De­re­chos

La rein­cor­po­ra­ción la­bo­ral des­pués del ve­rano, las ba­jas o las ex­ce­den­cias sus­ci­tan al­gu­nas du­das. Las re­sol­ve­mos.

Ser Padres - - Sumario - Por Be­lén Es­ter

Vuel­ta al tra­ba­jo.

El re­cien­te au­men­to de quin­ce a trein­ta y cin­co días de ba­ja por pa­ter­ni­dad es un pa­so más ha­cia la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res pe­ro tam­bién ha­cia la idea de con­ci­lia­ción y la ad­qui­si­ción de nue­vos de­re­chos pa­ra los tra­ba­ja­do­res más acor­des con los de mu­chos paí­ses de Eu­ro­pa. Re­pa­sa­mos cuál es la si­tua­ción a la que se en­fren­tan mu­chas per­so­nas cuan­do de­jan de tra­ba­jar y tie­nen que vol­ver a in­cor­po­rar­se a su pues­to des­pués de unas cuan­tas se­ma­nas.

Gran­des la­gu­nas

So­mos la cuar­ta eco­no­mía de Eu­ro­pa pe­ro la octava en pro­duc­ti­vi­dad, así que es ob­vio que es­ta­mos ha­cien­do al­go mal. Te­ne­mos que huir del “Spain is dif­fe­rent” y de la idea de que te­ne­mos que sa­lir a co­mer dos ho­ras y me­dia co­mo cuan­do an­tes los tra­ba­ja­do­res iban a su ca­sa co­mían pri­me­ro, se­gun­do y pos­tre y dor­mían la sies­ta.

Es ne­ce­sa­rio, en ple­na épo­ca de la tec­no­lo­gía y la di­gi­ta­li­za­ción, ex­por­tar lo me­jor de los mo­de­los ex­tran­je­ros y adap­tar­los a nues­tro mo­do de vi­da. Es­to pa­sa por huir de la idea de que los lo­ca­les co­mer­cia­les abran has­ta las diez de la no­che por­que in­fi­ni­dad de sec­to­res pro­duc­ti­vos po­drían de­jar de tra­ba­jar a las cin­co de la tar­de.

La jor­na­da in­ten­si­va de ve­rano, en la que no des­cien­de la pro­duc­ti­vi­dad ni la com­pe­ti­ti­vi­dad, ten­dría que ser ex­por­ta­ble al res­to del año, es­to no só­lo nos per­mi­ti­ría ren­dir me­jor, sino dis­fru­tar tam­bién más de nues­tros hi­jos, a los que alar­ga­mos los ho­ra­rios es­co­la­res y ex­tra­es­co­la­res adap­tán­do­les a ellos a nues­tros ho­ra­rios y no al re­vés co­mo en los paí­ses del nor­te de Eu­ro­pa.

Uno de los pun­tos a cam­biar que con­si­de­ra­mos fun­da­men­ta­les es el pri­me ti­me te­le­vi­si­vo que en mu­chas ca­de­nas em­pie­za a las 22:40 ho­ras. El te­le­dia­rio ten­dría que co­men­zar a las 20:00 ho­ras y los gran­des shows y pe­lí­cu­las aca­ba a las 22:30-23:00.

El te­le­tra­ba­jo es una me­di­da ca­da vez más ins­tau­ra­da en Es­pa­ña que fo­men­ta la efi­ca­cia

Ex­ce­den­cia por cui­da­do de hi­jos

So­li­ci­tar una ex­ce­den­cia por cui­da­do de un hi­jo es un de­re­cho que tie­nen to­dos los tra­ba­ja­do­res con un hi­jo me­nor de tres años que in­clu­ye, por su­pues­to, ca­sos de adop­ción y aco­gi­mien­to. El tra­ba­ja­dor man­tie­ne du­ran­te es­tos tres años su de­re­cho a vol­ver a la em­pre­sa. Es­te de­re­cho es­tá re­gu­la­do en el ar­tícu­lo 46.3 del Es­ta­tu­to de los Tra­ba­ja­do­res.

La em­pre­sa no pue­de ne­gar­se a con­ce­der al tra­ba­ja­dor es­te de­re­cho, só­lo pue­de po­ner cier­tos lí­mi­tes en el ca­so en el que am­bos pro­ge­ni­to­res tra­ba­jen en la mis­ma em­pre­sa si la ex­ce­den­cia de am­bos per­ju­di­ca­se al fun­cio­na­mien­to de la mis­ma.

Es­tar de ex­ce­den­cia no ex­clu­ye al tra­ba­ja­dor de po­der ser des­pe­di­do ni in­clui­do en un ERE pe­ro su ca­so de­be ana­li­zar­se de ma­ne­ra con­cre­ta ya que si el mo­ti­vo del des­pe­di­do es la so­li­ci­tud de la ex­ce­den­cia pue­de ser de­cla­ra­do co­mo nu­lo.

Cuan­do fi­na­li­za el pe­rio­do de ex­ce­den­cia -mu­chas mu­je­res, por ejem­plo, am­plían su ba­ja de ma­ter­ni­dad so­li­ci­tan­do una ex­ce­den­cia de unos po­cos me­se­sel tra­ba­ja­dor tie­ne de­re­cho a vol­ver a su mis­mo pues­to de tra­ba­jo si el pe­rio­do ha si­do in­fe­rior a un año (un pe­rio­do que se am­plía si se tra­ta de un tra­ba­ja­dor con fa­mi­lia nu­me­ro­sa).

Si se vuel­ve a tra­ba­jar des­pués de un año la em­pre­sa tie­ne la obli­ga­ción de in­cor­po­rar al tra­ba­ja­dor en su mis­mo gru­po pro­fe­sio­nal o ca­te­go­ría equi­va­len­te con el mis­mo suel­do o las subidas co­rres­pon­dien­tes que pue­dan ha­ber­se pro­du­ci­do du­ran­te su ex­ce­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.