En­tre­vis­ta

Ser Padres - - Sumario - Por Car­men Estrada

Ha­bla­mos con el doc­tor Pe­dro Ji­mé­nez, neo­na­tó­lo­go del Hos­pi­tal La Ma­ca­re­na (Se­vi­lla).

El doc­tor Pe­dro Ji­mé­nez, neo­na­tó­lo­go del Hos­pi­tal de La Ma­ca­re­na de Se­vi­lla, nos ha­bla so­bre las cla­ves ac­tua­les de la aten­ción a los neo­na­tos, en es­pe­cial de re­cién na­ci­dos prematuros. Un área que se en­fren­ta a nue­vos desafíos y cui­da pri­mor­dial­men­te una asis­ten­cia más hu­ma­na a los be­bés y a sus fa­mi­lias.

El 75% de los in­gre­sos hos­pi­ta­la­rios en neo­na­tos son be­bés prematuros, y son la prin­ci­pal cau­sa de de­fun­ción en ni­ños me­no­res de cin­co años. En España na­cen ca­da año cer­ca de 30.000 be­bés de for­ma pre­ma­tu­ra -an­tes de la se­ma­na 37 de ges­ta­ción-, una de las ta­sas más al­tas de la Unión Eu­ro­pea.

¿Cuá­les son las prin­ci­pa­les do­len­cias que tra­tan los neo­na­tó­lo­gos?

Co­mo es­pe­cia­li­dad pe­diá­tri­ca de­di­ca­da a la aten­ción in­te­gral del re­cién na­ci­do has­ta los 28 días de vi­da, en­glo­ba des­de la eva­lua­ción del re­cién na­ci­do sano a las po­cas ho­ras de vi­da a los con­se­jos so­bre cui­da­dos ge­ne­ra­les en sus pri­me­ros días. Tam­bién tra­ta­mos a pa­cien­tes crí­ti­ca­men­te en­fer­mos con al­gu­na com­pli­ca­ción que re­quie­re su in­gre­so en Cui­da­dos In­ten­si­vos Neo­na­ta­les, y a otro ti­po de pa­cien­tes que re­quie­ren unos cui­da­dos de su­ma es­pe­cia­li­za­ción, en­tre los que des­ta­can por su vul­ne­ra­bi­li­dad los gran­des prematuros de ex­tre­ma­do pe­so al na­ci­mien­to, al­gu­nos in­clu­so en la frontera de la via­bi­li­dad con una gran in­ma­du­rez, que re­quie­ren unos cui­da­dos asis­ten­cia­les in­ten­si­vos y con­ti­nua­dos. Uno de los cam­pos que re­quie­ren ma­yor es­pe­cia­li­za­ción es la aten­ción de los re­cién na­ci­dos prematuros. En fun­ción de su edad ges­ta­cio­nal po­dría­mos di­fe­ren­ciar­los en re­cién na­ci­dos “mo­de­ra­da­men­te pre­tér­mino o prematuros”, en­tre las 32 y las 36 se­ma­nas, los re­cién na­ci­dos “muy pre­tér­mino o prematuros”, en­tre las 28-32 se­ma­nas, y es­pe­cial­men­te crí­ti­cos los “prematuros o pre­tér­mino ex­tre­mos”que son los na­ci­dos me­no­res de la se­ma­na 28. Al igual que co­bra im­por­tan­cia la edad ges­ta­cio­nal al na­cer, tam­bién lo es el pe­so en el na­ci­mien­to, es­tan­do muy re­la­cio­na­do con el fu­tu­ro pro­nós­ti­co vi­tal.

En los úl­ti­mos años se ha in­cre­men­ta­do no­ta­ble­men­te el nú­me­ro de nacimientos prematuros, ¿se conocen las cau­sas?

