Con­sul­to­rio

La de­ci­sión de guar­dar­la o no con­cier­ne a los pa­dres. Hoy por hoy, es po­co pro­ba­ble usar la mues­tra pa­ra uso pro­pio.

Ser Padres - - Sumario -

¿Do­nar la san­gre del cor­dón?

Des­de ha­ce va­rias dé­ca­das, la me­di­ci­na ha di­ri­gi­do su mi­ra­da ha­cia la po­si­bi­li­dad de que la San­gre pro­ce­den­te del Cor­dón Um­bi­li­cal (SCU), ri­ca en cé­lu­las ma­dre, y con ca­pa­ci­dad pa­ra trans­for­mar­se en cé­lu­las es­pe­cia­li­za­das pa­ra cual­quier ór­gano o te­ji­do del cuer­po, sea via­ble pa­ra cu­rar en­fer­me­da­des. Por eso, los pa­dres se plan­tean qué ha­cer con ella, si do­nar­la a un ban­co pú­bli­co o de­can­tar­se por uno pri­va­do. Pe­ro an­tes hay que sa­ber si tie­ne al­gu­na apli­ca­ción mé­di­ca real.

¿Pue­de cu­rar al­gu­na en­fer­me­dad?

“En la ac­tua­li­dad, la úni­ca apli­ca­ción clí­ni­ca que tie­ne es el tras­plan­te de cé­lu­las he­ma­to­po­yé­ti­cas pa­ra el tra­ta­mien­to de al­gu­nas en­fer­me­da­des de la san­gre, co­mo la leu­ce­mia”, se­ña­la el doc­tor Jor­ge Ga­yo­so Cruz, de la Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal de Tras­plan­tes. Su uso ha per­mi­ti­do tra­tar a mu­chos pa­cien­tes, pe­ro hoy en día su uso ha dis­mi­nui­do y se ha sus­ti­tui­do por otro ti­po de tras­plan­tes.

Pa­ra uso pro­pio

La apli­ca­ción pa­ra la cu­ra­ción de otras en­fer­me­da­des, usan­do la pro­pia san­gre (uso au­tó­lo­go), se en­cuen­tra en fa­se de in­ves­ti­ga­ción. Por ejem­plo, pa­ra el tra­ta­mien­to de la dia­be­tes ju­ve­nil o la pa­rá­li­sis ce­re­bral, aun­que tie­nen que trans­cu­rrir años pa­ra que se ob­ten­gan re­sul­ta­dos con­clu­yen­tes. “Pre­ser­var la san­gre de cor­dón pa­ra uso au­tó­lo­go, es de­cir, pa­ra el pro­pio hi­jo, es co­mo com­prar un bi­lle­te a Mar­te. En un fu­tu­ro qui­zá po­da­mos ir, pe­ro hoy por hoy, no es po­si­ble”, se­ña­la.

¿To­das las mues­tras va­len?

Pa­ra la do­na­ción de la san­gre de cor­dón um­bi­li­cal re­sul­ta im­pres­cin­di­ble com­pro­bar si la mues­tra es via­ble. Pa­ra ello se rea­li­za­rá una his­to­ria clí­ni­ca y aná­li­sis de san­gre de la ma­dre acer­ca de las po­si­bles en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, he­ma­to­ló­gi­cas o de cual­quier otro ti­po que con­tra­in­di­quen el em­pleo de la san­gre de cor­dón. Asi­mis­mo, tam­bién se­rá ne­ce­sa­rio rea­li­zar un exa­men clí­ni­co del be­bé en el mo­men­to del na­ci­mien­to y, op­cio­nal­men­te, des­pués de los tres me­ses (lo rea­li­za un pe­dia­tra). Se co­mu­ni­ca­rá a la ma­dre, cual­quier re­sul­ta­do pa­to­ló­gi­co des­cu­bier­to en los es­tu­dios rea­li­za­dos pa­ra la do­na­ción de la san­gre de cor­dón.

Dr. Jor­ge Ga­yo­so Cruz Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal de Trans­plan­tes..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.