De­seo se­xual

Los cam­bios en el em­ba­ra­zo ocu­rren a ni­vel fí­si­co pe­ro tam­bién emo­cio­nal y es­tos afec­tan a la pa­re­ja, ¿có­mo po­de­mos man­te­ner la atrac­ción se­xual du­ran­te la ges­ta­ción?

Ser Padres - - Sumario - Por Ma­nue­la En­tis­ne

¿Có­mo afec­ta el em­ba­ra­zo al hom­bre?

Los cam­bios en el cuer­po, los vai­ve­nes aními­cos, los al­ti­ba­jos del de­seo se­xual, te­mo­res y an­sie­dad por el he­cho de con­ver­tir­se en pa­dres… todo ello con­tri­bu­ye a que la di­ná­mi­ca en la pa­re­ja pue­da trans­for­mar­se du­ran­te el em­ba­ra­zo –y mu­cho más en el post­par­to. Ade­más, el mie­do de ha­cer da­ño al be­bé pro­vo­ca que mu­chos hom­bres pre­fie­ran no te­ner re­la­cio­nes cuan­do la tripa de la ma­dre em­pie­za a ser muy no­ta­ble.

Cam­bios des­con­cer­tan­tes

Hay ve­ces que la pa­re­ja pa­re­ce dis­tan­ciar­se por­que de re­pen­te el hom­bre pasa a ver a la mu­jer co­mo ma­dre ex­clu­si­va­men­te, y por eso le cues­ta ver­la em­ba­ra­za­da y sexy. Mu­chos tie­nen que ha­cer el es­fuer­zo de re­cor­dar ca­da día que ella si­gue sien­do la mis­ma que an­tes, la mu­jer de la que se enamo­ra­ron. Un ha­la­go, un be­so ines­pe­ra­do, un ra­mo de flo­res (ob­se­quia­do por­que sí, en una fe­cha cual­quie­ra) o pre­pa­rar su ce­na fa­vo­ri­ta, ayu­da­rán a me­jo­rar la re­la­ción de pa­re­ja y man­te­ner lo que te­níais an­tes de es­tar es­pe­ran­do un ni­ño.

El hom­bre pue­de sen­tir­se an­gus­tia­do por el pe­so de res­pon­sa­bi­li­dad que le vie­ne y blo­quear­se se­xual­men­te

Acer­ca de el de­seo

La se­xua­li­dad en el em­ba­ra­zo pue­de atra­ve­sar cam­bios en­tre tri­mes­tre y tri­mes­tre, y no to­das las per­so­nas la vi­ven de la mis­ma ma­ne­ra. Hay hom­bres que se sien­ten ero­ti­za­dos a más no po­der por la nue­va fi­gu­ra re­don­dea­da y fe­me­ni­na de su pa­re­ja, así co­mo hay otros que te­men man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les pen­san­do en que po­drían da­ñar al be­bé. Tam­bién hay mu­je­res que ex­pe­ri­men­tan una mer­ma del de­seo… ¡y otras a las que el em­ba­ra­zo po­ne más fo­go­sas que nun­ca! Sea cual sea el ca­so, lo im­por­tan­te es ha­blar­lo jun­tos, que la pa­re­ja se­pa lo que nos es­tá pa­san­do, y en­con­trar un pun­to me­dio que nos sa­tis­fa­ga a am­bos.

Amor más allá del se­xo

Si por fal­ta de de­seo de uno u otro o por in­di­ca­ción mé­di­ca du­ran­te el em­ba­ra­zo, la pa­re­ja ne­ce­si­ta pos­po­ner los en­cuen­tros, exis­ten ma­ne­ras de se­guir man­te­nien­do in­ti­mi­dad y afec­to en la re­la­ción que no ne­ce­sa­ria­men­te pasan por la ge­ni­ta­li­dad. Ci­tas ro­mán­ti­cas, abra­zos, ca­ri­cias, be­sos, char­las ín­ti­mas, todo va­le pa­ra se­guir co­nec­ta­dos el uno con el otro. Ya ha­brá tiem­po pa­ra vol­ver a ha­cer el amor, lo im­por­tan­te es man­te­ner vi­vo el sen­ti­mien­to mu­tuo.

