Sa­ber más

La ma­yo­ría la co­no­cen por­que a tra­vés de es­ta prue­ba se re­ve­la el se­xo del be­bé, pe­ro es mu­cho más que eso. Te ex­pli­ca­mos los mo­ti­vos por los que de­bes ha­cér­te­la.

Ser Padres - - Sumario - Por Vicky Ba­nio­kou

Eco­gra­fía de las 20 se­ma­nas.

Al co­mien­zo del em­ba­ra­zo mu­chas mu­je­res se preo­cu­pan más por vi­si­tar a su gi­ne­có­lo­go y ha­cer­se las prue­bas per­ti­nen­tes que cuan­do va avan­zan­do la ges­ta­ción. Si en el pri­mer tri­mes­tre no ha ha­bi­do nin­gún pro­ble­ma, el es­trés se re­du­ce y cuan­do se acer­ca el cuar­to mes la úni­ca idea que pa­re­ce ron­dar­les la ca­be­za es sa­ber el se­xo de su hi­jo. Es­ta in­for­ma­ción se re­ci­be en torno a la se­ma­na 20 del em­ba­ra­zo, me­dian­te la prue­ba de la eco­gra­fía mor­fo­ló­gi­ca, tam­bién lla­ma­da eco­gra­fía de la se­ma­na 20. Y a pe­sar de que mu­chos fu­tu­ros pa­pás la co­no­cen por es­ta ra­zón, su im­por­tan­cia es mu­cho ma­yor.

Pa­ra qué sir­ve

El ob­je­ti­vo prin­ci­pal de la eco­gra­fía mor­fo­ló­gi­ca es pro­por­cio­nar una in­for­ma­ción diag­nós­ti­ca pre­ci­sa pa­ra la pres­ta­ción de una aten­ción pre­via al na­ci­mien­to lo más ade­cua­da po­si­ble pa­ra la ma­dre y el fu­tu­ro re­cién na­ci­do. En es­te exa­men se rea­li­za la de­tec­ción de ma­ne­ra pre­coz de al­te­ra­cio­nes o mal­for­ma­cio­nes fe­ta­les que pue­dan su­po­ner un pro­ble­ma de sa­lud pa­ra el be­bé. Es el mo­men­to tam­bién de de­ci­dir so­bre la con­ti­nui­dad de la ges­ta­ción den­tro del mar­co de la le­ga­li­dad es­pa­ño­la.

Una prue­ba inigua­la­ble

La eco­gra­fía pi­lla jun­to a mi­tad del pro­ce­so y so­me­ter­se a ella es esen­cial. Se eva­lúa el co­rrec­to cre­ci­mien­to, el nú­me­ro de be­bés, la pos­tu­ra de los mis­mos y las po­si­bi­li­da­des de te­ner un par­to pre­ma­tu­ro an­tes de lle­gar a los 9 me­ses. La doc­to­ra Mar­ta Ver­de­jo, gi­ne­có­lo­ga del Hos­pi­tal Vit­has Ni­sa Par­do de Ara­va­ca, ex­pli­ca que es más im­por­tan­te que las eco­gra­fías del pri­mer tri­mes­tre, por­que es­tas “no per­mi­ten diag­nos­ti­car con cla­ri­dad los ór­ga­nos y es­truc­tu­ras fe­ta­les de ma­ne­ra se­gu­ra, ya que son muy pe­que­ños”.

Qué de­bes es­pe­rar de tu mé­di­co

La du­ra­ción de es­ta prue­ba es lar­ga, de unos 30 mi­nu­tos apró­xi­ma­da­men­te. Es to­tal­men­te se­gu­ra y se pa­re­ce bas­tan­te a las que se rea­li­zan en el pri­mer tri­mes­tre. An­tes de en­trar en pá­ni­co al ver que tu mé­di­co es­tá muy ca­lla­do du­ran­te la eco­gra­fía, tie­nes que sa­ber que hay una se­rie de co­sas a exa­mi­nar. Lo pri­me­ro que va a mi­rar es la sa­lud del be­bé. Se cal­cu­la que a las 20 se­ma­nas se pue­de de­tec­tar el 88 % de las mal­for­ma­cio­nes del sis­te­ma ner­vio­so, el 84 % de las ano­ma­lías re­na­les y el 38 % de aque­llas re­la­cio­na­das con el co­ra­zón. Asi­mis­mo se ha­ce un es­tu­dio anató­mi­co com­ple­to en el que se com­prue­ba que to­do fun­cio­na con nor­ma­li­dad, que sus ex­tre­mi­da­des es­tán bien for­ma­das y que el per­fil de la ca­ra sea nor­mal. Es bas­tan­te fre­cuen­te que tan­to los fu­tu­ros pa­dres co­mo el en­torno fa­mi­liar y ami­gos pre­gun­ten en­se­gui­da al mé­di­co del se­xo del be­bé, dan­do por he­cho que su sa­lud no su­fre nin­gún ti­po de com­pli­ca­cio­nes. Du­ran­te la prue­ba no ten­gas pri­sa a pre­gun­tar so­bre si es ni­ño o ni­ña. Si es­ti­ma que no hay un diag­nós­ti­co preo­cu­pan­te so­bre el que te de­be­ría in­for­mar, al fi­nal tu doc­tor te va a pre­gun­tar si deseas que te co­mu­ni­que ya el se­xo del ni­ño o no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.