Tu die­ta

Los nu­trien­tes pre­sen­tes en la le­che ha­cen que los lác­teos ten­gan un pa­pel fun­da­men­tal en tu em­ba­ra­zo, ayu­dan­do a man­te­ner tu sa­lud y co­la­bo­ran­do en el de­sa­rro­llo del fu­tu­ro be­bé.

Ser Padres - - Sumario - Por Carla Re­cio

¿Hay que to­mar le­che en el em­ba­ra­zo?

Los cam­bios hor­mo­na­les, los mi­tos y el des­co­no­ci­mien­to son al­gu­nas de las ra­zo­nes por las que, a pe­sar de sus bue­nas in­ten­cio­nes, las mu­je­res em­ba­ra­za­das a me­nu­do no in­gie­ren la can­ti­dad de nu­trien­tes ne­ce­sa­rios du­ran­te la ges­ta­ción. El es­tu­dio La le­che co­mo vehícu­lo de sa­lud en si­tua­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas es­pe­cia­les: Mu­je­res ges­tan­tes, rea­li­za­do por la Fun­da­ción Es­pa­ño­la de Nu­tri­ción (FEN), la Fun­da­ción Ibe­roa­me­ri­ca­na de Nu­tri­ción (FINUT) y la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Gi­ne­co­lo­gía y Obs­te­tri­cia (SEGO) afir­ma que la die­ta de las mu­je­res em­ba­ra­za­das pre­sen­ta des­equi­li­brios que de­ben ser co­rre­gi­dos.

Dé­fi­cit en la ali­men­ta­ción

Se­gún el es­tu­dio, una de ca­da dos em­ba­ra­za­das no con­su­me la can­ti­dad ne­ce­sa­ria de áci­do fó­li­co, yo­do, cal­cio, hie­rro y vi­ta­mi­na D. Ade­más, la mi­tad de las fu­tu­ras ma­más no cu­bren la can­ti­dad re­co­men­da­da de áci­dos gra­sos ome­ga 3. En lo que res­pec­ta a los gru­pos de ali­men­tos, el 45 % de las em­ba­ra­za­das no to­man las su­fi­cien­tes fru­tas y ver­du­ras, 7 de ca­da 10 no in­gie­ren la can­ti­dad re­co­men­da­da de le­gum­bres y ce­rea­les y so­lo el 51 % co­men pes­ca­do. En lo que res­pec­ta a los lác­teos, la mi­tad de las mu­je­res no cum­plen con las tres ra­cio­nes re­co­men­da­das. Es im­por­tan­te que ten­gas en cuen­ta que una die­ta ba­ja en nu­trien­tes du­ran­te el em­ba­ra­zo, no so­lo po­ne en ries­go tu sa­lud, sino que di­fi­cul­ta el de­sa­rro­llo de tu be­bé.

Apor­te de ener­gía y nu­trien­tes

Du­ran­te el em­ba­ra­zo y la lac­tan­cia, en tu cuer­po se pro­du­cen una se­rie de cam­bios fi­sio­ló­gi­cos que lle­van a tu or­ga­nis­mo a ne­ce­si­tar un in­cre­men­to de ener­gía y nu­trien­tes.

Sin em­bar­go, a di­fe­ren­cia de lo que mu­chas per­so­nas pien­san, una mu­jer em­ba­ra­za­da no de­be co­mer por dos, sim­ple­men­te de­be­rá in­cre­men­tar le­ve­men­te las ca­lo­rías dia­rias y ele­var el con­su­mo de cier­tos nu­trien­tes esen­cia­les co­mo el áci­do fó­li­co, el yo­do o la vi­ta­mi­na D en­tre otros.

La le­che en la ges­ta­ción

La le­che tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal en tu ali­men­ta­ción du­ran­te el em­ba­ra­zo. Por un la­do, te apor­ta­rá ener­gía y por otro, te ayu­da­rá a in­ge­rir la can­ti­dad de nu­trien­tes ne­ce­sa­rios en es­ta eta­pa de tu vi­da. Es­te ali­men­to es ri­co en pro­teí­nas de al­ta ca­li­dad, cal­cio, vi­ta­mi­na D y vi­ta­mi­nas del gru­po B. Sin du­da, la le­che es im­pres­cin­di­ble pa­ra man­te­ner tu sa­lud du­ran­te el pe­rio­do de ges­ta­ción y de lac­tan­cia, así co­mo en el de­sa­rro­llo de tu fu­tu­ro be­bé.

Be­ne­fi­cios pa­ra ma­dre e hi­jo

Lle­var una die­ta equi­li­bra­da du­ran­te el em­ba­ra­zo te va a ayu­dar a ga­nar pe­so de for­ma ade­cua­da, pre­ve­nir anemias, así co­mo dis­mi­nuir el ries­go de dia­be­tes ges­ta­cio­nal, hi­per­ten­sión y obe­si­dad. Ade­más, tam­bién te ayu­da­rá a re­gu­lar tu trán­si­to in­tes­ti­nal, al tiem­po que dis­mi­nui­rán las náu­seas y los vó­mi­tos, ha­bi­tua­les du­ran­te los pri­me­ros me­ses de em­ba­ra­zo.

En lo que res­pec­ta al fu­tu­ro be­bé, si si­gues una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da con­tri­bui­rás a su co­rrec­to de­sa­rro­llo, re­du­cien­do el ries­go de mal­for­ma­cio­nes e in­ter­vi­nien­do en el de­sa­rro­llo del sis­te­ma ner­vio­so, ocu­lar y mo­tor.

Rea­li­za en­tre 5 y 6 co­mi­das al día, evi­tan­do pi­car en­tre ho­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.