Edu­ca­ción

Cuan­do las con­tra­dic­cio­nes en­tre am­bos pro­ge­ni­to­res son fre­cuen­tes pue­den su­po­ner un pro­ble­ma en el bie­nes­tar emo­cio­nal de los ni­ños.

Ser Padres - - Sumario - Por Mag­da­le­na Bel­da

Cuan­do pa­pá di­ce“sí”, pe­ro ma­má di­ce“no”.

Edu­car no es una ta­rea sencilla y en mu­chas oca­sio­nes los pa­dres se sien­ten ex­haus­tos an­te tan­ta res­pon­sa­bi­li­dad y fal­ta de res­pues­tas e in­cohe­ren­cia en sus ac­tua­cio­nes. ¿De­be­ría ha­ber­le cas­ti­ga­do? ¿Lo es­ta­ré ha­cien­do bien? ¿Soy muy per­mi­si­vo? ¿Me he pa­sa­do? En oca­sio­nes no son es­tas du­das las im­por­tan­tes sino la fal­ta de cohe­ren­cia y cri­te­rio co­mún en­tre los pro­ge­ni­to­res que pue­de ha­cer per­der au­to­ri­dad fren­te a los hi­jos. ¿Qué ha­go si ma­má me di­ce que si y pa­pá me di­ce que no? ¿Se lo pi­do me­jor a ma­má por si a pa­pá le mo­les­ta? Va­mos a ha­cer­lo en se­cre­to sin que ma­má se en­te­re... La fal­ta de uni­dad de cri­te­rio en­tre los pa­dres es uno de los prin­ci­pa­les problemas a la ho­ra de edu­car a los hi­jos. Es fun­da­men­tal que en el ho­gar pri­men unas re­glas y nor­mas co­mu­nes que se apli­quen en la edu­ca­ción de los más pe­que­ños. Por­que cuan­do no exis­te esa cohe­ren­cia edu­ca­ti­va, los ni­ños se re­sien­ten.

Men­sa­jes con­tra­dic­to­rios

Si el ni­ño recibe men­sa­jes con­tra­dic­to­rios de sus pa­dres y se des­au­to­ri­zan mu­tua­men­te, no sa­brá a quién de­be obe­de­cer y se sien­te per­di­do pues­to que no tie­ne una re­fe­ren­cia cla­ra de lo que de­be ha­cer. Es­tas dis­cre­pan­cias, con el tiem­po, las apro­ve­cha­rá el ni­ño pa­ra sa­lir­se siem­pre con la su­ya, acu­dien­do al pro­ge­ni­tor que sea siem­pre el más per­mi­si­vo.

Los pa­dres son la prin­ci­pal fi­gu­ra de au­to­ri­dad pa­ra los hi­jos y siem­pre es un error tra­tar de ser sus ami­gos en lu­gar de ejer­cer de pa­dres. Las co­sas im­por­tan­tes nun­ca se ne­go­cian con los hi­jos. Los te­mas im­por­tan­tes se ha­blan en­tre los pa­dres pa­ra que ac­túen co­mo un blo­que an­te a ellos. “Los pa­dres so­mos el prin­ci-

pal mo­de­lo y re­fe­ren­te de nues­tros hi­jos, por o que es im­por­tan­tí­si­mo que ob­ser­ven un cri­te­rio edu­ca­ti­vo co­mún en cuan­to a ellos se re­fie­re, independiente, por su­pues­to, del es­ti­lo per­so­nal con el que ca­da uno lo ade­re­ce”, se­ña­la la psi­có­lo­ga Ali­cia San­zo. “Es­to ha­rá —con­ti­núa— que nues­tros hi­jos se sien­tan se­gu­ros y es­ta­blez­can un víncu­lo de ape­go más só­li­do y fir­me”. Edu­car con el ejem­plo y so­bre todo que los hi­jos vean que los pa­dres no di­cen una co­sa y ha­cen otra es fun­da­men­tal. No se de­be ol­vi­dar que el ho­gar es la prin­ci­pal es­cue­la y el lu­gar don­de se apren­den los va­lo­res que acom­pa­ña­rán al ni­ño de por vi­da. Todo lo que di­ga uno de los miem­bros de la pa­re­ja tie­ne que ser res­pe­ta­do por el otro y, si tu­vie­ran dis­cre­pan­cias, so­lu­cio­nar­las en pri­va­do y no en pre­sen­cia de los ni­ños.

