Es muy res­pon­dón

Es sin­ce­ro, de­ma­sia­do. Y, ade­más, tie­ne ge­nio. Pa­re­ce que el ni­ño res­pon­dón es una mez­cla en­tre desafian­te, lis­ti­llo y chu­li­to. Todo tér­mi­nos pe­yo­ra­ti­vos.

Ser Padres - - Sumario - Por Lo­la Ca­sas

Cuan­do tie­ne un ca­rác­ter fuer­te.

Edu­car a los ni­ños en la sin­ce­ri­dad, en que a pa­pá y ma­má pue­den con­tar­les lo que quie­ran y que nun­ca hay que men­tir pasa -o pue­de pa­sar- por una fa­se en la que no nos gus­ta lo que nos di­cen, ni có­mo nos lo di­cen. De ahí a ser un res­pon­dón que an­te cual­quier nor­ma o lí­mi­te da un no por res­pues­ta o ar­gu­men­ta, de ma­los mo­dos, lo que pien­sa o desea, hay una lí­nea. Y es muy fi­na. De­cir la ver­dad tie­ne que ser un ob­je­ti­vo,

pe­ro el res­pe­to a las nor­mas, a los pa­dres, a las for­mas en que se ex­pre­san las ideas y emo­cio­nes, de­ber ser un prin­ci­pio in­ne­go­cia­ble pa­ra la sa­na re­la­ción de la fa­mi­lia.

La edad del “no”

“La edad de los 2-3 años es la edad del no” ex­pli­ca Yo­lan­da Mar­tí­nez a SER PA­DRES. Es la edad en que los ni­ños has­ta en­ton­ces obe­dien­tes y que acep­tan las ru­ti­nas que las fa­mi­lias es­ta­ble­cen “em­pie­zan a que­rer di­fe­ren­ciar­se del cui­da­dor y te­ner iniciativa, sue­len que­rer ha­cer las co­sas so­los y de­cir no an­te mu­chas de las pro­pues­tas que les ha­ce­mos (po­ner­se el abri­go, me­ren­dar, re­co­ger sus ju­gue­tes)”. En es­ta eta­pa, los pa­dres tie­nen que in­ten­tar no pres­tar aten­ción a los noes, que se pue­dan ob­viar, aña­de la ex­per­ta, y, so­bre todo, te­ner pa­cien­cia cuan­do sea ne­ce­sa­rio que obe­dez­ca, ex­pli­cán­do­le lo que se es­pe­ra que ha­ga. Por ejem­plo: “tie­nes que po­ner­te el abri­go pa­ra ir al par­que por­que así no ten­drás frío” o “tie­nes que me­ren­dar por­que nos va­mos a la ca­lle y si no des­pués ten­drás hambre”.

El ma­ri­sa­bi­di­llo

En­tre los 5 y los 12-13 años, los ni­ños que tie­nen cier­ta ma­du­rez, ya sea ver­bal o cog­ni­ti­va, o que tie­nen am­plios co­no­ci­mien­tos so­bre un te­ma que les apa­sio­na, sue­len dar su opi­nión y de­mos­trar que ellos sa­ben co­rri­gien­do a los adul­tos si es ne­ce­sa­rio. “Es bueno que les en­se­ñe­mos a dar su opi­nión y que se­pa­mos acep­tar que nos he­mos equi­vo­ca­do”, ex­pli­ca Mar­tí­nez en es­te sen­ti­do. “Los pa­dres so­mos un ejem­plo pa­ra nues­tros hi­jos tan­to a la ho­ra de acep­tar los éxi­tos co­mo las equi­vo­ca­cio­nes”.

Pa­ra mu­chas fa­mi­lias es fun­da­men­tal en­se­ñar a sus hi­jos a ex­pre­sar su opi­nión des­de la edu­ca­ción, es de­cir, “sin fal­tar al res­pe­to, con un tono de voz ade­cua­do, en el con­tex­to y mo­men­to opor­tuno, y en­se­ñar­les a em­pa­ti­zar con los sen­ti­mien­tos del que se equi­vo­ca”. Edu­car de es­ta ma­ne­ra des­de que son pe­que­ños “for­ma par­te de la edu­ca­ción emo­cio­nal de nues­tros hi­jos” y és­ta es “la gran ol­vi­da­da de la edu­ca­ción tra­di­cio­nal” por lo que se­gún di­fe­ren­tes es­tu­dios y ex­per­tos, es ne­ce­sa­rio con­cien­ciar a las fa­mi­lias de su im­por­tan­cia: los ni­ños tie­nen que apren­der des­de pe­que­ños a iden­ti­fi­car lo que sien­ten, lo que les pa­re­ce ca­da si­tua­ción y a ex­pre­sar­lo des­de la se­re­ni­dad y el res­pe­to.

La ado­les­cen­cia

En la eta­pa de la ado­les­cen­cia los ni­ños cons­tru­yen su per­so­na­li­dad a par­tir de la di­fe­ren­cia­ción con sus re­fe­ren­tes prin­ci­pa­les, es de­cir, los miem­bros de su fa­mi­lia. “In­ten­ta­rán ser opues­tos en gus­tos de ves­tir, co­mi­da, mú­si­ca e in­clu­so en cuan­to a há­bi­tos y ho­ra­rios”, ex­pli­ca la ex­per­ta. Hay ni­ños con ado­les­cen­cias más di­fí­ci­les que otros, pe­ro las dis­cu­sio­nes y con­tes­ta­cio­nes con los pa­dres sue­len ser bas­tan­te co­mu­nes. “Su de­seo de ser ma­yo­res y to­mar sus pro­pias de­ci­sio­nes cho­ca con el con­cep­to que aún tie­nen sus pa­dres de ellos, que si­guen vién­do­les ni­ños, y que, por lo tan­to, aún es­tán ne­ce­si­ta­dos de su su­per­vi­sión y di­rec­ción”. Adap­tar­se a los cam­bios de los ni­ños-jó­ve­nes, re­co­no­cien­do sus cam­bios, dán­do­les ca­da vez más in­de­pen­den­cia y con­fian­do en sus de­ci­sio­nes, es fun­da­men­tal pa­ra evi­tar cier­ta for­ma de ha­blar, con­tes­ta­cio­nes y res­pues­tas que ma­lo­gran la ne­ce­sa­ria ar­mo­nía del ho­gar. “Aun­que siem­pre es bueno se­guir ne­go­cian­do nor­mas (en cuan­to a ho­ra­rios, uso del mó­vil, tiem­po de­di­ca­do al es­tu­dio o ves­ti­men­ta), hay que man­te­ner una bue­na co­mu­ni­ca­ción con ellos pa­ra po­der­les ayu­dar an­te cual­quier pro­ble­ma”. Las nor­mas y los lí­mi­tes son siem­pre ne­ce­sa­rios pe­ro sin ol­vi­dad la co­mu­ni­ca­ción.

Los ni­ños han de apren­der des­de pe­que­ños a de­cir lo que sien­ten, pe­ro con res­pe­to

No hay que con­sen­tir que los ni­ños pier­dan los pa­pe­les en de­tri­men­to de su sin­ce­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.