Hon­gos em­ba­ra­za­da

Ser Padres - - Tu embarazo -

Có­mo com­ba­tir­los.

Las infecciones por can­di­dia­sis u hon­gos en la va­gi­na du­ran­te el em­ba­ra­zo son más co­mu­nes que en cual­quier otro mo­men­to en la vi­da de una mu­jer, es­pe­cial­men­te du­ran­te el se­gun­do tri­mes­tre del em­ba­ra­zo. Son mu­chas las du­das que sus­ci­ta es­ta in­fec­ción en la fu­tu­ra ma­dre, so­bre todo de ca­ra a la sa­lud del be­bé. Nues­tra ex­per­ta las acla­ra.

¿Por qué aho­ra?

La ma­yo­ría de las mu­je­res te­ne­mos en nues­tra flo­ra na­tu­ral un al­to nú­me­ro de co­lo­nias de Can­di­da Al­bi­cans en la va­gi­na, in­tes­tino y piel, sin que nos pro­duz­ca nin­gu­na sin­to­ma­to­lo­gía. Pe­ro en al­gu­nas cir­cuns­tan­cias, co­mo al to­mar an­ti­con­cep­ti­vos o an­ti­bió­ti­cos o du­ran­te el em­ba­ra­zo, es­te hon­go cre­ce más de lo nor­mal y pro­du­ce mo­les­tias.

¿Qué sín­to­mas pre­sen­ta y có­mo se tra­ta?

Los más fre­cuen­tes sin pi­cor, es­co­zor y/o en­ro­je­ci­mien­to de los ge­ni­ta­les y un flu­jo blan­que­cino o es­pe­so. Es una in­fec­ción to­tal­men­te be­nig­na que, aun­que es muy mo­les­ta y a ve­ces re­bel­de con los tra­ta­mien­tos, no pro­vo­ca problemas gra­ve pa­ra la sa­lud. Se tra­ta con me­di­ca­ción oral y po­ma­das en la zo­na que siem­pre de­ben ser pres­cri­tas por un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta.

No te au­to­me­di­ques

Si te­ne­mos es­tos sín­to­mas, de­be­mos acu­dir a nues­tro gi­ne­có­lo­go pa­ra que nos pres­cri­ba el tra­ta­mien­to ade­cua­do. Si ha­bi­tual­men­te no de­be­mos au­to­me­di­car­nos, du­ran­te el em­ba­ra­zo hay que ser más cui­da­do­sas to­da­vía (in­clu­so se des­acon­se­jan las cre­mas de uso ex­terno). Todo lo que se uti­li­ce, hay que con­sul­tar­lo con el mé­di­co.

¿Y si he ex­pul­sa­do el ta­pón mu­co­so hay al­gún ries­go pa­ra el be­bé?

En es­te sen­ti­do, no de­bes te­mer na­da. El ta­pón mu­co­so es uno de los me­ca­nis­mos que te­ne­mos pa­ra pro­te­ger­nos du­ran­te el em­ba­ra­zo, pe­ro no es el úni­co ni el más efi­caz. El sis­te­ma más efi­caz es la pro­tec­ción de la bol­sa am­nió­ti­ca. Si és­ta se rom­pe, sí que hay ries­go de in­fec­ción pa­ra el be­bé, pe­ro no so­lo por la cán­di­da, sino por otros mi­cro­or­ga­nis­mos que hay en la va­gi­na de la ma­dre. Por ello, cuan­do la bol­sa se rom­pe, la fu­tu­ra ma­dre de­be in­gre­sar en el hos­pi­tal pa­ra vi­gi­lar la apa­ri­ción de infecciones. Pe­ro in­clu­so aun­que el hon­go en­tra­ra en con­tac­to con el pe­que­ño du­ran­te el par­to, el ries­go de in­fec­ción es mí­ni­mo. Y en el ca­so de que es­to ocu­rrie­ra, lo úni­co que le pro­du­ci­ría a al ni­ño es una le­ve in­fec­ción de hon­gos por la bo­qui­ta (mu­guet), que se tra­ta­ría con me­di­ca­men­tos es­pe­cia­les que pres­cri­bi­ría el pe­dia­tra.

La pre­ven­ción, lo más im­por­tan­te

Cier­tos há­bi­tos de vi­da, co­mo el ex­ce­so de hi­gie­ne o la ro­pa in­te­rior muy ajus­ta­da, pue­den au­men­tar el ries­go de una in­fec­ción va­gi­nal. Uti­li­za siem­pre bra­gui­tas de al­go­dón y evi­ta los sal­va slips. Tam­bién es muy re­co­men­da­ble que te apli­ques pa­ra la hi­gie­ne per­so­nal un ja­bón es­pe­cí­fi­co pa­ra la hi­gie­ne ín­ti­ma y que evi­tes la hu­me­dad en la zo­na du­ran­te un tiem­po pro­lon­ga­do.

Ge­ma Mag­da­leno del Rey Ma­tro­na. Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio La Paz. Madrid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.