Pa­la­bro­tas

Son di­ver­ti­das. Les sue­nan di­fe­ren­tes, sus pa­dres se ríen o en­fa­dan si las di­cen y les ha­cen sen­tir­se ma­yo­res. Una ten­ta­ción de­ma­sia­do go­lo­sa...

Ser Padres - - Sumario - Por Lo­la Ca­sas

¿Por qué le gus­tan tan­to?

Las pa­la­bras prohi­bi­das son di­ver­ti­das, desafian­tes y cau­san fas­ci­na­ción en los ni­ños, al­go más que su­fi­cien­te pa­ra que se ani­men a em­plear­las. Y es que, es­tán en to­das par­tes. Te­le­vi­sión, con­ver­sa­cio­nes aje­nas, los mis­mos pa­dres en ca­sa o en el co­che... Evi­tar que los ni­ños las es­cu­chen es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble, pe­ro sí hay que pro­cu­rar que las di­gan lo me­nos po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.