle­gar a te­ner has­ta 6 mi­lí­me­tros de pro­fun­di­dad. Hay que te­ner en cuen­ta que es más fre­cuen­te en ni­ños con al­gu­nos sín­dro­mes, co­mo el Down, y que es ge­né­ti­ca­men­te he­re­da­da. Se cu­ra con una po­ma­da es­pe­cial an­ti­fún­gi­ca y con una lim­pie­za pro­fun­da.

Len­gua con lla­gas

“En ge­ne­ral en ni­ños es­tas af­tas se pre­sen­tan aso­cia­das a una hi­per­sen­si­bi­li­dad a las bac­te­rias”, co­men­ta Be­go­ña. De he­cho, mu­chas ve­ces es­tá aso­cia­da con fie­bre y man­chas en la piel, que sue­len pro­du­cir­se por di­fe­ren­tes vi­rus, co­mo el her­pes sim­ple, cox­sac­kie o la va­ri­ce­la. En es­te ca­so los an­ti­bió­ti­cos y los in­fla­ma­to­rios so­lo ali­via­rán los sín­to­mas, pe­ro no van a ser efi­ca­ces pa­ra tra­tar el pro­ble­ma. Se re­co­mien­da lim­piar­se bien to­da la bo­ca des­pués de ca­da co­mi­da. Ade­más ayu­da­rá evi­tar los ali­men­tos muy sa­la­dos o áci­dos que van a em­pe­ro­rar la tex­tu­ra de la zo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.