El em­ba­ra­zo es un cam­bio muy gran­de en la vi­da, tan­to pa­ra ti co­mo pa­ra tu pa­re­ja

Du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre

Tu chi­co pue­de ver­se des­pla­za­do an­te tu ne­ga­ti­va a prac­ti­car se­xo. En los pri­me­ros me­ses del em­ba­ra­zo, mu­chas mu­je­res lo evi­tan, sim­ple­men­te por­que la no­ve­dad les abru­ma. A es­to se su­man los tí­pi­cos problemas del prin­ci­pio, co­mo el can­san­cio y las náu­seas. Y otras mu­chas no con­ci­ben los con­cep­tos de em­ba­ra­zo y se­xo jun­tos. Al me­nos en las pri­me­ras se­ma­nas, mu­chas mu­je­res tie­nen mie­do de que el se­xo pue­da per­ju­di­car el em­ba­ra­zo, que se en­cuen­tra to­da­vía en un es­ta­do frá­gil. Aun­que qui­zá no te di­ga na­da, pue­de que es­té desean­do te­ner se­xo. “No ten­gas mie­do a man­te­ner una con­ver­sa­ción con él pre­gun­tán­do­le có­mo se sien­te y ex­pre­sán­do­le tus mie­dos. Es acon­se­ja­ble que en vues­tra vi­si­ta al gi­ne­có­lo­go le pre­gun­téis si po­déis se­guir te­nien­do re­la­cio­nes co­mo an­tes de que­dar­te em­ba­ra­za­da. Os tran­qui­li­za­rá a los dos”, di­ce la se­xó­lo­ga Car­men Ra­ya (Psi­co­na­tu­ral; www.car­men­ra­ya.com, de Gra­na­da). Re­cuer­da que al prin­ci­pio de la ges­ta­ción, los ór­ga­nos de la pel­vis es­tán me­jor irri­ga­dos, lo que es bueno pa­ra el de­seo. In­clu­so mu­chas mu­je­res lle­gan más fá­cil­men­te al or­gas­mo. Y pre­ci­sa­men­te pa­ra las pa­re­jas a las que les ha cos­ta­do un tiem­po lo­grar el em­ba­ra­zo, el se­xo aho­ra es más re­la­ja­do. Si tu gi­ne­có­lo­go te di­ce que pue­des prac­ti­car se­xo con to­tal tran­qui­li­dad, apro­ve­cha en la pri­me­ra eta­pa de la ges­ta­ción, ¡pue­de con­ver­tir­se en un mo­men­to de in­ten­so pla­cer!

Se­gun­do tri­mes­tre

Los fu­tu­ros pa­pás sien­ten aho­ra que hay un ter­ce­ro en la ca­ma. A ve­ces tie­nen la im­pre­sión de que ellas so­lo se preo­cu­pan del pe­que­ño y ellos han que­da­do re­le­ga­dos a un se­gun­do lu­gar. Y a me­nu­do tie­nen mie­do de ha­cer da­ño al be­bé. Ex­plí­ca­le que el ta­pón mu­co­so cie­rra la en­tra­da al cue­llo del úte­ro e im­pi­de que el se­men pue­da lle­gar has­ta allí. Ha­cer el amor no pue­de da­ñar al be­bé y tu tri­pi­ta to­da­vía es ma­ne­ja­ble pa­ra dis­fru­tar del se­xo sin sen­tir­te al­go pa­to­sa.

Ter­cer tri­mes­tre

A la ma­yo­ría de los hom­bres la tripa les pa­re­ce eró­ti­ca. A par­tir de la se­ma­na 30 se­rá más di­fí­cil en­con­trar una pos­tu­ra en la que no se in­ter­pon­ga la tripa:

La pos­tu­ra del mi­sio­ne­ro (el hom­bre en­ci­ma de la mu­jer) pue­de re­sul­tar más di­fí­cil.

Sue­le ser más có­mo­do pa­ra la em­ba­ra­za­da po­ner­se en­ci­ma del hom­bre (sen­ta­da o tum­ba­da) o que la pe­ne­tra­ción se ha­ga des­de atrás (es­to es, tum­ba­dos con el hom­bre abra­zan­do la es­pal­da de la mu­jer o con ella a cua­tro pa­tas). En es­te úl­ti­mo ca­so, la pe­ne­tra­ción pue­de ser más pro­fun­da, por lo que con­vie­ne ir más des­pa­cio. La cer­ca­nía cor­po­ral es es­pe­cial­men­te im­por­tan­te du­ran­te el em­ba­ra­zo, lo que no sig­ni­fi­ca que sea ne­ce­sa­rio siem­pre man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les. Las ca­ri­cias, los ma­sa­jes y los ro­ces tier­nos tam­bién cuen­tan.

So­bre todo, re­la­ja­ros, las con­trac­cio­nes ute­ri­nas que se pro­du­cen con el or­gas­mo son muy sua­ves y no pue­den ade­lan­tar el par­to. El se­xo an­tes del par­to es un buen mé­to­do pa­ra cal­mar al be­bé, por­que re­la­ja y ge­ne­ra buen hu­mor.

Si no te­néis re­la­cio­nes por con­tra­in­di­ca­ción mé­di­ca, in­ten­tad re­for­zar los abra­zos, los be­sos, las ca­ri­cias y los mo­men­tos a so­las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.