En­tre­vis­ta

Aca­ba­mos de de­jar atrás las va­ca­cio­nes, esa épo­ca en la que he­mos con­vi­vi­do más. ¿Có­mo han ido? Por­que a ve­ces el tiem­po li­bre que tan­to an­siá­ba­mos pue­de es­tar lleno de pe­que­ños con­flic­tos dia­rios. Apren­de a sol­ven­tar­los pa­ra que no se re­pi­tan.

Ser Padres - - Sumario - Por Vicky Ba­nio­kou

Va­ca­cio­nes con ni­ños. En­tre­vis­ta a Sil­via Ála­va.

Las va­ca­cio­nes han lle­ga­do a su fin (aun­que siem­pre se pue­de sa­car tiem­po pa­ra al­gu­na es­ca­pa­da que ame­ni­za­rá la vuel­ta a la ru­ti­na). ¿Han es­ta­do bien? Por­que es­te mo­men­to tan es­pe­ra­do no sue­le ser tan fá­cil de pla­ni­fi­car co­mo lo era pa­ra la pa­re­ja an­tes de ser pa­dres. Aho­ra hay una se­rie de co­sas a te­ner en cuen­ta pa­ra ofre­cer la má­xi­ma co­mo­di­dad a los ni­ños y pa­ra que to­dos los miem­bros de la fa­mi­lia dis­fru­ten por igual.

No te preo­cu­pes tan­to por el lu­gar, sino por la bue­na or­ga­ni­za­ción del via­je

De­ja de dar­le vuel­tas al des­tino que más os con­vie­ne. A los ni­ños pe­que­ños les en­can­ta es­tar jun­to a sus pa­dres, así que una es­ca­pa­da a la pla­ya o a una ciu­dad cos­mo­po­li­ta pue­de ser tan di­ver­ti­da pa­ra ellos co­mo una ex­cur­sión a un par­que de atrac­cio­nes. Lo que sí pue­des ha­cer pa­ra ga­ran­ti­zar que vues­tras va­ca­cio­nes sean un éxi­to es com­pro­bar que los si­tios que vais a vi­si­tar pue­dan re­ci­bir fa­mi­lias. Lla­ma a los lu­ga­res de tu in­te­rés con an­ti­ci­pa­ción y pre­gun­ta si cuen­tan con cu­nas, si­llas al­tas o cual­quier es­pa­cio de ocio pa­ra los pe­ques que os ayu­den a te­ner tam­bién tiem­po pa­ra vo­so­tros dos so­los.

Des­pués de ha­ber ce­rra­do la agen­da cul­tu­ral, es ho­ra de dar la no­ti­cia a tus hi­jos. Los pa­dres de­ben man­te­ner ex­pec­ta­ti­vas ra­zo­na­bles con los ni­ños cuan­do co­mien­zan a fo­men­tar há­bi­tos en sus pe­que­ños. Sil­via Ála­va, es­pe­cia­lis­ta en Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca y de la Sa­lud y en Psi­co­lo­gía Edu­ca­ti­va y Fa­mi­liar, acon­se­ja “ex­pli­car­les qué es lo que se va a ha­cer y qué va a pa­sar du­ran­te esos días”. Se su­po­ne que los via­jes sir­ven pa­ra es­ca­par de la reali­dad y un cier­to des­or­den es has­ta ne­ce­sa­rio, pe­ro tam­bién hay que res­pe­tar las re­glas pa­ra no ol­vi­dar lo apren­di­do. El ni­ño tie­ne que sa­ber qué cos­tum­bres hay que man­te­ner. De es­ta ma­ne­ra lo ayu­da­rás a ser más or­de­na­do y au­tó­no­mo en el fu­tu­ro.

Es­ta­ble­ce las “re­glas del jue­go” an­tes de iros de ca­sa

Un tru­co muy útil es el de rea­li­zar pac­tos en­tre pa­dres e hi­jos. Es la úni­ca ma­ne­ra pa­ra que el ni­ño se­pa que de­be se­guir res­pe­tan­do las re­glas que te­nía en ca­sa y que sus pa­dres es­pe­ran un ade­cua­do com­por­ta­mien­to de él. Tam­po­co se tra­ta de cas­ti­gar o pre­miar con las re­glas, plan­tea­das con me­su­ra le pue­den in­clu­so pa­re­cer co­mo las nor­mas de un jue­go en el que se ga­na la fe­li­ci­dad y la con­vi­ven­cia ar­mó­ni­ca en su

Es muy útil que ha­yan pac­tos en­tre pa­dres e hi­jos que re­gu­len la ac­ti­vi­dad de los pe­que­ños

en­torno. Es más bien una ma­ne­ra de re­gu­la­ri­zar­la ac­ti­vi­dad, que si se es­ta­ble­ce pron­to la va a se­guir de for­ma na­tu­ral y sin mu­chas opo­si­cio­nes. Pí­de­se­lo con una son­ri­sa y con ca­ri­ño y él la cum­pli­rá en­can­ta­do.

