¿Mie­do a los bi­chos?

No pa­sa na­da, es nor­mal. A ve­ces tú eres el me­jor ejem­plo pa­ra que su­pere sus mie­dos y an­gus­tias. Te ex­pli­ca­mos có­mo.

Ser Padres - - Fobias - Por Vicky Ba­nio­kou

La per­cep­ción del pe­li­gro se pre­sen­ta al­re­de­dor de los tres o cua­tro años aun­que, mu­chas ve­ces, son los mie­dos de los pro­pios pa­dres los que se tras­la­dan a los hi­jos sin ellos se den cuen­ta. Aun así, es bas­tan­te co­rrien­tes que los in­sec­tos, los in­sec­tos vo­la­do­res que zum­ban o pi­can, o los ani­ma­les vo­la­do­res co­mo mur­cié­la­gos o ga­lli­nas, pue­dan asus­tar a los más pe­que­ños de la ca­sa.

“No sal­gas co­rrien­do”

Si el ni­ño hu­ye cuan­do ve un in­sec­to o un bi­cho el he­cho es ne­ga­ti­vo de por sí, ya que tie­ne la per­cep­ción de que se ave­ci­na una si­tua­ción pe­li­gro­sa. Plan­téa­te si la ra­zón por la que hu­ye es por có­mo te ve a ti. Sin em­bar­go, si llo­ra, se po­ne his­té­ri­co, se nie­ga a sa­lir o se po­ne a gri­tar es el mo­men­to de ex­pli­car­le con dul­zu­ra que, en mu­chas oca­sio­nes, las apa­rien­cias en­ga­ñan y que, de­pen­dien­do del ani­mal, lo me­jor es que­dar­se “co­mo una es­ta­tua” o ale­jar­se de él con mu­cha tran­qui­li­dad.

Ex­plí­ca­les su fun­ción

La ma­yor par­te de los ani­ma­les jue­gan su pa­pel en el ci­clo de la vi­da. Re­cuér­da­le có­mo lo cuen­ta Mu­fa­sa en “El rey león” . Y usa ejem­plos. Los na­da agra­da­bles mur­cié­la­gos son ne­ce­sa­rios por­que se co­men a los odio­sos mos­qui­tos y si vue­lan des­or­de­na­da­men­te es por­que son cie­gos. Las ara­ñas tam­bién co­men otros in­sec­tos y gra­cias a las abe­jas te­ne­mos miel...

In­ví­ta­les a sa­ber más

Los li­bros de ani­ma­les e in­sec­tos en los que hay ilus­tra­cio­nes don­de se ven to­dos sus de­ta­lles son una he­rra­mien­ta di­dác­ti­ca y di­ver­ti­da pa­ra que apren­dan que le­jos de ser ani­ma­les as­que­ro­sos es­tán lle­nos de as­pec­tos ma­ra­vi­llo­sos, co­mo to­da la na­tu­ra­le­za. Las alas de la ma­ri­po­sa, una te­la de ara­ña, la for­ma de un mos­qui­to... Cuan­to más les ex­pli­que­mos y me­jor en­tien­dan por qué ca­da ani­mal es có­mo es, me­jor.

Ex­pli­car­les el mun­do ani­mal es bueno pa­ra que su­peren sus mie­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.