Siem­pre nos pre­gun­ta­re­mos por la cau­sa de ese par­to im­pre­vis­to, pe­ro es muy di­fí­cil sa­ber­lo. Exis­ten fac­to­res ma­ter­nos, fu­mar du­ran­te el em­ba­ra­zo, una edad ma­ter­na ex­tre­ma, tan­to ex­ce­si­va­men­te jo­ven co­mo avan­za­da, un pa­to­ló­gi­co ba­jo pe­so ma­terno du­ran­te el em­ba­ra­zo, una vi­da an­sio­sa y es­tre­sa­da, tan fre­cuen­te en nues­tra so­cie­dad ac­tual, así co­mo pa­to­lo­gías ute­ri­nas, am­bien­ta­les, que po­drían con­lle­var una res­pues­ta in­fla­ma­to­ria en el or­ga­nis­mo y pro­vo­car un in­cre­men­to de la in­ci­den­cia de par­to pre­ma­tu­ro. Hay otros aso­cia­dos a la so­cie­dad ac­tual, co­mo el re­tra­so en la pri­me­ra ges­ta­ción y la ne­ce­si­dad de re­cu­rrir a téc­ni­cas de fe­cun­da­ción, que pro­vo­can un in­cre­men­to de ges­ta­cio­nes múl­ti­ples, con un ma­yor ries­go de par­to pre­ma­tu­ro.

En la ac­tua­li­dad, el par­to pre­ma­tu­ro, aso­cia­do al al­to ín­di­ce de mor­bi­li­dad, cons­ti­tu­ye una cues­tión so­cial que tie­ne una im­por­tan­te re­per­cu­sión en múl­ti­ples fa­mi­lias de­bi­do a un au­men­to de la pre­ma­tu­ri­dad aso­cia­do a un al­to ín­di­ce de mor­bi­li­dad. Es­to im­pli­ca tra­ta­mien­tos de ele­va­do cos­te emo­cio­nal e in­gre­sos pro­lon­ga­dos que pro­vo­can una deses­truc­tu­ra­ción fa­mi­liar im­por­tan­te.

Au­men­tan los par­tos prematuros pe­ro se re­du­ce la mor­bi­li­dad. ¿Cuán­do po­de­mos con­si­de­rar que un be­bé es “via­ble”?

Ac­tual­men­te la zo­na de in­cer­ti­dum­bre al na­ci­mien­to se en­cuen­tra bien de­fi­ni­da, y se si­túa

en los na­ci­dos en­tre las 23-24 se­ma­nas de ges­ta­ción y/o los 500-600 gra­mos de pe­so. En es­tos ran­gos de edad y pe­so, de­be­mos in­di­vi­dua­li­zar ca­da ca­so, ca­da fa­mi­lia y ca­da vi­ta­li­dad del re­cién na­ci­do en los pri­me­ros mi­nu­tos de vi­da. Sin em­bar­go he­mos con­se­gui­do au­men­tar la su­per­vi­ven­cia de re­cién na­ci­dos muy in­ma­du­ros, prematuros de muy cor­ta edad ges­ta­cio­nal y muy ba­jo pe­so al na­cer, que has­ta ha­ce po­cos años fa­lle­cían sin re­me­dio y hoy se con­si­guen man­te­ner con vi­da, pe­ro es­te au­men­to de la su­per­vi­ven­cia va li­ga­do a un ries­go de se­cue­las neu­ro­sen­so­ria­les, a me­nor edad ges­ta­cio­nal ma­yor ries­go de pa­to­lo­gía fu­tu­ra.

¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les problemas aso­cia­dos a la pre­ma­tu­ri­dad?