Pro­cu­ra que el tra­yec­to se le ha­ga cor­to

El día ha lle­ga­do y ya es­táis mon­ta­dos en el me­dio de trans­por­te ele­gi­do. Los ni­ños es­tán muy in­tran­qui­los por­que tie­nen ga­nas de lle­gar ya al si­tio o por­que el tra­yec­to los can­sa. Pro­ba­ble­men­te lo pri­me­ro que te van a pre­gun­tar es “¿cuán­do va­mos a lle­gar?”. Les con­tes­tas y la mis­ma pre­gun­ta vuel­ve a re­pe­tir­se con la fre­cuen­cia de unos cin­co mi­nu­tos. An­te es­ta si­tua­ción, en vez de en­fa­dar­te, prue­ba a ti­rar del hu­mor. Mu­chas ve­ces los pe­ques no per­ci­ben el pa­so del tiem­po co­mo no­so­tros y de­cir­les que lle­gáis en 1 ho­ra no lo en­tien­den. Con­tés­ta­les que lle­gáis a la ho­ra de co­mer o a la ho­ra de la sies­ta y de es­ta ma­ne­ra evi­tas que vuel­va a re­pe­tir la pre­gun­ta por­que es un mo­men­to del día que con­tro­lan per­fec­ta­men­te. Si a pe­sar de es­to si­guen in­quie­tos, no du­des en en­tre­te­ner­les. “Un error que so­le­mos co­me­ter los pa­dres es po­ner pe­lí­cu­las o vi­deo­jue­gos du­ran­te el via­je”, afir­ma Sil­via. Prue­ba ju­gar con ellos pa­la­bras en­ca­de­na­das o cual­quier co­sa que im­pli­que co­mu­ni­ca­ción cons­tan­te con los ni­ños. De aquí a 10 años no van a re­cor­dar qué pe­lí­cu­la es­ta­ban vien­do en el via­je en co­che a Cá­diz, pe­ro sí las anéc­do­tas y los chis­tes que han sur­gi­do en­tre su fa­mi­lia. Ade­más, es una opor­tu­ni­dad pa­ra es­ti­mu­lar su me­mo­ria y apro­ve­char pa­ra que apren­da nue­vas co­sas.

La co­mu­ni­ca­ción es im­por­tan­te

“La can­ti­dad de tiem­po que te­ne­mos pa­ra de­di­car a nues­tra fa­mi­lia no de­pen­de siem­pre de no­so­tros, pe­ro la ca­li­dad de ese ra­to con ellos sí de­pen­de de los pa­dres”, ex­pli­ca Sil­via. Hay pe­que­ñas co­sas que les re­pe­ti­mos to­dos los días pa­ra que obe­dez­can sin te­ner mu­cho éxi­to y no nos da­mos cuen­ta de que el pro­ble­ma re­si­de en que se las co­mu­ni­ca­mos mal. Y aun­que es ver­dad que ca­da ni­ño es di­fe­ren­te, hay es­tra­te­gias uni­ver­sa­les pa­ra lle­gar a lo que ca­da vez se quie­re con­se­guir. Crea la cer­ca­nía ne­ce­sa­ria pa­ra ba­jar­te a la al­tu­ra de tu hi­jo y llá­ma­lo por su nom­bre pa­ra que cap­tes su aten­ción. Abrá­za­le, su­je­ta su mano o bus­ca cual­quier ex­cu­sa pa­ra man­te­ner un po­co de con­tac­to fí­si­co con él. Es

Con­ti­núa ofre­cién­do­le una die­ta sa­lu­da­ble aun­que es­téis fue­ra de ca­sa

una de las ma­ne­ras más di­rec­tas pa­ra que evi­tes las dis­trac­cio­nes y que se con­cen­tre en lo que le quie­res de­cir. Asi­mis­mo, intenta que la po­si­ción de tu cuer­po se mues­tre re­la­ja­da y abier­ta ha­cia él en to­do mo­men­to.

Há­bla­le de emo­cio­nes

Si un ni­ño cre­ce du­ran­te su in­fan­cia con el apo­yo de sus pa­dres pa­ra sen­tir y co­no­ce las he­rra­mien­tas pa­ra iden­ti­fi­car y ex­pre­sar lo que sien­te, se con­ver­ti­rá en un ado­les­cen­te que sa­be ca­na­li­zar sus emo­cio­nes co­rrec­ta­men­te. Pa­ra ello, los pa­dres son los que de­be­rían dar el pri­mer pa­so y “ha­blar tam­bién con los ojos”, ex­pli­ca Sil­via. Hay ma­ne­ras in­fi­ni­tas de co­mu­ni­car­te con emo­cio­nes. Des­de ex­pre­sar­le tu mie­do si ha su­fri­do al­gu­na caí­da has­ta ju­gar con él. En­sé­ña­le una pe­que­ña obra de tea­tro con ma­rio­ne­tas y aníma­le a me­ter­se en el pa­pel de ca­da per­so­na­je. Ex­pe­ri­men­ta­rá di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta y vi­vi­rá nue­vas emo­cio­nes.

