Sa­ber más

Que tu be­bé es­té bien sen­ta­do y se­gu­ro en la si­lla de un avión es po­si­ble. ¿Có­mo? Pue­des lle­var su si­lla de co­che si es­tá ho­mo­lo­ga­da.

Ser Padres - - Sumario - Por Ma­ca­re­na Or­te

Vo­lar con ni­ños. Re­suel­ve tus du­das.

Se­gu­ro que te has pre­gun­ta­do más de una vez por qué las si­llas de co­che pa­ra be­bés son obli­ga­to­rias cuan­do via­jas con tu pe­que­ño en au­to­mó­vil y, sin em­bar­go, cuan­do vue­las en avión pa­re­ce que to­do va­le. Cuan­do nues­tros hi­jos son be­bés y ape­nas son ca­pa­ces de man­te­ner­se er­gui­dos sen­ta­dos, nos preo­cu­pa có­mo se­rán ca­pa­ces de via­jar en esa po­si­ción o en nues­tro re­ga­zo du­ran­te un vue­lo. Pri­me­ro por su se­gu­ri­dad, ya que el cin­tu­rón no se les ajus­ta y nues­tro bra­zos no les pro­te­gen, y se­gun­do, por lo in­có­mo- do que pue­de re­sul­tar­le a la es­pal­da de nues­tro pe­que­ño es­tas po­si­cio­nes. Si eres de los que pen­sa­ba que no te que­da otro re­me­dio que re­sig­nar­te a vo­lar de cual­quier for­ma con tu pe­que­ño, te equi­vo­cas. Ac­tual­men­te exis­ten en el mer­ca­do si­llas de co­che y de pa­seo ho­mo­lo­ga­das pa­ra po­der en­trar con ellas en ca­bi­na.

Si­lla de co­che, al avión

Co­mo ex­pli­can des­de las mar­cas de pue­ri­cur­tu­ra Las mar­cas de pue­ri­cul­tu­ra CY­BEX y gb, si la si­lla de co­che es­tá ho­mo­lo­ga­da y mar­ca­da

con el se­llo TÜV-Rhein­landq (Pa­ra Uso en Avio­nes) se de­be­ría po­der su­bir al avión sin nin­gún pro­ble­ma. To­dos los mo­de­los de si­llas de co­che ho­mo­lo­ga­dos pa­ra avión es­tán re­gis­tra­dos y lis­ta­dos en la web www.tuv.com. Aun así, exis­ten mu­chas ae­ro­lí­neas que tam­bién per­mi­ten la uti­li­za­ción de otros mo­de­los de si­llas que no fi­gu­ran en ese lis­ta­do. In­fór­ma­te con la ae­ro­lí­nea que via­jes an­tes de su­bir a bor­do.

Bi­lle­te adi­cio­nal ■

Lle­var a tu be­bé en su si­lli­ta en lu­gar de en el re­ga­zo au­men­ta­rá su se­gu­ri­dad o co­mo­di­dad pe­ro te sal­drá más ca­ro, ya que los ni­ños me­no­res de dos años via­jan gra­tis si no ocu­pan asien­to. Si no exis­te la op­ción on­li­ne de se­lec­cio­nar asien­to pa­ra me­no­res de dos años en la web de la ae­ro­lí­nea, lo me­jor es que te pon­gas en con­tac­to con la com­pa­ñía”, re­co­mien­da An­ge­li­ka Hein­buch, di­rec­to­ra de Re­la­cio­nes Pú­bli­cas del ae­ro­puer­to de Frankfurt. An­tes de re­ser­var los asien­tos hay que te­ner en cuen­ta que “las si­llas pa­ra au­to­mó­vi­les se pue­den co­lo­car en cual­quier asien­to de la ven­ta­na, ex­cep­tuan­do los de las fi­las de sa­li­da de emer­gen­cia, así co­mo en la pri­me­ra y úl­ti­ma fi­la. Si via­jas con dos ni­ños, pue­des re­ser­var la ven­ta­na y el asien­to del me­dio pa­ra ins­ta­lar las si­llas”, afir­ma Kath­rin Skor­pil, je­fa de Ser­vi­cios Es­pe­cia­les en Con­dor. Es­ta si­lla no cuen­ta co­mo equi­pa­je adi­cio­nal y no se te co­bra­rá por lle­var­la. No obs­tan­te, con­fír­ma­lo con la ae­ro­lí­nea.

La ma­yo­ría de las com­pa­ñías per­mi­ten que los pa­dres que via­jan con ni­ños pe­que­ños em­bar­quen pri­me­ro en el avión

Si­llas de pa­seo

Te­ner que lle­var en bra­zos a tu be­bé por la in­ter­mi­na­ble ter­mi­nal has­ta que em­bar­ques pue­de ser un pe­sa­do con­tra­tiem­po. ¡Y no di­ga­mos si el avión va con re­tra­so! Pa­ra que no de­ses­pe­res, exis­te una am­plia ga­ma de si­llas de pa­seo com­pac­tas que, por sus re­du­ci­das di­men­sio­nes y pe­so, una vez ple­ga­das, se con­vier­ten en las can­di­da­tas per­fec­tas pa­ra via­jar en avión, ya que cum­plen con los cri­te­rios de equi­pa­je de ca­bi­na de la ma­yo­ría de las ae­ro­lí­neas (aun­que, nue­va­men­te, te re­co­men­da­mos po­ner­te en con­tac­to pre­via­men­te con la com­pa­ñía con la que deseas via­jar). De es­ta ma­ne­ra evi­ta­rás tam­bién las po­si­bles es­pe­ras pa­ra po­der re­cu­pe­rar la si­lla de la cin­ta de equi­pa­jes.

En bo­de­ga

Si pre­fie­res fac­tu­rar tan­to la si­lla de pa­seo co­mo la de co­che te re­co­men­da­mos que uti­li­ces bol­sas de via­je acol­cha­das que pue­dan re­lle­nar­se adi­cio­nal­men­te con plás­ti­co de bur­bu­jas y que mar­ques el pa­que­te con ad­he­si­vos de “mer­can­cía frá­gil”, así te ase­gu­ra­rás que lle­guen a su des­tino en per­fec­to es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.