Los problemas vie­nen de­fi­ni­dos por la in­ma­du­rez de sus ór­ga­nos: pul­mo­nar con in­ma­du­rez res­pi­ra­to­ria (en­fer­me­dad de mem­bra­na hia­li­na) por dé­fi­cit del desa­rro­llo del sur­fac­tan­te en el neo­na­to pre­ma­tu­ro; a ni­vel di­ges­ti­vo por in­ma­du­rez en sus me­ca­nis­mo in­tes­ti­nal, con es­ca­sa to­le­ran­cia oral ini­cial y to­mas len­tas, suc­ción dé­bil, pu­dien­do pre­sen­tar pa­to­lo­gía in­tes­ti­nal se­ve­ra co­mo es la en­te­ro­co­li­tis ne­cro­ti­zan­te neo­na­tal; a ni­vel neu­ro­ló­gi­co, de­bi­do a su desa­rro­llo in­te­rrum­pi­do y múl­ti­ples agre­sio­nes

He­mos con­se­gui­do au­men­tar la su­per­vi­ven­cia de re­cién na­ci­dos muy in­ma­du­ros, prematuros de muy cor­ta edad ges­ta­cio­nal

que se pro­du­cen en ese sis­te­ma ner­vio­so tras el na­ci­mien­to, ma­yor ries­go de he­mo­rra­gia in­tra­ven­tri­cu­lar; in­ma­du­rez y pa­to­lo­gía car­dia­ca, por per­sis­ten­cia de la cir­cu­la­ción fe­tal, el de­no­mi­na­do duc­tus ar­te­rio­so per­sis­ten­te; fi­nal­men­te pa­to­lo­gía cró­ni­ca pul­mo­nar co­mo la dis­pla­sia bron­co­pul­mo­nar o in­ma­du­rez ocu­lar co­mo la re­ti­no­pa­tía de la pre­ma­tu­ri­dad.

¿Es di­fí­cil que no que­den se­cue­las des­pués de un na­ci­mien­to de gran pre­ma­tu­ri­dad?

La fre­cuen­cia y se­ve­ri­dad de to­das las pa­to­lo­gías que pue­dan te­ner los re­cién na­ci­dos prematuros es­tán ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­das con su pe­so y edad ges­ta­cio­nal al na­cer, pe­ro tam­bién son de­ter­mi­nan­tes los acon­te­ci­mien­tos ad­ver­sos pe­ri­na­ta­les que se su­ce­dan en los pri­me­ros días de vi­da, y que de­be­mos evi­tar to­dos los sa­ni­ta­rios que es­ta­mos al cui­da­do de es­tos pa­cien­tes. Si­tua­cio­nes ta­les co­mo hi­po­xia pe­ri­na­tal, infecciones, san­gra­dos ma­si­vos, ma­ni­pu­la­cio­nes agre­si­vas no asép­ti­cas, etc.

To­das las pa­to­lo­gías que pre­sen­tan en el pe­río­do neo­na­tal pue­den te­ner re­per­cu­sión a cor­to pla­zo, por­que in­flu­yen en la ma­yor mor­ta­li­dad y peor desa­rro­llo fu­tu­ro, ya que a lar­go pla­zo por­que pue­den ser las cau­san­tes de las se­cue­las mo­to­ras e in­te­lec­tua­les.

El pro­nós­ti­co neu­ro­ló­gi­co fu­tu­ro no es fá­cil de de­ter­mi­nar, y más aún cuan­do se tra­ta de un ce­re­bro en desa­rro­llo y el es­ta­ble­ci­mien­to de di­cho pro­nós­ti­co tie­ne un gra­do de in­cer­ti­dum­bre con­si­de­ra­ble, por lo cual la de­ci­sión de­be ser to­ma­da an­tes del par­to, con en­tre­vis­tas se­ria­das con los pa­dres, du­ran­te el par­to, en fun­ción de la vi­ta­li­dad al na­cer del neo­na­to, y pos­te­rior­men­te se­gún su evo­lu­ción du­ran­te la pri­me­ras se­ma­nas de vi­da.

¿Cuál es la prin­ci­pal la­bor de los pa­dres du­ran­te la es­tan­cia de su hi­jo en la UCI?

