Par­to

Exis­ten di­fe­ren­tes for­mas de co­no­cer el día apro­xi­ma­do en el que na­ce­rá tu be­bé. Com­bi­nan­do to­das ellas ten­drás más pro­ba­bi­li­da­des de acer­tar.

Ser Padres - - Sumario - Por Ma­ca­re­na Or­te

Cal­cu­la la fe­cha de tu par­to.

En el mo­men­to en el que co­no­ce­mos que es­ta­mos em­ba­ra­za­das, ins­tin­ti­va­men­te con­ta­mos nue­ve me­ses pa­ra sa­ber cuán­do na­ce­rá el be­bé. Des­pués, cuan­do vi­si­ta­mos a nues­tro gi­ne­có­lo­go, nos da­mos cuen­ta de que la for­ma que tie­nen ellos de cal­cu­lar la fe­cha pro­ba­ble de par­to es con­tan­do 40 se­ma­nas a par­tir del pri­mer día de nues­tra úl­ti­ma re­gla. ¿Cuán­to dura en­ton­ces un em­ba­ra­zo?

Me­ses lu­na­res

El em­ba­ra­zo dura diez me­ses lu­na­res, com­pues­to de cua­tro se­ma­nas ca­da uno. Es de­cir, 40 se­ma­nas a par­tir del pri­mer día de la úl­ti­ma mens­trua­ción. Sin em­bar­go, iden­ti­fi­car esa fe­cha o el día exac­to en el que con­ce­bi­mos a nues­tro hi­jo no siem­pre es tan sen­ci­llo. En pri­mer lu­gar, por que no so­le­mos apun­tar nues­tro pri­mer día de pe­rio­do y, en se­gun­do, por­que si prac­ti­ca­mos se­xo to­dos o ca­si to­dos los días es com­pli­ca­do sa­ber en cuál de ellos nues­tro óvu­lo fue fe­cun­da­do.

La re­gla de Nae­ge­le

To­ma el nom­bre de un gi­ne­cobs­te­tra alemán que ajus­tó la du­ra­ción del em­ba­ra­zo a 280 días, es de­cir, 40 se­ma­nas o 10 me­ses. Na­ge­le ba­só sus cálcu­los con­tan­do a par­tir del pri­mer

día del úl­ti­mo ci­clo mens­trual de una mu­jer. Sin em­bar­go, co­mo la con­cep­ción no ocu­rre has­ta dos se­ma­nas des­pués (en mu­je­res re­gu­la­res), en reali­dad un be­bé tar­da en ges­tar­se 38 se­ma­nas -266 días-. Por eso, par­tien­do de es­ta re­gla, dos se­ma­nas des­pués de la con­cep­ción se con­si­de­ra que ya hay cua­tro se­ma­nas de em­ba­ra­zo.

Cálcu­lo mé­di­co

Cuan­do vi­si­tas a tu gi­ne­có­lo­go por pri­me­ra vez, te pre­gun­ta cuán­do fue el pri­mer día de tu úl­ti­ma re­gla. To­man­do esa fe­cha co­mo re­fe­ren­cia, se va­le de un ins­tru­men­to for­ma­do por dos rue­das de car­tón so­bre­pues­tas que gi­ran, una co­lo­ca­da so­bre ese día y la otra que cuen­ta el nú­me­ro de se­ma­nas a par­tir de aque­lla fe­cha has­ta lle­gar a la

40. Sin em­bar­go, si tus re­glas son irre­gu­la­res, la fe­cha cal­cu­la­da pue­de fa­llar. Por es­te mo­ti­vo, la po­si­ble fe­cha de par­to se vuel­ve a com­pro­bar en la pri­me­ra eco­gra­fía ru­ti­na­ria en la se­ma­na 12 de em­ba­ra­zo. Du­ran­te el con­trol, se mi­de la lon­gi­tud en­tre la ca­be­za y el hue­so sa­cro del fe­to y se re­la­cio­na con los va­lo­res de re­fe­ren­cia. Si los va­lo­res dis­tan mu­cho de los que se­rían pre­vi­si­bles pa­ra esa se­ma­na del em­ba­ra­zo, qui­zá la fe­cha en la que creía­mos ha­ber­nos que­da­do em­ba­ra­za­das no sea la co­rrec­ta. Al­re­de­dor de la se­ma­na 20 se efec­túa otra eco­gra­fía en la que se vuel­ve a cal­cu­lar la edad del be­bé en ba­se a la me­di­da que hay en­tre una sien y la otra (el diá­me­tro bi­pa­rie­tal). Rea­li­zar­se eco­gra­fías du­ran­te el em­ba­ra­zo es fun­da­men­tal pa­ra com­pro­bar el buen es­ta­do del fe­to y cal­cu­lar me­jor la fe­cha pro­ba­ble de par­to.

Si la ma­dre y el fe­to es­tán sa­nos, dar a luz an­tes de la fe­cha pre­vis­ta no trae nin­gún be­ne­fi­cio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.