Tras la rup­tu­ra fa­mi­liar

Se­gún los da­tos pu­bli­ca­dos por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca, en España se pro­du­cen anual­men­te cer­ca de 400.000 rup­tu­ras ma­tri­mo­nia­les, en­tre se­pa­ra­cio­nes y di­vor­cios. Y ca­da año, las ci­fras van en au­men­to.

Tras la rup­tu­ra, cam­bia la con­vi­ven­cia, pe­ro no de­ben cam­biar las re­glas del jue­go que ha­bía den­tro del ho­gar. Es­to quie­re de­cir que pa­dre y ma­dre de­ben tra­tar de man­te­ner una lí­nea edu­ca­ti­va es­ta­ble, sin cam­biar los cri­te­rios que an­tes te­nían es­ta­ble­ci­dos. No es bue­na idea que uno de los dos, o los dos, per­mi­ta que su

hi­jo se sal­te las nor­mas o ha­ga co­sas que no de­be­ría. Tie­nen que sa­ber que, pe­se a que sus pa­dres no es­tén jun­tos, tie­nen los mis­mos cri­te­rios en su edu­ca­ción y las mis­mas nor­mas. “Ca­da miem­bro de la pa­re­ja de­be acep­tar, aun­que no lo com­par­ta, que en ca­sa del otro mu­chos as­pec­tos van a cam­biar y fun­cio­nar de otra ma­ne­ra, y de­be acom­pa­ñar a su hi­jo en es­te pro­ce­so, des­de la es­cu­cha, la com­pren­sión y la em­pa­tía”, pun­tua­li­za la psi­có­lo­ga.

Pa­se lo que pa­se, los ni­ños de­ben te­ner siem­pre re­fe­ren­tes y lí­mi­tes es­ta­bles, pues man­te­ner nues­tra au­to­ri­dad fren­te a ellos es fun­da­men­tal pa­ra su edu­ca­ción.

Re­des so­cia­les, pun­to de fric­ción

La lle­ga­da de las nue­vas tec­no­lo­gías (play, ta­blets, mó­vi­les, or­de­na­do­res) su­po­nen una pro­ba­ble fuen­te de dis­cu­sión en la pa­re­ja. Las ho­ras de uso del te­lé­fono o los vi­deo­jue­gos, o si el me­nor pue­de col­gar fo­to­gra­fías en Fa­ce­book o Ins­ta­gram sue­len ser mo­ti­vos ha­bi­tua­les de dispu­ta. ¿Es be­ne­fi­cio­so que den­tro de 20 años los ni­ños vean re­fle­ja­da to­da su vi­da en in­ter­net? “No seas exa­ge­ra­da”, “y tú no pa­ses del te­ma que es muy se­rio...”

Lo fun­da­men­tal es te­ner unos ob­je­ti­vos cla­ros de lo que se quie­re a la ho­ra de edu­car y qué in­cul­car a los ni­ños. Han de ser po­cos pe­ro com­par­ti­dos en pa­re­ja y, en ca­so de no ser así, lle­gar a un acuer­do en­tre am­bos an­tes de to­mar de­ci­sio­nes pre­ci­pi­ta­das. Só­lo hay que po­ner el fo­co en lo que es im­por­tan­te pa­ra vo­so­tros: la edu­ca­ción de vues­tros hi­jos.

Pe­ro hay una co­sa que tie­ne que que­dar cla­ra. “Bus­car y con­sen­suar cri­te­rios edu­ca­ti­vos co­mu­nes, mar­car nor­mas y lí­mi­tes cla­ros… no es in­com­pa­ti­ble con pen­sar de for­ma di­fe­ren­te. Pa­ra los ni­ños es en­ri­que­ce­dor que sus pa­dres pien­sen de for­ma dis­tin­ta en cier­tos as­pec­tos por­que se nu­tren de di­fe­ren­tes ti­pos de va­lo­res, pe­ro es im­por­tan­te esa co­ne­xión y en­cuen­tro res­pec­to a la edu­ca­ción”, co­men­ta San­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.