Ha­ce mu­chos años, los pro­fe­sio­na­les no so­lía­mos tra­ba­jar con los pa­dres de aque­llos ni­ños in­gre­sa­dos en las Uni­da­des Neo­na­ta­les. Se veía a la fa­mi­lia más co­mo obs­tácu­lo que co­mo una co­la­bo­ra­ción pa­ra ob­te­ner el me­jor re­sul­ta­do clí­ni­co de nues­tros pa­cien­tes. Afor­tu­na­da­men­te, he­mos ido to­man­do con­cien­cia de la im­por­tan­cia de los cui­da­dos re­la­cio­na­dos con la fa­mi­lia y con sus sen­ti­mien­tos, con la asis­ten­cia in­te­gral del pa­cien­te jun­to con la ne­ce­si­dad del con­tac­to afec­ti­vo y cer­cano con sus se­res que­ri­dos. Los pa­dres ne­ce­si­tan abra­zar, sos­te­ner, to­car, aca­ri­ciar a sus hi­jos re­cién na­ci­dos pa­ra fa­ci­li­tar la vin­cu­la­ción tem­pra­na tan ne­ce­sa­ria pa­ra el bie­nes­tar pre­sen­te y fu­tu­ro del re­cién na­ci­do en re­la­ción con su ma­du­ra­ción, desa­rro­llo y sa­lud, más aún si es pre­ma­tu­ro.

Ac­tual­men­te hay un pro­yec­to en mar­cha, Neos­tart, en la que pa­dres de prematuros y pro­fe­sio­na­les de la sa­lud bus­can so­lu­cio­nes y he­rra­mien­tas crea­ti­vas de for­ma con­jun­ta pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los neo­na­tos. ¿Có­mo va­lo­ra es­ta iniciativa? ¿a qué con­clu­sio­nes han lle­ga­do?

La idea de ba­se es fan­tás­ti­ca: me­jo­rar la asis­ten­cia sa­ni­ta­ria neo­na­tal de ma­ne­ra glo­bal pa­ra me­jo­rar y mo­der­ni­zar la asis­ten­cia del re­cién na­ci­do en el hos­pi­tal. Se crea­ron va­rios gru­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­res con­for­ma­dos por di­ver­sos participantes, un neo­na­tó­lo­go, equi­po de en­fer­me­ría, un far­ma­céu­ti­co, un re­pre­sen­tan­te de la in­dus­tria y lo más sor­pren­den­te, un in­ge­nie­ro y, co­mo no, ma­dre o pa­dre de un re­cién na­ci­do pre­ma­tu­ro. Ca­da cual apor­ta­ba den­tro de sus co­no­ci­mien­tos y ca­pa­ci­da­des, ideas de me­jo­ra pa­ra el me­jor cui­da­do y con­trol de los re­cién na­ci­dos en­fer­mos. Tras unas jor­na­das de du­ro tra­ba­jo y es­fuer­zo, guia­das de ma­ne­ra fan­tás­ti­ca por un equi­po de mo­ni­to­res y de pro­fe­sio­na­les re­la­cio­na­dos con el mundo em­pren­de­dor, se con­si­guie­ron gran­des lo­gros pa­ra me­jo­rar el cui­da­do de nues­tros pa­cien­tes. Es una de las me­jo­res ideas en el mar­co de la me­di­ci­na ac­tual, tra­ba­jar en equi­po me­dian­te un pro­gra­ma de in­no­va­ción y em­pren­di­mien­to con so­lu­cio­nes que me­jo­ren la ca­li­dad de vi­da de los neo­na­tos.