Si tus hi­jos son más ma­yo­res, intenta evi­tar di­ri­gir­te ha­cia ellos con un “¿qué tal?” tras vol­ver de ju­gar con sus ami­gos. Es­ta pre­gun­ta in­vi­ta a con­tes­tar con un “bien”, que no apor­ta mu­cha in­for­ma­ción y no ayu­da pa­ra que flu­ya la con­ver­sa­ción. Tan­to los pa­pás co­mo los hi­jos tie­ne que con­tar las co­sas el uno al otro, sino se da la im­pre­sión que los pri­me­ros in­te­rro­gan a los pe­ques. Cuan­do am­bos com­par­ten in­for­ma­ción e ideas,s for­ta­le­ce el víncu­lo en­tre ellos y las con­fron­ta­cio­nes se ha­cen ca­da vez me­nos fre­cuen­tes. So­lo re­cuer­da ajus­tar el men­sa­je que quie­res lan­zar a la edad del ni­ño, in­clu­so en la can­ti­dad de pa­la­bras que uti­li­zas.

No te ob­se­sio­nes con la ali­men­ta­ción

El ti­po de ali­men­ta­ción y los ho­ra­rios de con­su­mo afec­tan al bie­nes­tar, cre­ci­mien­to y el ade­cua­do de­sa­rro­llo del me­nor. Y aun­que las va­ca­cio­nes son un tiem­po de des­can­so y re­la­ja­ción, eso no tie­ne por qué sig­ni­fi­car el des­or­den en las co­mi­das. Al con­tra­rio, la tem­po­ra­da de las va­ca­cio­nes es una opor­tu­ni­dad pa­ra in­tro­du­cir ali­men­tos en la die­ta de los pe­que­ños, ya que los pa­dres cuen­tan con más tiem­po pa­ra rea­li­zar re­ce­tas más crea­ti­vas y pla­ni­fi­car me­rien­das sa­lu­da­bles. ¡Pe­ro no su­peres los lí­mi­tes! En oca­sio­nes nos ob­se­sio­na­mos con la can­ti­dad de co­mi­da y aca­ba­mos ha­cien­do más da­ño que bien en su die­ta, ade­más de po­ner­los a la de­fen­si­va al pre­sen­tar­les un pla­to muy lleno..

Res­pe­ta sus ho­ra­rios se­gún su edad

Sil­via aler­ta de un error que to­dos co­me­te­mos en al­gún mo­men­to de nues­tra vi­da co­mo pa­dres: “in­ten­tar que el ni­ño se adap­te al ho­ra­rio de los pa­dres”. Cuan­do rea­li­záis un via­je con hi­jos, es pro­ba­ble que reali­ces más pa­ra­das de las que te gus­ta­ría. To­do por­que tus hi­jos tie­nen sus pro­pios rit­mos y lo me­jor se­ría res­pe­tar­los. Si os vais a la pla­ya o a la pis­ci­na, sé pre­vi­sor y lle­va con­ti­go sánd­wi­ches ca­se­ros por si tie­nen ham­bre an­tes de la ho­ra ha­bi­tual. Así evi­tas la co­mi­da pro­ce­sa­da y ase­gu­ras una die­ta sa­na.

Acuér­da­te de la hi­gie­ne

Lo pri­me­ro de la lis­ta de co­sas a cui­dar en las va­ca­cio­nes es la hi­gie­ne. Las ne­ce­si­da­des de lim­pie­za en los ni­ños es la mis­ma en ve­rano, pe­se a que es­te­mos de va­ca­cio­nes y pa­se­mos más ho­ras fue­ra de ca­sa. De tu ma­le­ta no de­ben fal­tar toa­lli­tas, pa­ña­les y de­ter­gen­tes pa­ra ro­pa de be­bé. Pe­ro qui­zás lo más im­por­tan­te es edu­car al ni­ño a cui­dar­se a sí mis­mo. “Tú cui­das tu cuer­po y yo te en­se­ño có­mo ha­cer­lo”, es la ma­ne­ra más efi­caz de edu­car con ejem­plo se­gún nues­tra ex­per­ta.

Acos­túm­bra­le a que duer­ma mu­cho

Es cier­to que los tiem­pos se re­la­jan y que po­de­mos ser más fle­xi­bles, pe­ro no con­vie­ne al­te­rar los rit­mos de sue­ño. Rea­li­zar las mis­mas ac­ti­vi­da­des de siem­pre, en el mis­mo or­den y a la mis­ma ho­ra ca­da día, ayu­da a los ni­ños a au­to­rre­gu­lar su sue­ño y a adap­tar su rit­mo sue­ño­vi­gi­lia. Si el nue­vo am­bien­te va­ca­cio­nal le des­con­cen­tra del to­do, intenta ayu­dar­le a re­to­mar su ru­ti­na. An­tes de dor­mir haz­le un ma­sa­je con acei­tes esen­cia­les que le re­la­jen. Pro­cu­ra que sus ac­ti­vi­da­des re­duz­can su in­ten­si­dad se­gún se va acer­can­do la ho­ra de dor­mir. Asi­mis­mo, tie­nes que cui­dar la mú­si­ca al­ta, las lu­ces fuer­tes y el uso de dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.