Her­mano des­col­ga­do

La ma­yo­ría de las pa­re­jas es­pe­ran dos o tres años pa­ra te­ner a su pró­xi­mo hi­jo. Pe­ro, a ve­ces, ese cálcu­lo no es exac­to y lle­ga un nue­vo be­bé des­pués de más de 10 años des­de el úl­ti­mo em­ba­ra­zo.

Ser Padres - - Sumario - Por Ma­ría Díaz-Ri­poll

¿Le afec­ta la di­fe­ren­cia de edad?

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud re­co­mien­da co­mo di­fe­ren­cia de edad ideal en­tre los her­ma­nos los tres años por­que el cuer­po de la mu­jer se ha re­cu­pe­ra­do del em­ba­ra­zo y par­to an­te­rior y es­ta pre­pa­ra­do pa­ra una nue­va ges­ta­ción. Sin em­bar­go, mu­chos pa­dres pre­fie­ren es­pe­rar más años o les lle­ga un em­ba­ra­zo “por sor­pre­sa”. ¿Có­mo se vi­ve en ca­sa?

Del es­trés a la acep­ta­ción

Elena Gue­rra, de 42 años, es ma­dre de dos hi­jos: Pa­blo de 14 y Juan de 10. Ha­ce seis me­ses se en­te­ró de su nue­vo em­ba­ra­zo. “Al prin­ci­pio no te lo crees y te da un po­co de vér­ti­go em­pe­zar de nue­vo”. Pe­ro el te­ner hi­jos tan es­pa­cia­dos per­mi­te que los pa­dres pue­dan dis­fru­tar me­jor de la pri­me­ra in­fan­cia de ca­da uno de ellos. “Una vez que te ha­ces a la idea, pien­sas lo mu­cho que lo vas a dis­fru­tar. Qui­zás, mu­cho más que los an­te­rio­res por­que sa­bes que es tu úl­ti­ma oca­sión de ser ma­dre”., di­ce Elena.

Esa es, pre­ci­sa­men­te, la gran ventaja pa­ra los pa­dres, dis­fru­tar del nue­vo be­bé co­mo si fue­se el pri­me­ro pe­ro con la ex­pe­rien­cia de ha­ber vi­vi­do con an­te­rio­ri­dad la ma­ter­ni­dad.

Nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des

Aho­ra tie­nen que acom­pa­ñar a su ma­dre a sus revisiones, ir con ella a com­prar la ro­pi­ta del be­bé e in­clu­so ayu­dar­la a cam­biar los pa­ña­les y sa­car a pa­sear a su her­mano pe­que­ño. Al prin­ci­pio ha­ce mu­cha ilu­sión pe­ro lue­go se con­vier- te en una res­pon­sa­bi­li­dad que los her­ma­nos no siem­pre quie­ren asu­mir.

Los her­ma­nos ma­yo­res no com­par­ten con los “re­cién lle­ga­dos” ho­ras de jue­go ni mu­chas de las ac­ti­vi­da­des de su día a día. Los ho­ra­rios y ne­ce­si­da­des son di­fe­ren­tes pe­ro los hi­jos “des­col­ga­dos” tie­nen un vincu­lo co­mún: el amor de sus her­ma­nos in­dis­tin­ta­men­te de la edad. Se crea un víncu­lo muy fuer­te. “Ves a tu her­mano ma­yor con una gran ad­mi­ra­ción y res­pe­to. Sa­bes que siem­pre es­tán ahí pa­ra pro­te­ger­te y ayu-

Los her­ma­nos ma­yo­res ga­nan en res­pon­sa­bi­li­dad y tien­den a dis­cu­tir me­nos en­tre ellos

dar­te”, ase­gu­ra Sil­via Ca­ma­re­na, que se lle­va 12 años con su her­ma­na ma­yor. “Lo que sí que es cier­to –con­ti­núa- es que la re­la­ción va evo­lu­cio­nan­do con el pa­so de los años por­que cuan­do eres ado­les­cen­te te lle­gan a ago­biar bas­tan­te con sus con­se­jos”.

Las ven­ta­jas más ob­vias

1. Pro­tec­ción de los ma­yo­res: pro­te­gen al me­nor de cual­quier pe­li­gro y se con­vier­te en el me­jor con­se­je­ro pa­ra ellos.

2. Co­la­bo­ra­ción en la edu­ca­ción: ayu­dan a sus pa­dres en el cui­da­do del her­mano me­nor y sue­len ha­cer­se car­go de cier­tas res­pon­sa­bi­li­da­des de la ca­sa.

3. Me­nos pe­leas: los her­ma­nos dis­cu­ti­rán me­nos por ver la te­le­vi­sión, por los ju­gue­tes o por quién va con ma­má de la mano.

Al­gu­nas des­ven­ta­jas

El prin­ci­pal in­con­ve­nien­te de te­ner un hi­jo “des­col­ga­do” es que la pa­re­ja tie­ne que vol­ver a em­pe­zar, re­nun­ciar a la co­mo­di­dad que ya te­nían con sus otros hi­jos y vol­ver con las ru­ti­nas. Otro pun­to des­fa­vo­ra­ble es que un ni­ño pe­que­ño con­lle­va mu­cha ener­gía y pue­des lle­gar a sen­tir­te can­sa­da por­que se tie­ne otra edad. La reali­dad, con sus as­pec­tos po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos es que no hay una res­pues­ta úni­ca y vá­li­da a la edad que es con­ve­nien­te que se lle­ven los her­ma­nos. Lo im­por­tan­te es cre­cer, siem­pre, con el amor de una fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.