En el mar­co de un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar y mo­ti­va­do, se in­cre­men­ta el pro­ce­so crea­ti­vo de las per­so­nas, con­si­guien­do ideas ori­gi­na­les

que pa­re­ce im­pen­sa­ble lle­var­las a la prác­ti­ca y fa­bri­can­do pro­to­ti­pos pa­ra me­jo­rar la vi­da y el en­torno de los ni­ños prematuros. Es­to se con­si­guió en las edi­cio­nes del pro­gra­ma Neos­tart, gra­cias al es­fuer­zo de to­das es­tas per­so­nas. Pro­ba­ble­men­te den­tro de po­cos años es­tén im­plan­ta­das de ma­ne­ra co­ti­dia­na en los cui­da­dos de los re­cién na­ci­dos, ideas ori­gi­na­les, im­pen­sa­bles has­ta aho­ra, y que sin em­bar­go gra­cias a la crea­ti­vi­dad y tra­ba­jo en equi­po se con­se­gui­rán lle­var a la reali­dad en re­la­ti­va­men­te po­cos años. Ten­go que dar la en­ho­ra­bue­na y nues­tro ma­yor agra­de­ci­mien­to por es­ta iniciativa, que de­be­ría ex­ten­der­se a otros cam­pos de la me­di­ci­na: el tra­ba­jo en equi­po de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios, los pa­cien­tes y sus fa­mi­lias e in­ge­nie­ros for­ma­dos en sa­lud pa­ra lle­var a la prác­ti­ca ideas ori­gi­na­les, bri­llan­tes e in­no­va­do­ras ne­ce­sa­rias en el tra­ba­jo dia­rio.

Ca­da vez la asis­ten­cia es me­jor, más hu­ma­na, cen­tra­da en el re­cién na­ci­do

¿Qué lí­neas de in­ves­ti­ga­ción se es­tán si­guien­do?

Las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción es­tán orien­ta­das a la me­jor asis­ten­cia del pre­ma­tu­ro, ma­yor vi­gi­lan­cia en su de­te­rio­ro res­pi­ra­to­rio, con una aten­ción más pre­coz y más in­di­vi­dua­li­za­da se­gún ca­da neo­na­to, ca­da per­so­na, unos cui­da­dos cen­tra­dos en el desa­rro­llo de ca­da pa­cien­te y de sus fa­mi­lias, que ami­no­ren el es­trés de su sis­te­ma ner­vio­so aún in­ma­du­ro y en desa­rro­llo, lo que con­lle­va­rá un me­jor neu­ro­de­sa­rro­llo a lar­go pla­zo y una me­jor ca­li­dad de vi­da. Tam­bién me­jo­ras en la nu­tri­ción pre­coz, con lac­tan­cia ma­ter­na pro­pia y do­na­da por otra ma­dres a ban­cos de le­che si­tua­dos en las uni­da­des neo­na­ta­les, que pro­vo­ca­rán un me­jor cre­ci­mien­to de es­tas per­so­nas y un me­nor nú­me­ro de en­fer­me­da­des en su edad adul­ta, ta­les co­mo dia­be­tes, hi­per­ten­sión, hi­per­co­les­te­ro­le­mia.

¿Có­mo ve el fu­tu­ro?

El fu­tu­ro es pro­me­te­dor, avan­za ca­da año, y las me­jo­ras asis­ten­cia­les se ob­je­ti­van en una me­jo­ra de la asis­ten­cia neo­na­tal y en un me­jor desa­rro­llo de gran­des prematuros que has­ta ha­ce po­cos años o bien no so­bre­vi­vían o lo ha­cían con im­por­tan­tes se­cue­las en su desa­rro­llo. Ca­da vez la asis­ten­cia es me­jor, más hu­ma­na, cen­tra­da en el re­cién na­ci­do y co­mo he­mos co­men­ta­do en sus fa­mi­lias, lo que pro­vo­ca­rá me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da en es­tos neo­na­tos prematuros y un ma­yor ape­go de los pa­dres con sus hi­jos. Co­mo di­go el fu­tu­ro es pro­me­te­dor, aho­ra so­lo que­da tra­ba­jar du­ro, po­ner pa­sión en nues­tros cui­da­dos y no de­jar de crear y de pen­sar pa­ra con­se­guir me­jo­res cui­da­dos de nues­tros pa­cien­tes prematuros..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.